JUEVES, 22 de febrero 2024

JUE, 22/2/2024

ANIMALADAS

Veterinarios ayudan a resolver el caso de envenenamiento de 2 milanos reales

La Facultad de Veterinaria de Extremadura fue la encargada de realizar el estudio y análisis de los animales, realizando la necropsia que ayudó a conocer las causas de la muerte de los milanos reales

Imagen uno de los milanos reales envenenados.
Imagen uno de los milanos reales envenenados.

Veterinarios ayudan a resolver el caso de envenenamiento de 2 milanos reales

La Facultad de Veterinaria de Extremadura fue la encargada de realizar el estudio y análisis de los animales, realizando la necropsia que ayudó a conocer las causas de la muerte de los milanos reales

Redacción - 12-09-2023 - 12:03 H - min.

La Guardia Civil se encuentra investigando a un vecino de la localidad pacense de Azuaga que uso unos plaguicidas muy tóxicos para matar ratas provocando la muerte de dos milanos reales tras cazarlas.

El milano real es una especie en situación de ‘casi amenazado’ en la Unión Europea, protegida y catalogada en la categoría de ‘peligro de extinción’, tanto en el Catálogo Nacional de Especies Protegidas como en el Regional de Extremadura.

Uno de los ejemplares había sido liberado por AMUS dentro del Proyecto Europeo 'Like Eurokite' y se encontraba marcada con emisor GPS para controlar su actividad permanente.

El objetivo principal de este proyecto es identificar y cuantificar las principales causas de mortalidad, para la conservación transfronteriza del milano real y otras especies de rapaces que se encuentran amenazadas en el continente.

Fueron técnicos de AMUS quienes en diciembre del 2021 alertaron de la falta de movilidad en la señal del emisor GPS que portaba para su seguimiento un milano real.

Los agentes de la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Azuaga, en colaboración con los Agentes del Medio Natural de la Junta de Extremadura, iniciaron la búsqueda y, tras un minucioso reconocimiento, localizaron en una finca del término municipal pacense de Azuaga el cadáver de la rapaz junto a los restos orgánicos de lo que parecía ser una rata.

Ante las sospechas de que la muerte estuviera provocada tras la ingesta de algún tipo de sustancia tóxica, se puso en marcha el denominado programa ‘Antídoto’, dirigido a erradicar el uso ilegal de venenos que afectan gravemente a la fauna, al igual que al cadáver de otro de su misma especie, que pocos días después pudo ser hallado próximo a la misma zona.

Una vez remitidos los restos de los animales al Laboratorio de toxicología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura en Cáceres para el estudio y análisis, se pudo saber tras el dictamen de las necropsias realizadas, que la causa de las muertes había sido provocada por la intoxicación en la ingesta de plaguicidas-insecticidas con sustancias activas denominadas ‘aldicarb’ y ‘oxamilo’.

En el caso de la primera de ellas se encuentra totalmente prohibida su utilización, comercialización y almacenamiento, según señala la Guardia Civil. Con el desarrollo de la investigación, los agentes centraron su labor y rastreo en inspecciones a instalaciones agroganaderas de fincas colindantes, donde pudieron encontrar en el interior de una nave botes y recipientes en los que se almacenaban y distribuían por el espacio, sustancias tanto líquidas como sólidas semejantes en color y olor a las halladas en los cuerpos de los animales, y que el arrendatario del inmueble, un vecino de Azuaga, utilizaba para exterminar las ratas.

Muestras, que también fueron remitidas al Laboratorio Central de Criminalística de la Guardia Civil en Madrid para su análisis. El resultado de las analíticas y cotejo de las necropsias permitió concluir que se trataba de los mismos tóxicos hallados en los animales, víctimas del envenenamiento por su ingesta.

Con las pruebas obtenidas, se tomó declaración al azuagueño en calidad de investigado, por su implicación en un supuesto delito contra la fauna, por “destruir de forma negligente especies protegidas de fauna silvestre”.

Persona que, motivado por los daños que supuestamente le causaban los roedores, utilizó estas sustancias para envenenarlos, siendo capturados por las rapaces como sustento natural en su alimentación que, tras ingerirlos, provocó la muerte de ambas. Las diligencias instruidas fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de Llerena.

VOLVER ARRIBA