SÁBADO, 25 de mayo 2024

SÁB, 25/5/2024

PROFESIONALES

“Gran preocupación” en la OMS por el peligro de la gripe aviar para los humanos tras su expansión en vacas lecheras

El director científico de la Organización Mundial de la Salud ha advertido del riesgo de que el virus de la gripe aviar evolucione y desarrolle la capacidad de infectar humanos si se sigue expandiendo entre mamíferos

Jeremy Farrar, director científico de la Organización Mundial de la Salud.
Jeremy Farrar, director científico de la Organización Mundial de la Salud.

“Gran preocupación” en la OMS por el peligro de la gripe aviar para los humanos tras su expansión en vacas lecheras

El director científico de la Organización Mundial de la Salud ha advertido del riesgo de que el virus de la gripe aviar evolucione y desarrolle la capacidad de infectar humanos si se sigue expandiendo entre mamíferos

Redacción - 18-04-2024 - 16:33 H - min.

Jeremy Farrar, director científico de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha señalado que el virus de la gripe aviar H5N1 ha tenido una tasa de mortalidad “extremadamente alta” entre los varios cientos de personas que se sabe que han sido infectadas con él hasta la fecha.

En este sentido, desde la OMS han recordado que, hasta el día de hoy, no se ha registrado ninguna transmisión de persona a persona. “El H5N1 comenzó predominantemente en aves de corral y patos y se ha propagado durante los últimos uno o dos años hasta convertirse en una pandemia zoonósica animal global”, ha apuntado Farrar.

“La gran preocupación, por supuesto, es que al infectar patos y pollos —y ahora cada vez más a mamíferos— ese virus evolucione y desarrolle la capacidad de infectar a los humanos. Y luego, sería crítico, que el virus consiguiera la capacidad de transmisión de humano a humano”, ha destacado el científico.

Farrar, que se ha pronunciado también sobre el brote del virus H5N1 en vacas lecheras que está afectando actualmente a numerosas granjas de los Estados Unidos, ha instado a las autoridades de salud pública a realizar una mayor vigilancia e investigación, “porque puede evolucionar y transmitirse de diferentes maneras”.

“¿Las estructuras de ordeño de las vacas crean aerosoles? ¿Es el entorno en el que viven? ¿Es el sistema de transporte el que está extendiendo esto por todo el país? Esta es una gran preocupación y creo que tenemos que asegurarnos de que, si el H5N1 llega a los humanos con transmisión de persona a persona, estemos en condiciones de responder de inmediato con acceso equitativo a vacunas, terapias y diagnósticos”, ha remarcado.

LAS EPIDEMIAS Y PANDEMIAS, CADA VEZ MÁS COMPLEJAS Y FRECUENTES

Las declaraciones de Farrar se han producido en el marco de la presentación, por parte de la OMS, de un lenguaje actualizado para describir los patógenos transmitidos por el aire, en un intento por aumentar la cooperación internacional en caso de una nueva pandemia global.

Según ha explicado Farrar, la iniciativa surgió originalmente por la aparición de la Covid-19 y el reconocimiento de que faltaban términos comúnmente acordados entre médicos y científicos para describir cómo se transmitía el coronavirus, lo que aumentó el desafío de combatirlo.

Para contrarrestar esto, la OMS dirigió consultas con cuatro importantes agencias de salud pública de África, China, Europa y Estados Unidos, antes de anunciar un acuerdo sobre una serie de nuevos términos. Estos incluyen ‘partículas respiratorias infecciosas’ (infectious respiratory particles o IRP), que deben usarse en lugar de términos como ‘aerosoles’ y ‘gotitas’, para evitar cualquier confusión sobre el tamaño de las partículas involucradas.

Más allá de la nueva terminología, la iniciativa consolida el compromiso de la comunidad internacional de abordar “epidemias y pandemias cada vez más complejas y frecuentes”, ha puntualizado Farrar en declaraciones a los medios.

“Es un primer paso enormemente importante, pero ahora debemos mantener unidas las disciplinas y los expertos. Estamos usando la misma terminología, el mismo lenguaje, y ahora necesitamos hacer que la ciencia proporcione evidencia sobre la tuberculosis, la Covid-19 y otros patógenos respiratorios, para que sepamos cómo controlar esas infecciones mejor que lo hemos hecho en el pasado”, ha subrayado el director científico.

Sobre el posible riesgo para la salud pública del HN51, Farrar ha concluido lamentando que en el desarrollo de la vacuna “no estamos donde deberíamos estar”.

Por último, ha advertido que no todas las oficinas regionales, nacionales y autoridades de salud pública alrededor del mundo tienen la capacidad de diagnosticar la gripe aviar H5N1.

VOLVER ARRIBA