SÁBADO, 25 de mayo 2024

SÁB, 25/5/2024

PROFESIONALES

La paradoja del sector veterinario en España: Hay exceso de graduados pero cuesta encontrar personal

La Federación Europea de Veterinarios ha publicado un nuevo informe sobre la escasez de veterinarios en Europa en el que analiza la situación concreta de España

Siegfried Moder, presidente de la Federación Europea de Veterinarios.
Siegfried Moder, presidente de la Federación Europea de Veterinarios.

La paradoja del sector veterinario en España: Hay exceso de graduados pero cuesta encontrar personal

La Federación Europea de Veterinarios ha publicado un nuevo informe sobre la escasez de veterinarios en Europa en el que analiza la situación concreta de España

Jorge Jiménez - 19-04-2024 - 11:25 H - min.

La escasez de mano de obra es uno de los principales retos a los que se enfrenta la profesión veterinaria. Aunque no se trata de un fenómeno nuevo para el sector en algunos países europeos, el problema se extiende ahora a casi todos los países de Europa y a más áreas de la veterinaria.

Medir el alcance exacto de la escasez de mano de obra a nivel nacional y en los distintos sectores puede resultar complicado, debido a las limitaciones de los datos, las disparidades regionales y de los campos de trabajo, y las dinámicas fluctuaciones económicas.

Además, mientras que en Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) se han realizado estudios económicos detallados, no se ha hecho de igual forma en la mayoría de los países europeos.

A pesar de esta falta de un análisis detallado, todos los indicadores muestran que la escasez de mano de obra veterinaria aumenta de forma preocupante y se extiende por la mayoría de los países europeos.

En este sentido, la Federación Europea de Veterinarios (FVE) ha publicado un nuevo informe en el que confirma que casi todos sus miembros experimentan una escasez de mano de obra en sus países, especialmente en ciertas áreas críticas como las zonas rurales y remotas, los veterinarios dedicados a la ganadería o los veterinarios estatales y oficiales.

“La escasez de personal plantea importantes retos que afectan a los veterinarios, los animales, los titulares de animales y la sociedad en general”, apunta la FVE, destacando que se pone en peligro el ecosistema en general y se obstaculiza el desarrollo económico.

Además, desde la Federación subrayan que el aumento de la carga de trabajo de los veterinarios restantes puede provocar agotamiento y menores tasas de retención. “Mantener una red veterinaria sólida es esencial para garantizar la prevención, la detección precoz y el control rápido de las enfermedades”, advierten.

En cuanto a la falta de veterinarios, desde la FVE explican que algunos países han empezado a identificar el problema y ya han tomado medidas para atajarlo, con estrategias y resultados diversos.

Algunas medidas incluyen aumentar las plazas de estudiantes en las facultades de Veterinaria, garantizar una red de veterinarios financiados por el Estado (por ejemplo, en los países nórdicos, Rumanía y Grecia), apoyar económicamente a los veterinarios que ejercen en zonas rurales, programas de prácticas tuteladas (por ejemplo, en Francia), programas de tutoría para jóvenes licenciados y un plan que ofrece subvenciones para servicios veterinarios (como ocurre en Francia, Rumanía, Escocia y España).

LA SITUACIÓN DE LOS VETERINARIOS RURALES EN ESPAÑA

En el informe, la FVE analiza la situación de la veterinaria en los diferentes países europeos, entre los que se encuentra España, un país en el que destacan que hay un exceso de licenciados en Veterinaria, pero están “desigualmente distribuidos”.

En este sentido, la Federación señala que, en el caso de España, la clínica rural se enfrenta a una escasez de profesionales debido a diversos factores, entre ellos los cambios en la estructura del sector agrario, como la disminución del número de explotaciones y el aumento de la producción intensiva, que ha provocado una reducción de la demanda de servicios veterinarios en las zonas rurales.

También mencionan el efecto del aumento de la demanda de servicios veterinarios especializados en animales de compañía en contextos urbanos, que ofrece más oportunidades de empleo, y donde pueden encontrarse clínicas y hospitales veterinarios con equipos y recursos especializados que ofrecen la posibilidad de optar por el desarrollo de áreas de especialización como medicina interna, cirugía, dermatología, oncología veterinaria, etc.

Otros factores recogidos son los cambios demográficos y preferencias de los veterinarios, como la calidad de vida, oportunidades de desarrollo profesional o incluso opciones de ocio y cultura.

Por otro lado, apuntan que “desde el punto de vista de los veterinarios que trabajan en el sector de los grandes animales, existe un desconocimiento o una imagen distorsionada de la figura del veterinario de explotación entre los jóvenes y debería existir una mayor organización entre compañeros para cubrir guardias o ausencias”.

“Aparte de las estrategias generales para hacer frente a la despoblación rural y las subvenciones a los agricultores, no se están aplicando muchos incentivos o políticas. El Consejo General de Veterinarios está elaborando un curso sobre el veterinario de explotación y tiene previsto mejorar la formación de los veterinarios en este ámbito”, apunta la Federación.

A LAS CLÍNICAS VETERINARIAS DE ESPAÑA TAMBIÉN LES CUESTA INCORPORAR NUEVOS TRABAJADORES

Desde la FVE señalan también, basándose en los medios de comunicación especializados en veterinaria, que en España existe un problema creciente a la hora de incorporar veterinarios a las clínicas. Esto contrasta con el número de veterinarios que se gradúan cada año y que desearían trabajar en clínicas de pequeños animales. “Se cree que esto podría deberse a cuestiones relacionadas con las condiciones de trabajo. Los jóvenes profesionales tienen distintas prioridades a la hora de elegir trabajo”, subrayan.

Además, apuntan que en los últimos años parece estar aumentando la emigración de recién titulados universitarios a otros países, sin llegar a ejercer en España. En muchos casos, se trata de estudiantes de otros países que deciden estudiar en España y regresar posteriormente a sus países de origen.

Desde la Federación indican que, aunque no existen estudios específicos que recojan la escasez de mano de obra veterinaria ni estimaciones sobre su alcance, hay algunos sectores en los que el Consejo General considera que sería deseable un incremento en la contratación de nuevos veterinarios.

Así, por ejemplo, señalan el caso de los veterinarios que trabajan para la administración en los ayuntamientos o en el sector medioambiental. “Respecto a las plazas de empleo público relacionadas con el medio ambiente, en algunas comunidades autónomas, las administraciones públicas están restringiendo estas plazas a otras titulaciones profesionales (se están sustituyendo veterinarios por agrónomos, ingenieros agrónomos, etc). Los Consejos Autonómicos de Veterinarios están trabajando para revertir esta situación”, concluyen desde la FVE en su informe.

ACCEDE AL INFORME COMPLETO DE LA FVE

VOLVER ARRIBA