MIÉRCOLES, 29 de mayo 2024

MIÉ, 29/5/2024

MASCOTAS

Cría de perros de moda: “Los clubes caninos, responsables del registro de los ejemplares de raza pura, deben tomar partido”

Algunos países como Noruega y el Reino Unido y la Unión Europea han introducido recientemente iniciativas legislativas para controlar la cría, el comercio y las mutilaciones estéticas

David Menor Campos, veterinario del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad de Córdoba.
David Menor Campos, veterinario del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad de Córdoba.

Cría de perros de moda: “Los clubes caninos, responsables del registro de los ejemplares de raza pura, deben tomar partido”

Algunos países como Noruega y el Reino Unido y la Unión Europea han introducido recientemente iniciativas legislativas para controlar la cría, el comercio y las mutilaciones estéticas

Jorge Jiménez - 28-02-2024 - 16:21 H - min.

La relación histórica entre humanos y perros ha implicado una cría selectiva para diversos fines, como la caza, la vigilancia y las funciones de servicio. Sin embargo, con el tiempo, ha habido un cambio en las preferencias de la funcionalidad a la estética, lo que ha influido en los diversos tamaños, formas y pelajes de las razas de perros.

En este sentido, David Menor Campos, veterinario del Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad de Córdoba ha realizado una revisión científica en la que analiza la cría de perros de moda y cuestiona la ética de priorizar la apariencia sobre la salud y el comportamiento.

“La evolución de las preferencias y el papel actual de los perros en la sociedad, la falta de una ética en la cría y el comercio que priorice la salud y el bienestar de los animales sobre el beneficio económico o la mera apariencia estética, o la falta de control real sobre los nuevos canales de comercialización están poniendo en peligro la salud y el bienestar de los animales”, señala el investigador.

En este sentido, apunta que un sistema de cría centrado únicamente en el precio de venta, la oferta y la demanda o los beneficios empresariales “ignora sistemáticamente los problemas de salud que podrían controlarse o evitarse genéticamente, así como los problemas de comportamiento que pueden surgir de las condiciones de cría y venta o estar condicionados por la selección genética de los progenitores”.

Los clubes caninos, responsables del reconocimiento y registro de los ejemplares de raza pura, no deben ignorar esta realidad y deben tomar partido, como ya lo están haciendo en la Unión Europea, Noruega y el Reino Unido. Los legisladores deben aumentar su concienciación sobre la explotación y el abuso de los animales en la cría y el comercio de mascotas, especialmente en relación con las granjas de cachorros, las ventas por internet y el comercio internacional”, remarca el investigador.

En este sentido, insta a que se promuevan normativas que protejan eficazmente a los animales y aseguren a los futuros propietarios que no están contribuyendo al sufrimiento animal. “Los futuros propietarios de animales de compañía deben considerar las opciones de adopción frente a las de compra para evitar contribuir a una demanda ya exacerbada y, en última instancia, para asegurarse responsablemente de las condiciones en las que se ha criado y mantenido al animal que compran”, añade.

EL PAPEL DE PROPIETARIOS, VETERINARIOS Y LEGISLADORES EN LA PROTECCIÓN DE LOS PERROS

Menor Campos indica que, aunque algunos países como Noruega, el Reino Unido, y la Unión Europea han introducido recientemente iniciativas legislativas para controlar la cría, el comercio y las mutilaciones estéticas, estas preocupaciones “aún no son ampliamente compartidas entre los legisladores, los criadores, las asociaciones de criadores y mucho menos el público en general”.

“Para frenar el interés que las bandas criminales están encontrando en este lucrativo negocio, las autoridades de los distintos países deberían compartir o hacer accesibles los registros públicos de animales, criadores y comerciantes”, aconseja el investigador.

Además, subraya, “sería beneficiosa la extensión de la identificación única por microchip de los animales y la normalización de la legislación para el transporte y el comercio entre países”. En este sentido, añade que, “quizá la clave esté en influir en los actores que determinan la demanda del mercado, actuando sobre la información que los veterinarios proporcionan sobre las distintas razas, criadores y orígenes de los animales que se van a comprar, así como sobre los medios de comunicación que pueden, suponemos que involuntariamente, volver loca a la gente por una raza determinada”.

“Esto ampliaría la responsabilidad del nuevo propietario más allá del bienestar actual y futuro de su animal recién adquirido, haciéndole consciente de los orígenes, procesos y consecuencias de determinados sistemas de cría y comercio sobre la salud y el bienestar de miles de animales”, señala.

Por último, concluye señalando que “los posibles propietarios, los veterinarios, los clubes caninos y los legisladores deben desempeñar un papel responsable en la protección de los animales”.

VOLVER ARRIBA