DOMINGO, 28 de noviembre 2021, actualizado a las 13:10

DOM, 28/11/2021 | 13:10

PROFESIONALES

La Asociación Mundial Veterinaria pide luchar contra el cambio climático

La Asociación Mundial Veterinaria ha lanzado un posicionamiento por el Día Mundial de la Tierra en el que expone el compromiso de la profesión en la lucha contra el cambio climático

Los veterinarios contribuyen activamente a la mitigación del cambio climático y la protección del medio ambiente.
Los veterinarios contribuyen activamente a la mitigación del cambio climático y la protección del medio ambiente.

La Asociación Mundial Veterinaria pide luchar contra el cambio climático

La Asociación Mundial Veterinaria ha lanzado un posicionamiento por el Día Mundial de la Tierra en el que expone el compromiso de la profesión en la lucha contra el cambio climático

Redacción - 22-04-2021 - 09:43 H

La Asociación Mundial Veterinaria (WVA) ha lanzado un posicionamiento por el Día Internacional de la Madre Tierra que se celebra este jueves 22 de abril en el que expone el compromiso del sector de la salud animal para hacer frente al cambio climático.

En este sentido, afirma que los veterinarios, en su papel de defensores de la salud y el bienestar animal y la salud pública, tienen la responsabilidad de proteger el ecosistema y demandar acciones para minimizar el cambio climático.

“A nivel mundial, los veterinarios contribuyen activamente a la mitigación del cambio climático y la protección del medio ambiente de muchas formas, que incluyen, entre otras, asesorar sobre el uso aceptable de los recursos (piensos, estiércol y subproductos animales) y el manejo adecuado de los desechos médicos”, aseguran.

La WA recuerda que en noviembre de 2019, más de 11.000 científicos de todo el mundo publicaron un comentario en el que declaraban que la salud humana, animal y de los ecosistemas se enfrentaban a una amenaza inmediata y señalaban que el cambio climático era una emergencia mundial.

“El impacto de esta emergencia climática global en la salud y el bienestar de los animales es complejo, con efectos tanto directos como indirectos. Los efectos directos se deben principalmente a la alteración de las temperaturas, el aumento del nivel de los océanos y el aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, como huracanes, sequía o inundaciones”, apunta.

La Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas de 2019 reforzó el concepto de que un aumento de 1,5 grados en las temperaturas globales para finales del siglo XXI, en comparación con las de la era preindustrial (1850-1900), es el límite máximo seguro de calentamiento global que  el mundo se puede permitir. Además, para no exceder este límite, establecieron que se debía trabajar para lograr emisiones globales de gases de efecto invernadero netas cero para 2050.

La WVA afirma que la contribución de la ganadería al cambio climático global es significativamente menor que la de otras industrias (por ejemplo, transporte, construcción y energía), aunque señala que la producción animal, como el resto de industrias, influye en el cambio climático a través de la emisión de gases de efecto invernadero como el metano, el óxido nitroso y el dióxido de carbono.

“Como tal, los cambios en las prácticas específicas de producción animal pueden brindar oportunidades para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como para aumentar la captura de gases de efecto invernadero”, defiende.

UN ENFOQUE ONE HEALTH PARA ABORDAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

Por todo esto, la WVA reconoce que el cambio climático es una emergencia mundial y alienta la investigación, la vigilancia y la educación para aumentar el conocimiento y la comprensión de los impulsores y los impactos del cambio climático en la salud animal, humana y de los ecosistemas.

Asimismo, apoya un enfoque ‘One Health’ para abordar el cambio climático y pide la coordinación y colaboración entre las partes interesadas para mitigar sus consecuencias perjudiciales para la salud animal, humana y de los ecosistemas.

Por otro lado, insta a los miembros de la profesión veterinaria a investigar, revisar y adoptar prácticas que minimicen las emisiones de gases de efecto invernadero y aboga por apoyar la investigación continua y la adopción de técnicas modernas, eficientes y sostenibles de producción de alimentos y animales.

Además, insta a sus asociaciones a trabajar en sus países y regiones para prevenir y abordar las consecuencias asociadas con el cambio climático, incluido el tratamiento de los animales domésticos y la vida silvestre afectados por eventos climáticos extremos, la prevención de enfermedades emergentes y reemergentes, y posibles alteraciones en los sistemas de producción animal con prioridad en el bienestar animal y el menor impacto ambiental posible.

Por último, pide apoyar el fortalecimiento de la vigilancia agrícola y otras medidas de mitigación en la ganadería, con énfasis en el papel de la profesión veterinaria en la mejora de la salud pública y animal.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.