MIÉRCOLES, 17 de julio 2019, actualizado a las 8:16

MIÉ, 17/7/2019 | 8:16

ENTREVISTA

Roberto Leal

Presentador de Televisión Española

"Para los propietarios los servicios veterinarios se convierten en una primera necesidad"

Roberto Leal

Presentador de Televisión Española

"Para los propietarios los servicios veterinarios se convierten en una primera necesidad"

Jorge Jiménez Rodríguez - 21-06-2019 - 16:00 H

El pasado mes de mayo, Virbac España, empresa especializada en salud animal, donó 1.000 kilos de alimentación de su línea de nutrición Veterinary HPM para perros y gatos a la protectora Animal Rescue España, que en sus instalaciones acoge a un gran número de animales rescatados. Entre las personas que se encontraban colaborando en el esfuerzo por ayudar a la correcta nutrición de estos animales de compañía acogidos en la protectora se encontraba Roberto Leal, reconocido presentador de Televisión Española, y gran amante de los animales, en especial de los perros, pasión que se ha visto acrecentada por la llegada de su perra Pepa, una chihuahua.

Durante la entrega de alimento, Animal’s Health, aprovechó la ocasión para preguntar al presentador sobre algunos temas de actualidad en el sector de la salud animal, como la importancia de una correcta nutrición en los animales de compañía, el Plan de Tenencia Responsable impulsado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), la importante labor sanitaria de los veterinarios o la custodia compartida de animales de compañía.

P. ¿Es importante que las empresas, y sobre todo en el sector de la salud animal colaboren con asociaciones que defienden el bienestar animal?

R. Yo creo que es fundamental que las grandes empresas y las marcas asociadas a farmacéuticas o empresas que, en este caso, se dedican a la comercialización de productos para el bienestar animal, estén concienciadas y sean capaces de hacer gestos que ayudan mucho. En este caso, la donación de pienso de una empresa como Virbac a la protectora le facilita muchísimo las cosas. Creo que estas colaboraciones no solo son importantes, sino que son necesarias.

P. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, apoyado por el colectivo veterinario español, así como por organizaciones del sector de la salud animal, han puesto en marcha el Plan de Tenencia Responsable de Animales de Compañía, ¿cómo lo valoras este tipo de actuaciones por parte de las instituciones?

R. Creo que al final todo es cuestión de educación, y que sería importante que se llevase hasta a las escuelas, que desde pequeños nos enseñasen que son animales, que no son cosas, y que son una grandísima responsabilidad. Hace poco escuchaba en televisión a alguien decir que para premiar a su hijo le iba comprar un perro. Eso cuando lo decimos es porque lo llevamos ya en nuestro ADN, y hay que cambiarlo con educación.

Por supuesto, me parece que todo lo que haga el Ministerio en pro de los animales, aunque en algunos casos llega tarde, es importante, porque es necesario que tomemos conciencia de ello. No todo el mundo está preparado para tener un animal en casa, eso está clarísimo. Muchas veces nos creemos que es un juguete, y luego nos encontramos con casos de abandono. Aun así me parece que, de un tiempo a esta parte, nos estamos dando cuenta de que no son cosas.

P. España es un país con unas altas tasas de abandono, ¿qué crees que debe cambiar?

R. Insisto en que creo que desde pequeños es importante que nos quede claro, y creo que estaría bien que se introdujese, no como una asignatura, que sería una locura, pero sí que dentro de las clases de primaria o secundaria, desde el principio seamos conscientes de que cuando decimos que a la familia va a llegar un perrito o un gatito o cualquier animal, eso tiene una responsabilidad, al final no se trata de un capricho para quedar bien con nuestros hijos.

