DOMINGO, 22 de mayo 2022, actualizado a la 1:05

DOM, 22/5/2022 | 1:05

PROFESIONALES

El impacto de los excrementos de perros en entornos naturales

Un estudio ha analizado cómo afectan las heces y la orina de los perros a los bosques periurbanos y reservas naturales

Los investigadores hallan un promedio de 11 kilos de nitrógeno y 5 de fósforo entre orina y heces por hectárea y año.
Los investigadores hallan un promedio de 11 kilos de nitrógeno y 5 de fósforo entre orina y heces por hectárea y año.

El impacto de los excrementos de perros en entornos naturales

Un estudio ha analizado cómo afectan las heces y la orina de los perros a los bosques periurbanos y reservas naturales

Laura Castillo - 09-02-2022 - 11:11 H - min.

Cuando los propietarios de perros realizan actividades recreativas, muchos llevan a sus mascotas a los bosques periurbanos y reservas naturales, pero un grupo de investigadores en Bélgica afirma que sus aportes de nutrientes por unidad de espacio y tiempo a través de las heces y la orina de los perros en los ecosistemas no se han cuantificado suficientemente.

De esta manera, los investigadores han realizado un estudio en el cual estimaron las tasas netas de fertilización de los perros en ecosistemas periurbanos, prestando especial atención al nitrógeno (N) y al fósforo (P) por sus efectos en la biodiversidad vegetal.

Utilizaron 487 censos de conteo directo durante un año y medio para recolectar datos precisos de abundancia de perros por hectárea y año en cuatro lugares de Bélgica, entre bosques periurbanos y reservas naturales.

En cuanto a la base de las densidades de perros estimadas y una búsqueda bibliográfica sistemática de las concentraciones de nutrientes en la orina y las heces, calcularon las tasas de fertilización con N y P a partir de los depósitos de excreciones.

Hallaron que las tasas de fertilización canina con N y P en promedio ascienden a 11 kilos de nitrógeno (más o menos por igual entre orina y heces) y 5 de fósforo (predominantemente de las heces) por hectárea y por año, respectivamente.

Las tasas estimadas de fertilización con N y P para perros en los bosques periurbanos y la naturaleza son sustanciales, afirman los investigadores. “Dichos niveles de aportes de nutrientes pueden influir considerablemente en la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas, y codeterminar los resultados de la restauración”, sostienen.

Los resultados, según los investigadores, respaldan la necesidad de que las administraciones y los encargados de formular políticas consideren con mayor frecuencia los aportes de nutrientes que producen los perros y que actualmente se descuidan en los planes de manejo y los objetivos de restauración.

Asimismo, los investigadores señalan que se debe comunicar a los propietarios de perros el papel de su animal de compañía como 'fertilizante' y resaltan la obligación de eliminar al menos los desechos fecales sólidos caninos.

Por último, concluyen que en ecosistemas oligotróficos (es decir, con suelos pobres en nutrientes) con especies adaptadas a estos, se han de establecer parques cercanos para perros sin correa, promover el uso de correas cortas y/o aplicar prohibiciones en el número de perros de tal manera que la abundancia de estos animales se pueda evitar.

VOLVER ARRIBA