SÁBADO, 1 de octubre 2022, actualizado a las 9:54

SÁB, 1/10/2022 | 9:54

ANIMALADAS

Revelan la magnitud del impacto del envenenamiento ilegal de animales en España

Un estudio ha determinado que hasta 47 especies de vertebrados son susceptibles al envenenamiento, especialmente el zorro, el cuervo, el buitre leonado, la marta y la garduña, varias especies de ratones, el jabalí y el perro

Milano real registrado por cámaras automáticas de foto-trampeo en cebos simulados colocados para determinar la biodiversidad expuesta al envenenamiento de fauna.
Milano real registrado por cámaras automáticas de foto-trampeo en cebos simulados colocados para determinar la biodiversidad expuesta al envenenamiento de fauna.

Revelan la magnitud del impacto del envenenamiento ilegal de animales en España

Un estudio ha determinado que hasta 47 especies de vertebrados son susceptibles al envenenamiento, especialmente el zorro, el cuervo, el buitre leonado, la marta y la garduña, varias especies de ratones, el jabalí y el perro

Redacción - 09-09-2022 - 10:11 H - min.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), el Instituto Mixto de Investigación en Biodiversidad (IMIB) y el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), en colaboración con la ONG portuguesa Palombar y el Parque Nacional de Monfragüe, ha estimado por primera vez la biodiversidad realmente expuesta al envenenamiento ilegal.

La investigación, publicada en la revista Biological Conservation, se basa en un experimento de campo a gran escala con cebos simulados distribuidos por los principales ecosistemas de la Península Ibérica.

Los resultados ayudarán a conocer la verdadera dimensión del impacto del envenenamiento de fauna en los ecosistemas, a mejorar las tareas de inspección de cebos y animales intoxicados en el medio natural y a combatir más eficazmente “esta seria amenaza para la biodiversidad”.

La UAM explica que millones de animales de miles de especies son anualmente objeto de furtivismo (persecución ilegal), lo que está llevando a especies icónicas tales como tigres, elefantes, rinocerontes y buitres al borde de la extinción. “El envenenamiento ilegal de fauna, junto con las armas de fuego y el uso de trampas y cepos, es uno de los métodos más utilizados por el furtivismo”, afirman.

La práctica del envenenamiento consiste en el uso de cebos —restos cárnicos, de alimentos o cadáveres de animales— impregnados con sustancias tóxicas para matar a especies silvestres, que son percibidas como una amenaza para los intereses humanos como resultado de conflictos de conservación tales como la depredación sobre el ganado, el daño a cultivos o la competencia por la fauna cinegética.

Además, el envenenamiento se utiliza para dar muerte a animales que son utilizados en el comercio ilegal de especies (como leones y buitres). Este tipo de delitos contra la vida silvestre ya está considerado como uno de los grandes impulsores de pérdida de biodiversidad mundial.

Los cebos colocados en el medio natural no son selectivos y actúan indiscriminadamente, pudiendo afectar de manera directa o indirecta (por envenenamiento secundario) a gran cantidad de animales, desencadenando una amplia cascada de mortalidad críptica de especies en los ecosistemas.

De hecho, defienden que se estima que tan solo se detecta una fracción muy pequeña de los casos de envenenamiento (5-15%) que ocurren en el medio natural. “Aunque esta alta mortalidad críptica era sospechada, no se había estimado su magnitud con precisión, es decir, la cantidad de especies e individuos que pueden verse realmente afectados en los ecosistemas o en cada evento de envenenamiento”, apuntan.

Lobo ibérico registrado por cámaras automáticas de foto-trampeo durante el estudio

EXPERIMENTO DE CAMPO

Para aclarar este punto, los investigadores realizaron un experimento de campo a gran escala utilizando casi 600 cebos simulados distribuidos por los principales ecosistemas de la Península Ibérica, monitorizados con cámaras de fototrampeo.

Los datos obtenidos se analizaron usando técnicas estadísticas basadas en el criptoanálisis para estimar, a partir de la biodiversidad observada, la fracción de biodiversidad no detectada, empleando ecuaciones similares a las desarrolladas por los matemáticos Ian G. Good y Alan Turing para descifrar el código secreto del ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial.  

El estudio registró cerca de 3.100 individuos consumiendo los cebos, y determinó que hasta 47 especies de vertebrados son susceptibles de envenenamiento en la Península Ibérica, desde pequeños roedores como ratones y lirones, y reptiles como lagartos y culebras a grandes depredadores como lobos, osos y águilas.

Un 25% de las especies observadas que consumieron los cebos están catalogadas como amenazadas a nivel nacional o internacional. Las especies que más frecuentemente consumieron los cebos simulados, y por tanto son más susceptibles de envenenarse, fueron zorro, cuervo, buitre leonado, marta y garduña, varias especies de ratones, jabalí y perro.

Además de revelar la identidad de la fauna susceptible de envenenamiento, el estudio desarrolla modelos estadísticos capaces de predecir el número de especies e individuos afectados en un evento de envenenamiento según el tipo de cebo utilizado y el hábitat donde se coloca. La investigación también muestra cómo el tipo de cebo y el hábitat donde éste se encuentre influyen en la identidad de las especies susceptibles de envenenarse.

VOLVER ARRIBA