LUNES, 18 de octubre 2021, actualizado a las 10:21

LUN, 18/10/2021 | 10:21

POLÍTICA

La Ley de Protección Animal impondrá la esterilización obligatoria en algunos casos

La Dirección General de Derechos de los Animales ha presentado las principales líneas de la futura Ley de Protección Animal en España

Sergio García Torres, director general de Derechos de los Animales.
Sergio García Torres, director general de Derechos de los Animales.

La Ley de Protección Animal impondrá la esterilización obligatoria en algunos casos

La Dirección General de Derechos de los Animales ha presentado las principales líneas de la futura Ley de Protección Animal en España

Francisco Ramón López - 23-09-2021 - 18:29 H

Este 23 de septiembre el director general de Derechos de los Animales, Sergio García Torres, ha compartido las líneas principales de la futura Ley de Bienestar Animal en un encuentro con entidades de protección animal, en el que ha adelantado que espera que el borrador salga a consulta pública a principios de octubre, llegue al Congreso de los Diputados en enero y esté lista para el verano de 2022, con vistas a entrar en vigor en 2023.

García Torres ha explicado que el principio fundamental de la ley es el sacrificio cero, para lo que necesita conseguirse un abandono cero, pues de lo contrario solamente generaría problemas para las entidades y centros que tienen que gestionar los animales abandonados.

Para luchar contra el abandono apuestan por una mejora del registro de los animales de compañía y el control poblacional de estos. Para conseguir la primera, instaurarán el Sistema Estatal de Registros de Protección Animal, que incluirá un registro estatal de animales de compañía, de entidades de protección animal, de criadores, de núcleos zoológicos de animales de compañía, de profesionales del comportamiento animal y de inhabilitados para la tenencia.

Sobre el registro estatal de animales de compañía, ha apuntado que no desaparecerán los registros de comunidades autónomas, sino que todas volcarán los datos en un registro superior estatal que se actualizará en tiempo real.

Además, según han apuntado desde la Dirección, el veterinario solo podrá implantar microchip a entidades de protección animal, públicas o privadas o criadores registrados, estando el resto de animales obligados a pasar un proceso de regularización para poder ser registrados. Además, los criadores están obligados a identificar a sus animales antes de venderlos.

El control de la cría es uno de los puntos principales que quieren abordar para el control de animales de compañía. Así, el proyecto prohíbe la cría por particulares, y establece que solo los criadores acreditados, tras superar un proceso de formación y con un núcleo zoológico para animales de compañía en regla —que también será estatal— podrán criar animales.

Además, los animales tendrán que ser esterilizados antes de cualquier transmisión, ya sea venta, cesión o adopción. Asimismo, el proyecto incluye otra serie de supuestos en los que la esterilización será obligatoria, siempre con excepciones concretas como las etológicas o de salud transmitidas por un veterinario, entre otras.

Entre estos supuestos de esterilización obligatoria se encuentran los casos en los que un particular tenga animales de distintos sexos. En ese caso, o los machos o las hembras tendrán que ser esterilizados para evitar la cría accidental. Asimismo, se aboga por la esterilización obligatoria en los animales con acceso no supervisado al exterior.

PROHIBICIÓN DE VENTA DE ANIMALES EN TIENDAS

En la misma línea, García Torres ha adelantado otra serie de restricciones, como la venta de animales en tiendas, como ya ha propuesto Francia. Un asunto que ha considerado, no exento de debate, pero que espera que el proyecto consiga mantener a lo largo de su proceso legislativo. De esta forma, la venta de animales estará únicamente permitida por criadores.

Asimismo, la ley plantea un listado positivo para establecer una serie de animales exóticos que podrán ser tenidos como animales de compañía, estando prohibido el resto. En este punto, ha añadido que se prohibirá la cría de animales alóctonos, no procedentes de España.

Además, ha adelantado que dentro de estas especies alóctonas se incluye al visón americano, pues ha considerado que esto es una cuestión de salud pública, al ser un vector de transmisión del Covid-19.

El proyecto también plantea restringir la cría y compra de animales por zoológicos, a excepción de algunos supuestos como la reintroducción o la mejora genética de especies, siguiendo los pasos del zoo de Barcelona.

Respecto al registro nacional de inhabilitados, el director general ha adelantado que este se cruzará con el de animales de compañía y núcleos zoológicos para, por ejemplo, impedir automáticamente que una persona inhabilitada pueda registrar un animal sin que el veterinario tenga que negarse a ello, pues sencillamente no será posible.

Durante su presentación, también ha dado otra serie de apuntes, como que esta ley establecerá que un perro no pueda estar más de 24 horas sin la supervisión de una persona, con la excepcionalidad para perros pastores, así como que no habrá distinciones en los derechos de los animales que vivan en la calle, o tengan propietario, ni tampoco con animales de trabajo.

Por otro lado, ha avanzado que la norma también establecerá la prohibición de tiro al pichón y peleas de gallos, aunque admite que no incluirá ninguna medida relacionada con la tauromaquia, pues ha considerado que dificultaría mucho la tramitación de la ley.

LOS PERROS POTENCIALMENTE PELIGROSOS PASAN A SER DE ‘MANEJO ESPECIAL’

Otra de las novedades que ha compartido el director general es que finalmente incluyen la reforma de perros potencialmente peligrosos en la Ley de Protección Animal. La intención es ampliar la ley de animales potencialmente peligrosos en lo relativo a perros, mientras que en el resto se mantendrá de la misma manera.

Así, esta nueva ley de protección animal, que quiere unificar la normativa de los animales de compañía, establecerá que los perros que pueden suponer una amenaza para la seguridad ciudadana serán aquellos que lo dejen ver por su comportamiento, y no estará determinado por su raza.

García Torres ha explicado que para valorar el comportamiento están desarrollando junto a profesionales del comportamiento, etólogos y fuerzas y cuerpos de seguridad del estado un sistema de validación para estimar el comportamiento agresivo de los perros que por características corporales, principalmente su peso, puedan tener potencial de dañar a una persona.

Para el director general, este sistema será más eficaz a la hora de establecer qué animales pueden suponer una amenaza para las personas, pues detectará a perros que con independencia de su raza pueden tener potencial de agredir. Estos perros serán considerados como de ‘manejo especial’ y no ‘potencialmente peligrosos’.

Además, ha adelantado que se permitirá que mediante la modificación de comportamiento se pueda reconducir a estos animales, que tendrán la oportunidad de enfrentarse al sistema de validación de nuevo para dejar de ser de ‘manejo especial’.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.