DOMINGO, 5 de abril 2020, actualizado a las 14:44

DOM, 5/4/2020 | 14:44

MASCOTAS

El propietario debe asumir la obesidad en mascotas como una enfermedad

Veterinarios británicos han remarcado en su último posicionamiento oficial la importancia de la correcta alimentación de perros y gatos, señalando también que la obesidad debe ser considerada y tratarse como enfermedad

GALERIA

El propietario debe asumir la obesidad en mascotas como una enfermedad

Veterinarios británicos han remarcado en su último posicionamiento oficial la importancia de la correcta alimentación de perros y gatos, señalando también que la obesidad debe ser considerada y tratarse como enfermedad

Francisco Ramón López - 06-06-2019 - 14:23 H

La obesidad en perros y gatos es un problema que cada vez moviliza más al sector veterinario y los propietarios, y es que, según datos de la Asociación para la Prevención de la Obesidad de las Mascotas (APOP) el 59,5% de los gatos y el 55,8% de los perros sufrieron de sobrepeso u obesidad en 2018 en Estados Unidos y la Asociación Americana de Medicina Veterinaria tiene como propósito para este año reducir su incidencia.

Generalmente, los casos de obesidad se producen por una mala alimentación que no tiene en cuenta las necesidades nutricionales de los animales de compañía, presentando en ocasiones altos porcentajes de hidratos de carbono, por encima de las necesidades nutricionales de estos. Por todo esto, la Asociación Británica de Veterinarios de Pequeños Animales (BSAVA) se ha sumado a estos esfuerzos y ha hecho público su último posicionamiento oficial, referido a la obesidad, haciendo un llamamiento al colectivo veterinario para que sea considerada como una enfermedad.

“La obesidad se ajusta a las definiciones formales del término enfermedad, por ejemplo las de la Asociación Médica Americana. Además, en animales de compañía, la obesidad tiene un efecto adverso significativo en la salud y el bienestar, que incluye la relación con otras enfermedades, con frecuencia concurrentes, la reducción de la longevidad, el deterioro funcional y la mala calidad de vida en general”, sostienen los veterinarios británicos.

Es por esto, por lo que la BSAVA “alienta” a los veterinarios a “ser muy proactivos” en el tratamiento de la obesidad y sus consecuencias, a fin de mejorar la salud y el bienestar de las mascotas.

Entre las principales recomendaciones de la asociación para atajar la obesidad está el uso de la escala de condición corporal (BCS) de 1 a 9, tanto en perros como en gatos. De hecho, recomiendan el uso de esta escala porque, aunque se han desarrollado muchas escalas diferentes, la de 9 unidades es la “más validada” y recomendada por el Panel de Nutrición Global de la  Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA).

DISMINUCIÓN DE HIDRATOS DE CARBONO Y AUMENTO DE EJERCICIO

Asimismo, aconseja que, aunque no sea un dato determinante para asegurar que un animal tiene sobrepeso, es recomendable pesar a las mascotas para detectar con prontitud cambios de peso y prevenir cuanto antes. En cuanto a los perros y gatos que ya tienen sobrepeso y obesidad, la BSAVA recomienda controlar su peso, tanto en el período de pérdida controlada como en el mantenimiento posterior.

A la hora de reducir el peso, abogan por disminuir la ingesta de calorías, —siempre garantizando que se cumplen los requisitos de proteínas, grasas e hidratos de carbono— y aumentar la actividad física. Y es que, según indican algunos expertos, una dieta donde los hidratos de carbono no estén en proporción correcta con las proteínas, puede favorecer el sobrepeso y la obesidad en los animales de compañía.

Precisamente, ante los altos índices de obesidad tanto en gatos como en perros, compañías especializadas están centrando sus esfuerzos en combatir esta enfermedad. Es el caso de la empresa de salud animal Virbac, que ha lanzado al mercado del petfood, una línea de alimentación rica en proteínas, que entre otras cosas, ayuda a controlar el correcto peso de estos animales. En este sentido, la gama ‘Veterinary HPM’ de Vibac trata de poner fin a uno de los problemas actuales más acuciantes para los propietarios de animales de compañía, la mala alimentación, el sobrepeso o la obesidad de sus mascotas.

También, este alimento, disponible tanto para gato como para perro tiene en cuenta las necesidades de estos animales, principalmente carnívoros, proporcionándoles una cantidad adecuada de proteína en la dieta, superior a la de hidratos de carbono, y más en consonancia con sus requerimientos nutricionales, controlando así su peso corporal e incluso la diabetes.

Junto a una buena alimentación, desde la BSAVA recomiendan una monitorización y el apoyo y acompañamiento a los dueños, y es que señalan que la evidencia científica sugiere que explicar a las personas el objetivo de las dietas mejora su cumplimiento.

En este punto, recuerdan que negarse a aplicar una dieta y un programa de ejercicio a un perro o gato obeso se considera maltrato en Reino Unido, aunque abogan por que las conversaciones sean siempre empáticas, y utilizando términos no estigmatizantes.

DESACONSEJAN USO DE MEDICAMENTOS O CIRUGÍA

La BSAVA se ciñe únicamente a recomendar dieta y ejercicio, pues afirma que, actualmente, no existen fármacos aprobados para el control de peso en animales de compañía disponibles en Europa, y advierte de que aún no existen pruebas suficientes para hacer alguna recomendación sobre la prescripción fuera de registro de medicamentos con licencia para perder peso en personas.

En la misma línea, señala en cuanto a las cirugías bariátricas, para el tratamiento de la obesidad, que consideran el método más eficaz para perder peso en personas, aún no se han utilizado clínicamente en perros y gatos y, por lo tanto, no pueden recomendarse o considerarse como una práctica veterinaria adecuada.

Por último, la asociación destaca que la mejor manera de combatir la obesidad es con la prevención, que debe de comenzar desde edades tempranas —señalan que el momento perfecto es cuando el cachorro empieza a crecer— con estrictos programas de vigilancia de las escalas BCS que deberían de contar con una toma de peso como mínimo anual. En el caso de razas proclives y animales castrados o que han estado obesos en el pasado sería necesaria más frecuencia.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.