DOMINGO, 26 de mayo 2024

DOM, 26/5/2024

EMPRESAS

La sutura Monosyn cumple 20 años acompañando a los veterinarios en sus cirugías

La compañía B. Braun VetCare celebra el 20 aniversario de la sutura Monosyn, referente en cirugía de tejidos blandos, recordando sus innovaciones en este campo y su apuesta por la producción en España

Monosyn® de B. Braun VetCare con envase Racepack®: el nuevo packaging de las suturas monofilamento de B. Braun que  minimiza el efecto memoria de la sutura.
Monosyn® de B. Braun VetCare con envase Racepack®: el nuevo packaging de las suturas monofilamento de B. Braun que minimiza el efecto memoria de la sutura.

La sutura Monosyn cumple 20 años acompañando a los veterinarios en sus cirugías

La compañía B. Braun VetCare celebra el 20 aniversario de la sutura Monosyn, referente en cirugía de tejidos blandos, recordando sus innovaciones en este campo y su apuesta por la producción en España

Redacción - 24-10-2022 - 10:00 H - min.

2022 está siendo un año muy especial para B. Braun VetCare en España, que está celebrando los 20 años de Monosyn®, la sutura referente en cirugía de tejidos blandos en veterinaria. Se trata de una sutura sintética monofilamento absorbible a medio plazo compuesta a base de poligliconato que ofrece la máxima fiabilidad y confianza gracias a una serie de características únicas.

La sutura cuenta con un amplio espectro de indicaciones y se puede usar tanto para la piel y la mucosa, como para el tejido subcutáneo, intradérmico y muscular, el tracto gastrointestinal y urogenital o la realización de ligaduras y castraciones. “Monosyn® es ideal para ligaduras, ya que cuenta con una degradación pH-independiente y tiene una excelente seguridad en el nudo y buena capacidad de elongación”, explica Mireia Riba, product manager de B. Braun VetCare.  

El producto se presenta en un envase Racepack®, compuesto por plástico 100 % reciclable, que ofrece una minimización del efecto memoria y de la posibilidad de defectos en la sutura, como marcas o pliegues. Además, mejora la accesibilidad de las agujas y la extracción de la sutura, minimizando la aparición de nudos. El envase Racepack® está presente en las gamas de suturas de B. Braun VetCare: Monosyn®, Monoplus®, Novosyn®, Optilene® y Premicron®.

Riba recuerda que todas las agujas de las suturas de B. Braun VetCare son Easyslide, de acero de alta calidad – Series 300 que cuenta con una superficie antirreflejante y una gran resistencia al doblado, lo que minimiza el riesgo de rotura. “Estas agujas están cortadas a láser, proporcionando una excelente transición hilo-aguja para un mínimo traumatismo. El diseño especial de la punta y su recubrimiento de silicona permite una óptima penetración, ocasionando el mínimo traumatismo de los tejidos”, indica la responsable de producto.

B. BRAUN Y EL ORIGEN DE LAS SUTURAS ESTÉRILES

Las primeras suturas quirúrgicas documentadas se remontan al antiguo Egipto y durante mucho tiempo se utilizaron una amplia variedad de materiales, incluyendo fibras vegetales, pelo y tendones de animales. Dado que tanto los materiales de sutura como los instrumentos utilizados estaban con frecuencia muy contaminados, las infecciones (a menudo mortales) fueron muy frecuentes hasta bien entrado el siglo XIX.

Para solventar el problema, se hicieron intentos de desinfectar los materiales y el quirófano. Para ello, se utilizaron soluciones de ácido carbólico (que ahora conocemos como fenol) en líquido o en aerosol. Después apareció el catgut carbólico y, más tarde, el catgut crómico en la segunda mitad del siglo XIX, ambos desinfectados con fenol.

La procedencia original del catgut era el intestino de oveja; sin embargo, debido a los avances en la fabricación, más tarde se utilizó intestino de vaca, de ahí el origen de su nombre “cattle gut”. Solo a principios del siglo XX se consiguió el primer catgut realmente estéril, desarrollado por Carl Braun (B. Braun) en colaboración con el cirujano Franz Kuhn. A partir de 1909 se empezó a fabricar a escala industrial. 

