VIERNES, 14 de junio 2024

VIE, 14/6/2024

PROFESIONALES

Encuentran por primera vez Leishmania en los lobos de la Sierra de Culebra en Zamora

Un nuevo estudio insiste en que la presencia de Leishmania en la vida silvestre, y más específicamente en el lobo, es un hecho comprobado que debe monitorearse

El papel del lobo como reservorio de patógenos puede estar aumentando con el cambio climático.
El papel del lobo como reservorio de patógenos puede estar aumentando con el cambio climático.

Encuentran por primera vez Leishmania en los lobos de la Sierra de Culebra en Zamora

Un nuevo estudio insiste en que la presencia de Leishmania en la vida silvestre, y más específicamente en el lobo, es un hecho comprobado que debe monitorearse

Redacción - 21-07-2023 - 10:00 H - min.

Numerosas publicaciones mencionan la presencia de Leishmania spp. en la vida silvestre con diferentes grados de prevalencia, dependiendo del entorno geográfico y las condiciones climáticas adecuadas para el vector de transmisión durante alguna estación del año.

Así, el calentamiento global está provocando la aparición de vectores flebótomos en regiones del planeta con climas continentales fríos. En la Península Ibérica, el aumento de las temperaturas está provocando la propagación de los flebotomos a latitudes y altitudes más altas de lo que normalmente se habían encontrado.

Además, los flebotomos se detectan durante períodos anuales más largos debido a la aparición más temprana desde finales de febrero o principios de marzo y otoños cada vez más suaves, lo que retrasa su desaparición hasta principios de diciembre.

Un ejemplo que confirma la importancia de la fauna silvestre en el ciclo biológico de Leishmania fue el brote de leishmaniosis por L. infantum que apareció en Madrid (España) en 2009-2012 debido a la construcción de un parque cerca de una urbanización con una alta presencia de liebres y conejos que causaron más de 800 casos de leishmaniosis en humanos.

Ahora, un nuevo estudio ha tratado de determinar la presencia de leishmaniosis en lobos ibéricos del noroeste de España. El área muestreada en el estudio es una de las más ricas en lobos de la Península Ibérica debido a que la región montañosa de la Sierra de la Culebra, es considerado un patrimonio ambiental.

El estudio describe por primera vez la presencia de lobos positivos para leishmaniosis en las inmediaciones de la Sierra de la Culebra, en el Centro Ibérico del Lobo ‘Félix Rodríguez de la Fuente’, donde se mantiene desde hace años una población estable de 14 lobos en una superficie de 20 hectáreas en la que los animales son alimentados y vigilados por veterinarios y cuidadores especializados.

En esta zona, los investigadores analizaron la presencia de leishmaniosis canina en esta población de lobos mediante métodos de muestreo no invasivos y analizando las muestras mediante PCR.

LA LEISHMANIOSIS PUEDE CONVERTIRSE EN UNA INFECCIÓN EMERGENTE ENTRE LOS LOBOS DE ESPAÑA

“Según nuestros hallazgos, la prevalencia de leishmaniosis canina obtenida en el Centro del Lobo Ibérico en el periodo 2018-2022 fue alta, estimada en un 50%. Este porcentaje puede llegar al 57% si sumamos los positivos encontrados en otros animales capturados vivos, muestreados y posteriormente liberados”, apuntan los investigadores.

Estos valores, explican, son muy superiores a los obtenidos con lobos en cautividad en el marco del Programa Europeo de Cría de Especies Amenazadas (EEP), que cubre diferentes localidades de la Península Ibérica y el sur de Francia.

Asimismo, indican que los resultados positivos para Leishmania obtenidos de muestras de lobos muertos muestran una incidencia del 33,3% de los individuos analizados.

En definitiva, los investigadores remarcan que, en este estudio, en el que además de animales vivos (21) también se incluyeron muestras de cadáveres de animales atropellados principalmente (18), se obtuvo una tasa de positividad de 18 de los 39 lobos muestreados (46,1%) independientemente de su origen.

Para concluir, señalan que “queda claro que la presencia de Leishmania en la vida silvestre, y más específicamente en el lobo, es un hecho comprobado que debe monitorearse no solo a nivel de estudios académicos sistemáticos, sino también durante las primeras campañas de control de enfermedades”.

“Debido a que el papel del lobo como reservorio de patógenos puede estar aumentando con el cambio climático, y relacionado con el hecho de que ese vector está aumentando su presencia en latitudes cada vez más altas, la leishmaniosis puede convertirse en una infección emergente en núcleos más grandes de poblaciones que nunca habían sido desafiadas antes por este patógeno”, terminan.

LA LEISHMANIOSIS, UNA ENFERMEDAD PRESENTE EN VARIAS ESPECIES DE ANIMALES

Como señalan los investigadores en el estudio, la leishmaniosis puede convertirse en una infección emergente para los lobos. Y es que se trata de una enfermedad que no afecta únicamente a los perros y a las personas, sino que, según se ha demostrado, puede llegar a otras especies.

En este sentido, hay que recordar que la leishmaniosis también puede ocurrir en los gatos. De hecho, se estima que la seroprevalencia en gatos es la mitad que en perros, por lo que en la cuenca mediterránea podría ser incluso de un 8%, según señaló el veterinario Xavier Roura, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Veterinario Universidad Autónoma de Barcelona, durante una charla Chester con médicos organizada por LETI Pharma.

Roura señaló que, en el caso de los gatos, estos animales suelen desarrollar la enfermedad en menor medida que los canes. No obstante, hizo un llamamiento para mejorar el diagnóstico en estos animales, pues al igual que ocurría con el perro hace unos años, se diagnostica demasiado en dermatología y demasiado poco en medicina interna, lo que puede suponer que no se está incluyendo lo suficiente en los diagnósticos diferenciales.

VOLVER ARRIBA