Cuando un padre o una madre deciden meter un perro en casa, tienen que ser conscientes de que al final se convierte en un miembro más de la familia, que tiene sus cuidados, que hay que sacarlo las veces que haga falta y que al final necesita cariño, mimos y atención. Muchas veces por cubrir un capricho llegan esos momentos que todos conocemos de “es que este perro se ha hecho muy grande”; eso se podía haber pensado antes. Es triste, porque hay mucha gente que amamos a los animales en este país, pero todavía tenemos muchísimo que aprender, de los animales, sobre todo.

P. Personas como tú, que sois muy conocidas en España, ¿qué podéis hacer al respecto?

R. Cuando te conviertes en una persona que tiene la suerte de poder llegar a mucha gente, por tu trabajo, al final eres un altavoz para este tipo de acciones. En este caso a mí no me cuesta ningún tipo de trabajo porque al final yo lo vivo así, y se trata de contarlo y de darle voz a todos esos animales y a todas esas personas que trabajan por el bienestar de estos.

Hay mucho en lo que implicarse, yo creo que esta es una de las partes fundamentales. Hay gente que te toma como referencia y se para a escucharte, y si eso vale para ayudar, bienvenido sea, aquí estamos.

P. Una de las demandas actuales del colectivo veterinario español, es el poco reconocimiento que tienen por parte de la sociedad, que en muchas ocasiones no tiene en cuenta sus conocimientos, y que, protegiendo la salud animal está protegiendo la salud pública. ¿Qué supone tu veterinario de confianza para ti? ¿Cambiarías los servicios de tu veterinario habitual por una simple cuestión de precio? ¿Qué opinas sobre que en ocasiones se escatime en la salud de los animales de compañía?

R. Para mí, mi veterinaria de confianza es un integrante más de mi equipo. Yo ahora mismo no podría pensar en mi perrita Pepa sin pensar en su veterinaria, que desde que Pepa llegó a casa se ha convertido para nosotros en un pilar. Pepa tiene sus revisiones mensuales, y dependiendo si está malita o no, semanales. Es cierto que los veterinarios quizá no tengan el reconocimiento que deberían tener, pero nosotros a nuestra veterinaria la tenemos en un pedestal.

Es triste, porque al final son muchos años de carrera. Nuestra veterinaria, por ejemplo, también se ha tenido que especializar, y no deja de prepararse y de formarse. Si me cambiasen a mi veterinaria de la noche a la mañana, para mí supondría un problema; seguro que vendría otro gran profesional, pero nos hemos acostumbrado a ella y estamos muy felices.

En cuanto al precio de los servicios veterinarios, supongo que sería de gran ayuda que el IVA de los servicios veterinarios se pudiese bajar, sería mejor para los veterinarios, para el usuario y para todo el mundo en general. Estamos hablando de algo muy importante: el IVA es mucho menor en bienes de primera necesidad, pero para los que somos propietarios, al fin y al cabo, los servicios veterinarios se convierten en un bien de primera necesidad. La verdad es que creo que muchas cosas se arreglarían si el IVA de los servicios veterinarios se pudiese bajar.

A las personas nos gusta estar bien, estar saludables, y si tenemos un animal en casa, tiene que ser igual para él, ni más ni menos. Y para que un animal esté sano tiene que tener unas revisiones, unas vacunas, y eso cuesta dinero, por lo que todo lo que se pueda ahorrar en ese sentido sería bueno para todos.

  • GALERIA

    Roberto Leal junto a Pilar Delgado, portavoz de Animal Rescue España durante la donación de alimento de Virbac

P. ¿Cómo fue tu historia con Pepa, como llegaste a ella?

R. Pepa llega a nuestra casa porque es la hija de otros chihuahuas de unos amigos, mi mujer se enamoró de Hulk, que es el padre de Pepa, y siempre quisimos tener un perro en casa. Un día los chihuahuas de nuestros amigos tuvieron dos crías, una se la quedaron ellos y Pepa se vino a nuestra casa porque esta familia sabía que la íbamos a cuidar con mucho cariño. Lo que no sabían era que nos estaban dando un torbellino; porque desde que entró en casa nos la puso “patas arriba”, pero para bien. Fue muy emocionante, recuerdo perfectamente cuando se destetó y llegó a casa, aquello fue una fiesta.