El siguiente hito en el campo de las suturas se logró en 1940, con la introducción de las suturas sintéticas no absorbibles (nailon). A partir de 1970 se empezaron a utilizar variantes absorbibles a gran escala. “Gracias a los más de 100 años de investigación y desarrollo, B. Braun ofrece una amplia gama de materiales de suturas perfectamente adaptables a los actuales requerimientos del mercado veterinario”, detalla Riba.

Planta de B. Braun en Rubí (Barcelona)

AMPLIO PORFOLIO DE SUTURAS B. BRAUN

Para dar respuesta a las necesidades de los distintos tiempos de cicatrización de los tejidos, se han desarrollado varios materiales de sutura con diferentes perfiles de absorción. “En B. Braun disponemos de suturas monofilamento y multifilamento, absorbibles y no absorbibles, las cuales se adaptan al tipo de tejido e indicación quirúrgica”, explica Riba.

Por ejemplo, para suturar la piel recomiendan una sutura no absorbible como Dafilon®, ya que la absorción de las suturas siempre desencadena una cierta reacción en el tejido y, por tanto, el resultado estético es mejor con las suturas no absorbibles.

Por otro lado, para los órganos huecos y con riesgo de infección (como el intestino, útero o vejiga), aconsejan optar por una sutura monofilamento y absorbible como Monosyn®, la cual al ser monofilamento no tiene capilaridad (riesgo de transporte de microorganismos), reduciendo el riesgo de infección y ejerciendo un paso suave a través de los tejidos, minimizando la laceración de los tejidos y aportando una mejor recuperación del paciente.

La responsable de producto recuerda que B. Braun es el fabricante con la cartera más extensa de suturas absorbibles monofilamento. “Disponemos desde una sutura monofilamento absorbible a corto plazo llamada Monosyn® Quick, la cual sería adecuada para mucosas. En el otro extremo disponemos de Monomax®: sutura absorbible a muy largo plazo especialmente diseñada para el cierre de la pared abdominal”, expone Riba.

Gama de monofilamentos absorbibles B. Braun

LAS SUTURAS B. BRAUN SE FABRICAN MEDIANTE UN PROCESO PRODUCTIVO DE ÚLTIMA TECNOLOGÍA

Además de contar con un amplio porfolio, la compañía destaca lo avanzado de sus procesos de fabricación en España. Y es que en B. Braun Rubí (Barcelona) han abierto una nueva planta productiva donde se diseñan y fabrican sus suturas de forma automatizada, que posteriormente distribuyen a centros veterinarios y a hospitales de medicina humana de todo el mundo.

“La última tecnología con la que está dotada la nueva planta que inauguramos en 2021 (que cuenta con 65 robots y capacidad para gestionar 1,8 millones de cajas de suturas) nos permite realizar nuestra misión de una forma mucho más eficiente”, explica Jordi Vallès, vicepresidente sénior del Centro de Excelencia OR Supply de B. Braun en Rubí.

Ahora, gracias a la automatización de los procesos, “las primeras personas en tocar las suturas son los equipos profesionales clínicos en el entorno del quirófano”, apunta Vallès.

Desde B. Braun afirman que trabajan siempre con los máximos niveles de calidad internos, que superan los estándares exigidos para estos productos tanto por la Farmacopea Europea (EP) como la americana (USP) en cuanto a la calidad de los hilos, perfil de degradación, histocompatibilidad y resistencia de la unión hilo-aguja. “Por ello, nuestras suturas deben pasar unos exhaustivos controles internos antes de ser servidas a nuestros clientes finales (tanto a médicos como veterinarios)”, insiste Riba. 

Por último, recuerdan que disponen de importantes controles de trazabilidad una vez las suturas se han lanzado al mercado para hacer seguimiento y dar respuesta en el caso de detectar cualquier incidente que se haya podido producir tras su uso.

VOLVER ARRIBA