MARTES, 24 de mayo 2022, actualizado a las 7:38

MAR, 24/5/2022 | 7:38

MASCOTAS

Estudian el impacto de las enfermedades del tracto urinario inferior en los gatos

Investigadores han analizado la tasa de recurrencia y la mortalidad de las enfermedades del tracto urinario inferior felino y analizan las medidas profilácticas para prevenirlas

Los problemas al orinar de los gatos pueden estar causados por enfermedades del tracto urinario inferior.
Los problemas al orinar de los gatos pueden estar causados por enfermedades del tracto urinario inferior.

Estudian el impacto de las enfermedades del tracto urinario inferior en los gatos

Investigadores han analizado la tasa de recurrencia y la mortalidad de las enfermedades del tracto urinario inferior felino y analizan las medidas profilácticas para prevenirlas

Francisco Ramón López - 20-04-2022 - 11:16 H - min.

Las enfermedades del tracto urinario inferior felino (FLUTD) consisten en una serie de problemas que afectan a la vejiga urinaria y/o a la uretra de los gatos, y los síntomas clínicos raramente son indicativos de una enfermedad en particular. Hay gran cantidad de afecciones que pueden causar síntomas de FLUTD, pero en la mayoría de los casos el problema es idiopático (no se puede encontrar la causa).

La enfermedad del tracto urinario inferior felino provoca signos clínicos como estranguria (emisión o descarga de orina de manera lenta y dolorosa), polaquiuria (necesidad de orinar muchas veces durante el día o la noche), hematuria, vocalización y periuria (micción inadecuada), y a menudo se asocia con episodios recurrentes.

Para analizar su tasa de recurrencia y su mortalidad, un equipo del Departamento de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Múnich ha estudiado el curso de la enfermedad a largo plazo en 101 gatos que presentaban FLUTD.

Los datos de los gatos que presentaron signos de enfermedad del tracto urinario inferior entre 2010 y 2013 se recopilaron mediante entrevistas telefónicas con los propietarios y un cuestionario. El período de observación abarcó desde la primera presentación de FLUTD hasta la entrevista telefónica o la muerte del gato.

Respecto a los diagnósticos, recurrencia de signos clínicos e intervalos libres de enfermedad, así como la implementación y el impacto de las medidas profilácticas (PM), se recopilaron y compararon entre grupos con diferentes etiologías.

De los 101 gatos incluidos en el estudio, 52 fueron diagnosticados con cistitis idiopática felina (FIC), 21 con urolitiasis y 13 con infección bacteriana del tracto urinario; 15 no tenían diagnóstico definitivo.

Además, los 86 gatos con diagnóstico conocido, la tasa de recurrencia fue del 58,1%, sin diferencias significativas entre los grupos. 21 gatos tuvieron una recaída, 12 tuvieron dos recaídas, 10 tuvieron 3, y 7 tuvieron de 4 a 8 recaídas dentro de un período medio de observación de 38 meses.

Catorce gatos sufrieron diferentes causas de FLUTD en distintos episodios. La mortalidad entre los 101 gatos del estudio fue del 5%. Los autores señalan que la tasa de recurrencia en gatos con urolitiasis (UO) que recibieron al menos dos medidas profilácticas fue significativamente menor que la tasa de recurrencia en aquellos sin ellas.

Este estudio incluyó gatos con y sin urolitiasis. La razón más común de muerte relacionada con FIC fue la eutanasia debido a urolitiasis recurrente. Solo unos pocos gatos sin UO fueron sacrificados debido a la persistencia de los signos clínicos y complicaciones metabólicas asociadas. “Por lo tanto, la UO recurrente parece ser la principal causa de muerte en gatos con FLUTD y se deben realizar esfuerzos para prevenirla”, indican los investigadores.

LA ALIMENTACIÓN EN LA ENFERMEDAD DEL TRACTO URINARIO INFERIOR EN GATOS

Por otro lado, en el estudio se destaca que la implementación de más de una medida profiláctica fue prometedora en gatos con urolitiasis. En particular, las modificaciones que aumentaban la ingesta de agua contribuyeron a la prevención de episodios recurrentes en gatos con urolitiasis.

En el 73,3% con diagnóstico definitivo, se implementaron medidas profilácticas (PM) para prevenir episodios recurrentes de FLUTD. Después del primer episodio, el 33,3% de los gatos recibieron recomendaciones de modificaciones de alojamiento y el 43,8% de los gatos recibieron modificaciones del manejo a la hora de orinar.

Adicionalmente, el 66,7% de los gatos recibieron modificaciones para aumentar la proporción de comida enlatada, el 40,6% de los gatos recibieron modificaciones del suministro de agua y el 59,4% de los gatos fueron alimentados con una dieta de prescripción. La alimentación con una dieta de prescripción y la modificación del suministro de agua fue la combinación más frecuente de medidas profilácticas.

Por su parte, el Grupo de Especialistas en Medicina Felina (Gemfe) de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (Avepa) explica que el cambio de la dieta es la manera más fácil de modificar la orina.

En este sentido, apuntan que hasta ahora el interés se había centrado en cambiar la acidez y la concentración de magnesio y de calcio de la orina, pero actualmente se cree que el factor más importante es la ingesta diaria total de agua del gato. El objetivo es incrementar esta ingesta y así diluir los componentes nocivos de la orina.

De esta forma, las recomendaciones dietéticas de Gemfe son cambiar a una dieta húmeda o humedecer la dieta seca. En este punto, aclaran que antes que cambiar el contenido de una dieta seca, resulta más útil cambiar a una dieta húmeda en lata.

Así, instan a proporcionar acceso libre al agua de bebida y estimular al gato a que beba e igualmente, señalan que cuando se encuentra un sedimento importante de estruvita o piedras de estruvita en orina, se puede cambiar a una dieta acidificante, aunque recuerdan que el uso prolongado de dietas acidificantes puede causar problemas.

El sector de la nutrición de animales de compañía es consciente de la necesidad de las dietas húmedas en algunos gatos. De hecho, recientemente la marca Acana lanzó Premium Paté, su nueva comida húmeda para gatos.

Esta propuesta, explican, cuenta con un 85% de ingredientes animales de primera calidad, y es un alimento completo, sin cereales, rico en vitaminas y minerales que proporciona a los gatos la nutrición necesaria, además de un aporte extra de hidratación y todo ello con una alta palatabilidad.

VOLVER ARRIBA