LUNES, 28 de septiembre 2020, actualizado a las 18:41

LUN, 28/9/2020 | 18:41

PROFESIONALES

Veterinarios: el control del jabalí no debe comprometer la salud pública

El Consejo de Colegios Veterinarios de Valencia pide que se cree una red de laboratorios veterinarios para realizar la prueba de la triquinosis a jabalís con todas las garantías

Inmaculada Ibor Martínez, presidenta del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios y del Colegio de Veterinarios de Valencia.
Inmaculada Ibor Martínez, presidenta del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios y del Colegio de Veterinarios de Valencia.

Veterinarios: el control del jabalí no debe comprometer la salud pública

El Consejo de Colegios Veterinarios de Valencia pide que se cree una red de laboratorios veterinarios para realizar la prueba de la triquinosis a jabalís con todas las garantías

Redacción - 19-08-2019 - 15:13 H

Distintas autoridades a nivel nacional y europeo consideran la creciente población de jabalíes como una amenaza. Y es que los grupos y piaras de jabalíes, que ya se acercan a zonas urbanas son un problema tanto público como sanitario, por su papel en la expansión de enfermedades.

El Consejo de Colegios Veterinarios de Valencia (CVCV)  afirma que es consciente de la necesidad de actuar para controlar la población de jabalíes dada la amenaza que suponen en la expansión de la peste porcina africana —ya presente en la frontera franco-belga—, y de la tuberculosis, así como por el creciente número de accidentes de tráfico y otros daños que están provocando estos animales.

Eso sí, el CVCV  ha manifestado que estos esfuerzos no deben de comprometer la salud pública. Por todo esto, a través de un comunicado, ha destacado que está dispuesto a buscar, de la mano de la Generalitat y de la Federación de Caza de la Comunitat Valenciana, fórmulas para que todos los jabalíes que sean abatidos esta temporada para controlar la población cumplan todos los controles.

Eso sí, señala que, una vez abatidos, la entrada de esta carne a la cadena alimentaria debe hacerse “con todas las garantías”. Por esto el CVCV exige el cumplimiento de la normativa y defiende que los test de triquina se realicen como es prescriptivo, por el método de digestión, porque es el único que garantiza la ausencia de este parásito en el intestino o los músculos del animal.

Esta es la prueba que la normativa exige desde que en 2014 se confirmó en Cataluña un caso de una de las tres especies de triquina, la pseudospiralis, que no encapsula y que no es capaz de detectar el triquinoscopio, lo que obligó a cambiar los análisis y a realizarlos por el método de digestión, que requiere de unos equipos más caros y de especiales conocimientos, así como homologación.

FALTA DE CENTROS HOMOLOGADOS

Con estos argumentos, los colegios de veterinarios responden a la federación valenciana de caza que, por carta y públicamente, ha exigido soluciones ante “la falta de centros homologados” para realizar los test y la “amenaza para la salud pública” que supone tal cosa ante la superpoblación de estos animales y el inminente inicio de la temporada de caza, en septiembre.

“Compartimos la preocupación de los cazadores. En marzo firmamos un convenio con la federación, de hecho, para garantizar una correcta formación a los cazadores y a los propios veterinarios y estamos dispuestos a buscar soluciones de la mano de la Administración como reclaman, pero esta situación no es achacable ni a estos profesionales ni a sus colegios”, apunta la presidenta del CVCV, Inmaculada Ibor.

Asimismo, Ibor advierte de que las soluciones que se planteen para reducir la población de jabalíes no se pueden hacer “a costa de jugar con la salud de los consumidores de esa carne”. En este punto recuerda que, en mayo, se confirmó en Ciudad Real el mayor brote de triquinosis en siete años, tras sacrificar de forma casera y sin control veterinario a un cerdo.

El organismo que representa a los veterinarios valencianos propone dos alternativas no excluyentes para encontrar soluciones a la situación planteada. De un lado, se apela a la alternativa descrita en el propio Decreto 201/2017 del Consell, que permite “crear espacios o locales a nivel de mancomunidades o comarcas” donde se puedan llevar los animales abatidos para centralizar las tomas de muestras y el control de los animales destinados a ser consumidos en estos canales cortos de comercialización.

La otra solución que plantea el Consejo es que, de forma complementaria, se favorezca que los centros veterinarios puedan realizar también la prueba creando una red de centros que abarque toda la Comunidad Valenciana.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.