VIERNES, 2 de octubre 2020, actualizado a las 0:45

VIE, 2/10/2020 | 0:45

PROFESIONALES

“No creo que exista cisma entre la veterinaria y la medicina”

El médico y catedrático José María Eiros, que participa en el grupo de seguimiento del coronavirus en animales de la OCV, defiende que no existe una verdadera separación entre medicina humana y veterinaria y aboga por diálogo y cooperación

José María Eiros, médico, catedrático de Microbiología y director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid.
José María Eiros, médico, catedrático de Microbiología y director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid.

“No creo que exista cisma entre la veterinaria y la medicina”

El médico y catedrático José María Eiros, que participa en el grupo de seguimiento del coronavirus en animales de la OCV, defiende que no existe una verdadera separación entre medicina humana y veterinaria y aboga por diálogo y cooperación

Redacción - 29-04-2020 - 12:20 H

Durante estas semanas de pandemia en España, el sector veterinario ha visto como el Ministerio de Sanidad ha obviado las competencias de la profesión, y no ha contado con el colectivo para gestionar la crisis sanitaria, apostando por otros perfiles, especialmente médicos.

La Organización Colegial Veterinaria (OCV) ya reclamó a finales de marzo en una carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que rectificara y reconsiderara incluir a un profesional veterinario. Casi un mes después no hay noticias oficiales.

En este tiempo, la OCV ha creado un grupo de expertos multidisciplinar, en este caso para hacer un seguimiento del coronavirus en los animales, en el que ha contado con catedráticos veterinarios de reconocido prestigio como Elías Fernández Ferri, Lucas Domínguez, Antonio Arenas y Christian Gortázar, pero también con el médico José María Eiros, en un claro guiño al concepto 'One Health'.

José María Eiros es médico, catedrático de Microbiología de la Universidad de Valladolid y director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid. Actualmente es jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid.

En una entrevista para Animal’s Health, el médico aboga por acercar a estas profesiones sanitarias. “No creo que exista cisma entre la medicina y la veterinaria. Mi experiencia es positiva y cabe apostar siempre por el diálogo y la cooperación”, defiende

En este sentido, también asegura que “es muy importante reparar cuando se tiene conciencia de ofender, o corregir si uno se equivoca”. “Entre profesionales formados, honestos y recios, como se dice en estas tierras de Castilla y León, no cabe el cisma. La unión nos engrandece”, insiste.

VETERINARIOS EXPERTOS EN INFECCIONES RESPIRATORIAS

Sobre cómo surgió su participación en el grupo de expertos de la OCV, explica que fue de un “modo natural” y señala que, en su campo, el de la microbiología, están acostumbrados a contar con la visión de los veterinarios.

De hecho, indica que en la red de 140 centros nacionales de gripe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) repartidos por el mundo desarrollan su labor veterinarios, “algunos de ellos en la cumbre de la excelencia mundial en el campo de las infecciones respiratorias”.

“Para mí es un privilegio trabajar y aprender de los veterinarios”, insiste, y recuerda a algunos de los veterinarios con los que ha colaborado a lo largo de su carrera, como Elías Rodríguez Ferri, Rufino Álamo, Marta Hernández, David Rodrígez Lázaro, José Manuel Sánchez Vizcaino, Lucas Domínguez, Joaquín Goyache o Juan José Badiola.

Además, añade la figura de Miguel Cordero, recientemente fallecido, sobre el que asegura que aprendió mucho sobre historia y difusión de las enfermedades infecciosas. “Leí las contribuciones de Don Miguel en el campo de las infecciones asociadas a la Ruta Jacobea y sus aportaciones han sido un referente también para nuestra actividad”, apunta.

VETERINARIOS, “ATALAYAS” DE RESERVORIOS ANIMALES

Eiros defiende que los veterinarios son “las verdaderas atalayas” para monitorizar en sus reservorios originales muchas enfermedades zoonóticas, pero también que poseen herramientas moleculares para estudiar los mecanismos de adquisición de patogenicidad y conocen el funcionamiento de microorganismos en alimentos.

Respecto a la gestión, Eiros señala que se deberían “sacar enseñanzas”. “Desde la humildad, para reconocer nuestros errores, como la falta de anticipación ante hechos como el presente y también la deficiente coordinación entre profesionales de diferentes perfiles”, añade.

“Nosotros apostamos por establecer centros multidisciplinares en los que nos integremos profesionales de distintos perfiles, por supuesto veterinarios, farmacéuticos, biólogos, bioquímicos, enfermeros, tecnólogos de alimentos, médicos...así como bioinformáticos, analistas o programadores”, incide.

Asimismo, aboga por apostar más por la promoción de la prevención para que las jóvenes generaciones se vean atraídas por este campo de conocimiento, y confía en que cuando la pandemia se haya superado y se olvide no se vuelvan a relajar los protocolos.

ACCEDE A LA ENTREVISTA COMPLETA

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.