P. Son muchos los estudios que se han hecho sobre los beneficios que reportan los animales de compañía a las personas, con buenos resultados en terapias, y hasta algunos estudios han relacionado el grado de felicidad y la calidad del sueño con la tenencia de animales de compañía. ¿Crees en los beneficios que reportan los animales de compañía en las personas? ¿Desde que tienes a Pepa has podido notar mejorías en tu día a día?

R. No quiero caer en tópicos de que el animal te recibe con alegría, que te alegra cuando tú estás mal, pero es que al final es verdad, ella no tiene días malos para ti. Es curiosísimo, pero yo, por ejemplo, bajo a tirar la basura y al subir, Pepa, me hace una fiesta, aunque haga dos minutos que me ha visto. Al final los animales nos ayudan muchísimo, a mí estar con ella, sacarla a pasear me relaja, y cuando la veo feliz me divierto muchísimo.

Ahora que tengo una niña, cuando veo a Pepa jugar con ella, pienso que este es el futuro que siempre había querido, tener una familia, con un aporte animal, que nos da Pepa, que estoy seguro que nos está aportando mucho a los adultos, pero sobre todo a mi hija, que está aprendiendo a vivir con un animal y a respetarle desde el principio.

Pepa a mi hija le enseña mucho. Cuando llegó Lola, mi hija, a casa, ya llevaba Pepa con nosotros un par de añitos, y claro, la destronó. En ese momento Pepa cogió un poco de celos, estuvimos incluso hablando con nuestra veterinaria, porque Pepa se comportaba de manera muy extraña, se bajaba del sofá y se ponía contra la pared, como enfadada.

Al final han ido cogiendo confianza tanto la una como la otra. A Lola, Pepa le está aportando muchísimas cosas, le ha dado la confianza de tener a su primera mejor amiga, y es que todos los días lo primero que hace cuando llega a casa de la “guarde” es buscar a Pepa. Y también me hace mucha gracia como ese punto de egoísmo de los niños pequeños de decir que todo es suyo, a Lola con Pepa no le pasa. A lo mejor esta desayunando y está comiendo una loncha de jamón y ve a Pepa y le busca para dárselo, y tenemos que ir corriendo a pararla porque Pepa está a dieta. Compartir así no se lo hemos enseñado nosotros.

P. Hoy en día, las mascotas en la mayoría de los casos se consideran como un miembro más de la familia. Por eso uno de los temas que están siendo muy comentados en la actualidad es qué sucederá cuando las mascotas dejen de ser consideradas como cosas y pasen a considerarse seres vivos, en caso de divorcio. ¿Qué opinas de la custodia compartida de mascotas, podría ser beneficioso tanto para propietarios como para animales?

R. Veo que estamos en pleno siglo XXI y todavía estamos hablando de que desde hace poco ahora ya no se les considera cosas a los animales. Muchos que no tengan ni idea, o que no tengan un animal en casa, incluso pueden pensar que no estamos bien al decir que no son cosas, pero bueno, es tan fácil como adoptar a un gato o a un perro y tener un animal en casa para darse cuenta de lo que estamos diciendo.

Creo que el tema de la custodia es importante, gracias a Dios, yo con mi mujer estoy muy bien y quiero estarlo toda la vida, pero si pasase cualquier cosa en nuestra relación, como ha pasado con otras parejas, creo que es justo que haya una custodia compartida, ¿por qué se tiene que quedar nuestra mascota, a la que queremos tantísimo, con ella o conmigo? Eso no es justo, y creo que es importante que las leyes también avancen este sentido porque es beneficio de todos. Parece que no pero poco a poco vamos progresando, y bienvenido sea.

