MIÉRCOLES, 19 de junio 2024

MIÉ, 19/6/2024

PROFESIONALES

La OMS actualiza la lista de bacterias resistentes a los antibióticos más peligrosas para la salud humana

En la nueva lista de la Organización Mundial de la Salud figuran 15 familias de bacterias resistentes a los antibióticos clasificadas para facilitar el establecimiento de prioridades

Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud.
Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud.

La OMS actualiza la lista de bacterias resistentes a los antibióticos más peligrosas para la salud humana

En la nueva lista de la Organización Mundial de la Salud figuran 15 familias de bacterias resistentes a los antibióticos clasificadas para facilitar el establecimiento de prioridades

Redacción - 17-05-2024 - 11:08 H - min.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado este viernes 17 de mayo su nueva lista de patógenos bacterianos prioritarios correspondiente a 2024, en la que figuran 15 familias de bacterias resistentes a los antibióticos clasificadas en tres categorías (crítica, alta y media) para facilitar el establecimiento de prioridades. Esta lista proporciona orientaciones para obtener nuevos tratamientos que son necesarios para frenar la propagación de resistencias a los antimicrobianos.

Las resistencias a los antibióticos ocurren cuando estos fármacos pierden su actividad contra las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos. Como consecuencia de ello, las enfermedades que ocasionan son más graves y aumenta el riesgo de que se propaguen y se transmitan a más personas, causando más morbimortalidad.

La principal causa de la aparición de resistencias es el uso excesivo e indebido de antimicrobianos. En esta lista actualizada se han incorporado nuevas pruebas e información proporcionada por expertos que serán de utilidad para llevar a cabo la investigación y el desarrollo de nuevos antibióticos, fomentar la coordinación internacional e impulsar la innovación.

Yukiko Nakatani, subdirectora general interina de la OMS para la Resistencia a los Antimicrobianos, ha señalado que “para elaborar la lista de patógenos bacterianos prioritarios se ha determinado la carga mundial de infecciones por bacterias farmacorresistentes y se ha analizado su repercusión en la salud pública. Por ello, esta lista es fundamental para orientar la inversión y superar los obstáculos que dificultan la obtención de nuevos antibióticos y el acceso a ellos. La amenaza de la resistencia a los antimicrobianos ha aumentado desde la publicación de la primera lista en 2017, lo cual mina la eficacia de numerosos antibióticos y puede echar por tierra muchos logros de la medicina moderna”.

Los patógenos de prioridad crítica, como las bacterias gramnegativas resistentes a los antibióticos de último recurso y Mycobacterium tuberculosis resistente al antibiótico rifampicina, son amenazas muy peligrosas en todo el mundo a causa de la incidencia de las enfermedades que provocan y de su capacidad de resistir los tratamientos y transmitir las resistencias a otras bacterias. Las bacterias gramnegativas pueden encontrar nuevas formas de resistir los tratamientos y transferir a otras bacterias material genético que las hace también resistentes.

Los patógenos de alta prioridad, como Salmonella y Shigella, causan mucha morbimortalidad en países de ingresos medianos y bajos, al igual que Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus, que ocasionan problemas importantes en los establecimientos de salud.

Otros patógenos de alta prioridad, como Neisseria gonorrhoeae y Enterococcus faecium farmacorresistentes, entrañan problemas específicos para la salud pública, como infecciones persistentes y resistencia a varios antibióticos, por lo que requieren intervenciones de salud pública y estudios específicos.

Entre los patógenos de prioridad media figuran los estreptococos de los grupos A y B (que se han añadido a la lista en 2024), Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae, que dan lugar a una elevada carga de morbilidad. Estos patógenos requieren una mayor vigilancia, sobre todo en las poblaciones vulnerables, como los niños y los ancianos, en especial en los lugares con pocos recursos.

Jérôme Salomon, subdirector general de la OMS para Cobertura Sanitaria Universal/Enfermedades Transmisibles y No Transmisibles, ha destacado que “la resistencia a los antimicrobianos pone en jaque nuestra capacidad para tratar eficazmente infecciones que causan mucha morbimortalidad, como la tuberculosis, lo que provoca enfermedades graves y un aumento de las tasas de mortalidad”.

En la lista de 2024 también se hace hincapié en la necesidad de adoptar un enfoque integral de la salud pública para hacer frente a la resistencia a los antimicrobianos, que incluya el acceso universal a medidas de calidad y asequibles para prevenir, diagnosticar y tratar correctamente las infecciones, como se explica en el enfoque de la OMS centrado en las personas para combatir la resistencia a los antimicrobianos y en el conjunto básico de intervenciones en esta esfera, lo cual es fundamental para atenuar las repercusiones de la resistencia a los antimicrobianos en la salud pública y la economía.

MODIFICACIONES EN LA LISTA DE 2024 CON RESPECTO A LA DE 2017

En la lista de 2024 se han eliminado cinco combinaciones de patógenos y antibióticos incluidas en la lista de 2017 y se han añadido cuatro combinaciones nuevas. Las enterobacteriales resistentes a las cefalosporinas de tercera generación figuran en un grupo independiente dentro de la categoría de prioridad crítica, lo que pone de manifiesto su carga de morbimortalidad y la necesidad de aplicar intervenciones específicas para hacerles frente, sobre todo en los países de ingresos bajos y medianos.

Además, la infección por Pseudomonas aeruginosa resistente a los carbapenémicos se ha trasladado de la categoría crítica a la de prioridad alta para reflejar los informes recientes que muestran la reducción de las resistencias a nivel mundial. A pesar de ello, sigue siendo importante invertir en I+D y en otras estrategias de prevención y control de esta infección, habida cuenta de la elevada carga que supone en algunas regiones.

ACCEDE A LA NUEVA LISTA

LA AMENAZA DE LAS BACTERIAS RESITENTES EN ENTORNOS HOSPITALARIOS 

Las bacterias resistentes son una amenaza para la salud pública y, según la OMS, se estima que las resistencias a los antibióticos fueron directamente responsables de 1,27 millones de muertes en todo el mundo en 2019 y contribuyó a 4,95 millones de muertes.

En este sentido, las infecciones en entornos hospitalarios son un punto crítico, y en medicina humana se está trabajando para mejorar la seguridad en este ámbito clave para salvaguardar la salud de la población.

En el ámbito veterinario también se están dando pasos en este sentido. Es el caso de B. Braun, están impulsando la campaña ‘Está en tus manos’, en línea con el enfoque 'One Health', para prevenir infecciones en los centros veterinarios.

La iniciativa persigue reducir la tasa de infección hospitalaria mediante la prevención, la higiene y la optimización de los procesos, con el objetivo de que los pacientes reciban la mejor atención sanitaria posible.

Paralelamente, con esta campaña, se busca reducir al mínimo el consumo de antibióticos, para que los microorganismos no se conviertan en problemas más graves y se limite la propagación de zoonosis.

VOLVER ARRIBA