LUNES, 6 de febrero 2023, actualizado a las 13:35

LUN, 6/2/2023 | 13:35

PROFESIONALES

Infecciones del sitio quirúrgico en veterinaria: ¿Cómo son de comunes?

La aplicación de terapia antimicrobiana profiláctica en cirugía es una práctica común para evitar infecciones que está siendo objeto de investigación

Es importante aplicar pautas adecuadas de preparación del sitio quirúrgico para evitar infecciones.
Es importante aplicar pautas adecuadas de preparación del sitio quirúrgico para evitar infecciones.

Infecciones del sitio quirúrgico en veterinaria: ¿Cómo son de comunes?

La aplicación de terapia antimicrobiana profiláctica en cirugía es una práctica común para evitar infecciones que está siendo objeto de investigación

Redacción - 30-11-2022 - 14:23 H - min.

El uso de antibióticos y la creciente aparición de resistencia a los antimicrobianos son desafíos importantes tanto en medicina humana como veterinaria. Teniendo esto en cuenta, el papel que juega la terapia antimicrobiana profiláctica en ortopedia y cirugía en perros está siendo objeto de investigación.

En este sentido, un grupo de investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Georgia llevó a cabo un estudio para evaluar la tasa de infecciones del sitio quirúrgico (ISQ) e infecciones del tracto urinario (ITU) en perros después de suspender los antibióticos tras una cirugía de columna.

En la investigación, los registros electrónicos de pacientes desde enero de 2018 hasta diciembre de 2019 se revisaron retrospectivamente para identificar perros que se sometieron a cirugía de columna, un total de 158, y se registró el uso de antimicrobianos y la presencia de ISQ e ITU.

Los resultados revelaron que se desarrolló ISQ en el 1,3% de los perros que se sometieron a cirugía de columna, mientras que se detectó ITU en el 8,2%, y se detectaron bacterias multirresistentes en el 5,1% de los perros.

Pero la principal conclusión del estudio es que las tasas de ISQ, ITU y resistencias antimicrobianas “no difirieron significativamente entre los perros que recibieron terapia antimicrobiana posoperatoria y los que no la recibieron”.

“En general, la tasa de ISQ en este estudio fue baja. El cese del uso posoperatorio de antimicrobianos en perros después de una cirugía de columna no tuvo un efecto negativo ni en el desarrollo de ISQ ni en la aparición de ITU”, insisten.

La presencia de bacterias en el ámbito hospitalario veterinario, especialmente de cepas resistentes, es motivo de estudio también en España, y una investigación reciente en el Hospital Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid mostró que existía circulación de bacterias resistentes a la meticilina.

GUÍA DE PREPARACIÓN DEL CAMPO QUIRÚRGICO EN VETERINARIA

Teniendo esto en cuenta, se están llevando a cabo iniciativas formativas para concienciar a los veterinarios sobre la importancia de la bioseguridad en las clínicas veterinarias como la charla del congreso VetMadrid 2022 organizada por el Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (Colvema) en colaboración con la Asociación Española de Bioseguridad (Aebios).

Y es que en el sector de la sanidad animal son conscientes de esta necesidad de concienciación y refuerzo del conocimiento de los veterinarios en este campo, por lo que desde B. Braun Vetcare han redactado una ‘Guía de preparación del campo quirúrgico’ con una serie de consejos para reducir al mínimo este tipo de infecciones.

El primer consejo es posponer cirugías electivas en caso de infección de piel, ya que incrementan el riesgo. A este respecto, la guía recuerda que la piel es la primera barrera de protección frente a la infección, por lo que aboga por “respetar la integridad de la piel en todos los aspectos”. Así, recomienda rasurar, no afeitar, evitando rasurar en áreas donde el pelo no interfiera en la zona quirúrgica y siempre la superficie justa, sin aumentar el riesgo de trauma en la piel.

De esta forma, abogan por el uso de métodos ‘skin-friendly’ para la preparación, evitando frotar agresivamente, y aconsejan suturar meticulosamente la piel al final de la cirugía y proteger la herida quirúrgica, independientemente de su localización, con un vendaje.

Por otro lado, instan a maximizar la eficacia de los agentes antisépticos; para ello, hay que lavar la piel antes de la aplicación antiséptica con un jabón neutro. Además, recomiendan aplicar el antiséptico y dejarlo actuar, pues la eficacia depende del tiempo de contacto (se recomienda de 3 a 5 minutos), no de un frotado agresivo.

En cuanto a este aspecto, recuerdan que la resistencia a los antisépticos “es una realidad”, por lo que abogan por utilizarlos únicamente cuando y donde sean necesarios. Esto permite minimizar la contaminación medioambiental. Por todo ello, recomiendan realizar un prelavado del campo quirúrgico con un jabón de pH neutro.

Si hay que recurrir a los antisépticos, aconsejan utilizarlos “sabiamente”. “Ningún protocolo antiséptico ha demostrado una eficacia superior en la reducción del riesgo de ISQ”, recuerdan, aunque apuntan que los protocolos que contienen alguna fase con alcohol tienen más probabilidad de ser efectivos.

Asimismo, señalan que los distintos antisépticos tienen diferentes espectros antimicrobianos. “Dependiendo del procedimiento y de la contaminación más probable, se puede recomendar el uso de diferentes antisépticos”, añaden. Eso sí, recomiendan usar la concentración de producto recomendada por el fabricante.

“Los jabones de clorhexidina deberían tener una concentración mínima del 2% para ser efectivos. Selecciona un antiséptico que mantenga la integridad de la piel y que no sea peligroso para estructuras cercanas como, por ejemplo, el ojo”, detallan.

Por último, recuerdan que la manera de aplicar el protocolo determina su eficacia. “No es el qué, sino el cómo lo hacemos lo que tiene un mayor impacto en la eficacia del protocolo”, explican, y advierten que el cumplimiento de las directrices de actuación establecidas en los protocolos de los hospitales tiende a ser bajo.

Por ello, abogan por educar al equipo y revisar protocolos regularmente, así como el seguimiento de su aplicación y las altas hospitalarias. Ya que el contacto no estéril después de la preparación del campo quirúrgico es frecuente, también aconsejan realizar una última preparación con alcohol una vez colocados los paños y justo antes de realizar la incisión.

Junto a todas estas pautas, B. Braun Vetcare detalla los procedimientos para la preparación del sitio quirúrgico, aportando fotografías y los productos recomendados en cada paso. Además de esta guía, la compañía ofrece herramientas para mejorar el bienestar animal durante la visita o estancia en el centro veterinario, como la webapp 'B. Braun te ayuda', que permite a los veterinarios monitorizar y realizar el seguimiento de sus pacientes con dolor agudo.

ACCEDE A LAS HERRAMIENTAS PARA CONTROL DEL DOLOR DE B. BRAUN VETCARE

VOLVER ARRIBA