MIÉRCOLES, 21 de octubre 2020, actualizado a las 20:35

MIÉ, 21/10/2020 | 20:35

MASCOTAS

Coronavirus: desaconsejan usar alcohol o lejía en las patas de los perros

Una mayor higiene para prevenir infecciones del coronavirus COVID-19 afecta también a animales de compañía, pero se recomienda no tomar medidas que comprometan su bienestar, como el uso de productos irritantes como alcohol o lejía

Se recomienda lavar las patas y hocico de los perros con toallitas húmedas, o agua y champú para mascotas, evitando productos irritantes como alcohol o agua con lejía.
Se recomienda lavar las patas y hocico de los perros con toallitas húmedas, o agua y champú para mascotas, evitando productos irritantes como alcohol o agua con lejía.

Coronavirus: desaconsejan usar alcohol o lejía en las patas de los perros

Una mayor higiene para prevenir infecciones del coronavirus COVID-19 afecta también a animales de compañía, pero se recomienda no tomar medidas que comprometan su bienestar, como el uso de productos irritantes como alcohol o lejía

Redacción - 25-03-2020 - 17:14 H

Si hay una medida de prevención que se ha mantenido incluso desde antes de que el nuevo coronavirus llegara a Europa y se aplicaran las primeras medidas de confinamiento, esa ha sido la de extremar las medidas de higiene, especialmente la de lavarse las manos concienzudamente y con frecuencia.

Esto está aplicando también a los animales de compañía, especialmente a los perros, que pueden seguir saliendo a la calle para pasear, algo que puede preocupar a sus responsables, por si han podido entrar en contacto con el virus presente en alguna superficie con sus patas hocico o cola.  La recomendación de paseos cortos va en este sentido, así como el evitar que los perros entren en contacto con otros animales o con personas.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los humanos son lavar las manos a fondo y con regularidad con un desinfectante para manos a base de alcohol o con agua y jabón. Estas medidas han sido compartidas también desde el ámbito veterinario.

Asimismo, las autoridades sanitarias recomiendan también aplicar estas medidas en las relaciones con los animales de compañía, pero ninguna recomienda tomar medidas adicionales en ningún sentido, tampoco el higiénico, que puedan comprometer su bienestar, pues no está demostrado que jueguen ningún papel relevante en su transmisión.

Las últimas noticias de dos perros positivos en Hong Kong, aunque no presentaban síntomas, está teniendo consecuencias negativas para algunos animales, según ha lamentado la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA).

Esto ha llevado a que algunos expertos del sector, como el virólogo Fernando Fariñas tengan que insistir en que no hay pruebas de que los animales de compañía puedan transmitir el virus. 

En el mismo sentido, el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador del Centro de Investigación de Salud Animal (CReSA), Joaquim Segalés, apuntaba desde el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña que para que se produzca el contagio, el virus debe encontrarse en una cantidad determinada y con frecuencia no son lo suficientemente elevadas para infectar.

Teniendo en cuenta esto, el papel que juegan los animales de compañía en la transmisión de coronavirus es igual que la de un objeto que puede movilizar un virus, los conocidos como fomites.

Sobre este asunto, la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA) explica que la transmisión al tocar una superficie u objeto contaminado parece ser una ruta secundaria.

Además, añade que las superficies lisas como encimeras o manillas transmiten los virus mejor que los materiales porosos como los billetes o el pelo de las mascotas, pues estos materiales, sobre todo los fibrosos, absorben y atrapan el patógeno dificultando su transmisión por un simple toque.

No obstante, entre las medidas de higiene con los animales de compañía de las autoridades sanitarias se recomienda a enfermos de COVID-19 o personas con síntomas no acercarse a sus mascotas, pero igual que, como señala Fariñas, se recomienda a un enfermo no compartir una taza o un bolígrafo.

Evitar transportar el virus en objetos o el cuerpo es otra de las razones por las que recomiendan lavarse las manos al llegar de casa y por la que instituciones como la Dirección General de Derechos de los Animales recomiendan lavar las patas y cola de los animales tras los paseos. En este caso recomiendan gel desinfectante.

Por su parte, el Colegio de Veterinarios de Sevilla da unos consejos sobre los paseos adecuados en perros y, aunque recomienda lavar sus patas y hocico, propone utilizar toallitas húmedas, o simplemente agua y champú para mascotas, evitando productos irritantes como el alcohol o el agua con lejía.

RECORDAR QUE SON MEDIDAS DE PREVENCIÓN

Es importante volver a recordar en este punto que estas recomendaciones de limpiar a los perros al entrar a casa siguen la línea de las que se aplica uno mismo, y en ningún momento deben de comprometer el bienestar de los animales, por tanto es desaconsejable utilizar productos que irriten su piel, y ser especialmente cuidadosos al limpiar su boca y sus ojos.

En este sentido, hay que recordar que los geles desinfectantes están fabricados a base de etanol. La web Pet Poison Help recuerda que estos productos consumidos en cantidad pueden causar letargo, vómitos, falta de coordinación, respiraciones débiles y caída de los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y la temperatura corporal, aunque admiten que al tener mal sabor es poco probable.

Otra sustancia que está dando que hablar es la lejía, pues las autoridades sanitarias admiten que su sustancia activa, el hipoclorito de sodio, tiene propiedades viricidas, al igual que el alcohol, por lo que se está utilizando incluso por la Unidad Militar de Emergencias (UME) para desinfectar centros hospitalarios, residencias o incluso calles.

Sin embargo, hay que recordar que el Ministerio de Sanidad recomienda una concentración del 0,1%, cuando la lejía suele contar con una del 2% al 2,5%. Además, su uso está recomendado para la desinfección de superficies, no de personas y por tanto, tampoco animales.

Hay que recordar que la lejía pertenece al grupo de las sustancias alcalinas, que tienen un ph por encima de 7. Pet Poison Help apunta que la exposición estas sustancias, que incluye también detergentes, puede dar lugar a una serie de signos, desde irritación leve de los tejidos, incluidos los ojos o la piel, hasta lesiones corrosivas o cáusticas graves, especialmente el tracto digestivo al ingerirse. La gravedad puede variar según la concentración.

Es importante también recordar, que al aumentar la higiene en el hogar, hay que reforzar también las medidas para que los animales de compañía no tengan acceso a las estancias que se hayan limpiado, si así lo recomienda el producto. También hay que mantenerlos fuera de su alcance.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.