P. Las razas pequeñas o miniatura, como Pepa, a lo largo de su vida tienen facilidad para desarrollar sarro en los dientes, lo que termina en muchos casos en una enfermedad periodontal, haciendo que se caigan los dientes y provocando un mal aliento constante, ¿qué medidas llevas a cabo con Pepa en este sentido?

R. Nuestra veterinaria es la que le hace la limpieza, Pepa tiene ahora 4 añitos y realmente una limpieza a fondo, para la que tienen que anestesiarla, solo se la hicieron una vez, y próximamente tiene su segunda cita. Hace poco, en una revisión la veterinaria nos explicó la importancia de cuidar su salud dental, porque como tiene los dientes tan pequeñitos y el sarro es tan invasivo, puede perder las piezas dentales. De todas maneras, su salud dental sí que la cuidamos porque sabemos que es importante para ella.

P. ¿Qué características especiales debe tener la alimentación en un ejemplar de una raza tan pequeña como Pepa? ¿Hay que tomar alguna medida extra en el control de su alimentación?

R. El tema del peso en estas razas es interesante, Pepa pesa 1,2 kilos, llegó a pesar 1,4 kilos y nuestra veterinaria nos dijo que eso era una verdadera locura, que 200 gramos solamente en un perro de su estatura y de su raza (chihuahua) suponía unos 8 kilos en un humano, y me hizo a mí la prueba. Fue graciosísimo, porque ella es muy radical con estas cosas. Me puso un chaleco con placas de hierro con un peso de 8 kilos, y me dejó los 40 minutos que duró la consulta con el chaleco puesto, y me explicó lo que le supone a un animal ese sobrepeso en su día a día mientras corre, o juega.

Nosotros le pesamos la comida a Pepa y le damos un alimento saciante, porque la tenemos a dieta, aunque la gente se ríe cuando se lo decimos, pero un perro gordito no es un perro gracioso, es un perro que no está sano, eso nos tiene que entrar en la cabeza también.

P. Las razas pequeñas, como los chihuahuas, tienen facilidad para la dislocación de las articulaciones, y sus huesos son muy frágiles, por lo que los veterinarios recomiendan prestar especial atención al sobre sobrepeso u obesidad ¿cómo controlas su peso? ¿El ejercicio en este tipo de animales es igual de importante que en razas más grandes, o requieren menos?

R. Si tú quieres de verdad a ese animal, le vas a mimar y vas a estar pendiente de sus cuidados. En los humanos pasa igual, a medida que te vas haciendo mayor tus huesos se resienten, y hay que cuidarlos. Igual que las personas nos ponemos a dieta y comemos productos sanos, con el animal pasa lo mismo. Nosotros la alimentación de Pepa la cuidamos, aunque si es verdad que hay momentos como cuando vienen visitas a casa o vamos a algún sitio, que Pepa es un “barrefondos”, todo lo que cae de la mesa lo atrapa a una velocidad que ya quisiera Usain Bolt.

Bueno, que un día pase eso no tiene mucha importancia, el problema es que el animal se acostumbre a eso y al final somos muchos los que terminamos humanizando al animal y poniéndole la misma comida que comemos al perro. He llegado a ver perros comiendo pizza; tenemos un problema ahí. Al final los perros de razas pequeñas son perros más delicados, todos los perros necesitan sus cuidados, pero hay algunos que son por naturaleza más fuertes. Con los perros miniatura como es Pepa, que es un chihuahua, hay que estar muy pendiente.

Cuando llegó a casa los primeros meses tuvo varios ataques epilépticos que nos tuvieron muy asustados. La llevamos al centro veterinario, estuvo hospitalizada y seguieron muy de cerca su caso. Nos dijeron que eso podía ser "normal" porque estos perros tienen unas bajadas de azúcar muy importantes cuando son cachorros y podía estar relacionado con eso. Afortunadamente, a día de hoy tiene 4 años y medio y no le ha vuelto a pasar. Pero cada vez que tose mi hija o tose mi Pepa, salimos hacia el médico o hacia el veterinario; estamos todos los días en carretera.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.