MIÉRCOLES, 8 de febrero 2023, actualizado a las 23:34

MIÉ, 8/2/2023 | 23:34

ANIMALADAS

“Estamos tan acostumbrados a la medicina gratuita que las facturas veterinarias inesperadas pueden ser un shock”

La Asociación Británica de Veterinarios defiende la labor de la profesión después de que un artículo les acusará de “forrarse” ofreciendo tratamientos innecesarios a las mascotas

Malcolm Morley, presidente de la Asociación Veterinaria Británica.
Malcolm Morley, presidente de la Asociación Veterinaria Británica.

“Estamos tan acostumbrados a la medicina gratuita que las facturas veterinarias inesperadas pueden ser un shock”

La Asociación Británica de Veterinarios defiende la labor de la profesión después de que un artículo les acusará de “forrarse” ofreciendo tratamientos innecesarios a las mascotas

Redacción - 01-12-2022 - 17:00 H - min.

Esta semana, el tabloide británico Daily Mail publicaba un artículo en el que, como titular, hacía la siguiente pregunta: “¿Los veterinarios, ávidos de beneficios, se están forrando gracias a los propietarios enamorados y desesperados por mantener vivas a sus mascotas?”

En él aseguran que “la profesión veterinaria se ha convertido en un mundo muy competitivo, con pequeñas clínicas siendo tragadas por gigantescas corporaciones internacionales que solo están interesadas en las ganancias” y acusan a la profesión de ofrecer tratamientos innecesarios y costosos (‘overtreatment’, en inglés) simplemente por dinero.

Tras la publicación, la Asociación Británica de Veterinarios (BVA) ha lanzado un comunicado en el que afirman que han escrito al periódico para plantear la “preocupación por su enfoque injusto y desequilibrado” y para pedir que incluyan su respuesta completa como representantes de la profesión.

El presidente de la Asociación Británica de Veterinarios, Malcolm Morley, ha manifestado que les “entristece saber que algunos clientes no están contentos con el coste de su atención veterinaria, sobre todo teniendo en cuenta que los veterinarios son apasionados defensores de los animales que tratan y que siempre anteponen la salud y el bienestar del animal”.

“Estamos tan acostumbrados a la atención médica gratuita y a los medicamentos subvencionados a través de la Sistema Nacional de Salud, que las facturas veterinarias inesperadas pueden suponer un verdadero shock, especialmente cuando los costes pueden aumentar con la atención necesaria para enfermedades complejas”, apuntan.

Por ello, abogan por que los clientes preocupados por los costes se lo digan a su veterinario, “ya que este siempre hablará con los propietarios sobre las opciones de tratamiento disponibles, manteniendo el bienestar del animal como la máxima prioridad”.

Las clínicas veterinarias tienen que cobrar por sus servicios para cubrir sus gastos, pagar al personal y funcionar con eficacia, tanto si son independientes como si pertenecen a grandes empresas”, defienden. 

Precisamente por esto, siempre aconsejan a los futuros propietarios que “consideren detenidamente si pueden atender las necesidades de un animal antes de asumir esta importante responsabilidad y, en la medida de lo posible, que contraten un seguro a todo riesgo para ayudar a gestionar el coste del acceso a la atención sanitaria”.

VOLVER ARRIBA