VIERNES, 30 de octubre 2020, actualizado a las 23:15

VIE, 30/10/2020 | 23:15

ANIMALADAS

Una veterinaria muestra qué sentiría un perro en un coche al sol

Una veterinaria de Gales se ha grabado en el interior de un coche al sol para concienciar a los propietarios de los peligros que hay al encerrar a la mascota cuando hay una ola de verano

Una veterinaria muestra qué sentiría un perro en un coche al sol

Una veterinaria muestra qué sentiría un perro en un coche al sol

Una veterinaria de Gales se ha grabado en el interior de un coche al sol para concienciar a los propietarios de los peligros que hay al encerrar a la mascota cuando hay una ola de verano

Isabel Gómez - 03-07-2018 - 14:00 H

La veterinaria Zephanie Woodward del Hospital Veterinario Shepherds, en Gales del Sur, ha hecho un experimento para concienciar a los propietarios de mascotas de los peligros que supone dejar al animal en el interior de un coche cuando hace mucho calor, informa Metro UK.

Woodward se subió a su coche cuando estaba a 31 grados en el exterior. En cuestión de minutos en el interior del automóvil llegó a marcar los 46 grados y la veterinaria tuvo que salir del vehículo, “no podía creer las temperaturas que se alcanzaron, me sentí muy mal. Por favor piensa en tus mascotas en esta ola de calor”.

“Pensé que iría y me sentaría un poco en mi coche y experimentaría el hecho de cómo se deben sentir los perros al quedarse en el coche y cuánto tiempo podré soportarlo”. En siete minutos, comenzó a sudar ya que el termómetro marcaba poco menos de 38 grados.

Cuando pasaron 12 minutos, el termómetro marcaba 40 grados. La veterinaria relató que estaba sudando, “si fuera un perro estaría jadeando y, por lo tanto, perdería agua. Necesitaría una bebida. Se está acercando al punto en el que me siento incómoda”. En media hora, la temperatura del vehículo llegó a los 46 grados, “estoy bastante convencida de que si fuera un perro, probablemente entrarías para encontrarme colapsado en el fondo de tu automóvil”, relató.

“El coche estaba sofocante, la pequeña brisa que entraba por la rendija de la ventana era mi único alivio”, comentaba en el vídeo. Algo que le sorprendió a Woodward fue alcanzar una temperatura tan elevada de una forma rápida. “Salí cubierta de sudor, y luego te das cuenta de que los perro no pueden sudar, tal vez debería haber estado usando un abrigo de piel para tener una compresión real de cómo se sentiría un perro”, detalló. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.