DOMINGO, 16 de junio 2024

DOM, 16/6/2024

PROFESIONALES

Manejo del dolor y osteoartritis canina: El papel de los AINE en veterinaria

Los antiinflamatorios no esteroideos son unos de los fármacos más comunes en el manejo multimodal de la osteoartritis canina

Es importante realizar un manejo adecuado del dolor en perros con osteoartritis.
Es importante realizar un manejo adecuado del dolor en perros con osteoartritis.

Manejo del dolor y osteoartritis canina: El papel de los AINE en veterinaria

Los antiinflamatorios no esteroideos son unos de los fármacos más comunes en el manejo multimodal de la osteoartritis canina

Francisco Ramón López - 16-08-2023 - 16:51 H - min.

El manejo del dolor es un asunto de gran relevancia que está experimentando grandes avances en la medicina veterinaria. Un de las causas de dolor más comunes en perros es la osteoartritis y el tratamiento con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) es uno de los más utilizados.

Teniendo esto en cuenta, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDAda algunos consejos a tener en cuenta a la hora de utilizar este tipo de tratamiento en veterinaria y explica su funcionamiento.

En este sentido, la agencia recuerda que los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos reducen el dolor y la inflamación al actuar sobre las sustancias que el cuerpo libera después de que las células se dañen.

Y es que cuando una célula se daña se activa una enzima llamada ciclooxigenasa (COX), esencial para todas las funciones del cuerpo. Las enzimas son proteínas producidas por el cuerpo y son muy específicas: cada enzima estimula una reacción específica que provoca un resultado específico.

En el caso de la enzima COX, estimula a las células al producir varias sustancias, incluidas las prostaglandinas, después de que las células se dañen, y está presente en la mayoría de los tejidos del cuerpo, incluido el tracto digestivo (estómago e intestinos) y los riñones.

Al igual que la COX, las prostaglandinas están presentes en todo el cuerpo. Estas sustancias contribuyen al dolor y la inflamación, pero también tienen varias funciones positivas, que incluyen proteger el revestimiento del estómago y los intestinos; ayudar a mantener el flujo de sangre a los riñones; y apoyar la función plaquetaria (las plaquetas se encuentran en la sangre de todos los mamíferos y ayudan con la coagulación de la sangre).

Otros AINE funcionan bloqueando alguna actividad de ciertas prostaglandinas. Principalmente al bloquear la COX o bloquear alguna actividad de ciertas prostaglandinas, los AINE reducen el dolor y la inflamación continuos en los animales.

Aunque la FDA no lo menciona, hay dos isoformas periféricas de COX: COX-1 y COX-2. Y es que los efectos secundarios no deseados causados por la inhibición de la COX-1, como los efectos gastrointestinales y renales, han llevado al desarrollo de inhibidores preferenciales y selectivos de la COX-2.

Algunas revisiones sistemáticas, recogen AINE para el tratamiento de la OA en perros como robenacoxib, mavacoxib, cimicoxib y enflicoxib, inhibidores altamente selectivos de la COX-2, por lo que, teóricamente, reducen el riesgo de efectos secundarios adversos causados por la inhibición de la COX-1.

CONSEJOS PARA PROPIETARIOS EN EL TRATAMIENTO CON AINE

Entre los consejos de la FDA, recuerdan que antes de darle cualquier AINE a un animal de compañía hay que hablar con el veterinario y proporcionarle información sobre una serie de cuestiones, como el hecho de contar con antecedentes de problemas digestivos, como úlceras estomacales o intestinales, o si ha tenido una cirugía en el estómago o los intestinos.  

“Incluso si su mascota no ha tenido ningún problema digestivo en el pasado, eso no significa que tenga un tracto digestivo saludable”, recuerdan, y añaden que las mascotas pueden tener úlceras estomacales e intestinales u otros problemas digestivos sin mostrar signos.

También hay que informar si se está tomando cualquier otro medicamento recetado o de venta libre. “No se deben administrar al mismo tiempo dos AINE diferentes, o un AINE y un esteroide”, añaden.

Asimismo, mientras la mascota esté tomando un AINE y durante un tiempo después de que deje de tomarlo, hay que vigilarlo por si se produce algún efecto secundario. Además, antes de iniciar un tratamiento a largo plazo con un AINE contra la osteoartritis, se debe hacer un seguimiento con análisis de sangre del animal.

Por último, instan a mantener todos los medicamentos, tanto para personas como para mascotas, en un lugar seguro fuera del alcance de los niños para evitar la ingestión accidental o sobredosis.

GUÍA PARA VETERINARIOS DE MANEJO DEL DOLOR

Por otro lado, las Directrices de la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) para el reconocimiento, evaluación y tratamiento del dolor de 2022 recogen una tabla con los principales fármacos, entre los que incluyen carprofeno, cimicoxib, deracoxib, enflicoxib, firocoxib, flunixin meglumine, grapiprant, ketoprofeno, mavacoxib, meloxicam, Metamizole (dipirona), Paracetamol (acetaminofeno), piroxicam, robenacoxib, ácido tolfenámico.

En la tabla incluyen información sobre su indicación, especie de destino, dosis, vía y frecuencia.  Cuando se usan para condiciones de dolor crónico (por ejemplo, OA), señalan que a menudo se ajustan a la dosis efectiva más baja, pero esto debe combinarse con una reevaluación cuidadosa del paciente.

“La efectividad clínica puede diferir entre individuos; cuando hay una respuesta insatisfactoria del paciente, puede estar justificado cambiar de AINE, con un período de reposo farmacológico adecuado”, admiten.

DAXOCOX: EL PRIMER Y ÚNICO AINE ORAL SEMANAL

Una revisión recordaba que el enflicoxibDaxocox, distribuido en España por Ecuphar, es uno de los AINE innovadores autorizados más recientemente contra la osteoartritis canina. Se trata de un AINE con inhibición selectiva de la COX-2, que se metaboliza en un metabolito pirazol activo que es responsable de los efectos clínicos.

Las fases de formación y eliminación lentas del metabolito pirazol activo crean un equilibrio que mantiene los niveles necesarios en la sangre para el tratamiento constante del dolor. Esto es lo que confiere a Daxocox su eficacia prolongada.

Desde Ecuphar recuerdan que Daxocox es el primer y único de uso oral semanal. De esta manera se reduce el riesgo de otros medicamentos que requieren un uso diario. Y es que hay que recordar que uno de cada dos propietarios admite poco cumplimiento de los AINE.

Esto permite reducir al mínimo que se produzcan brotes de dolor en perros. Y es que alcanza la concentración mínima efectiva en las 24 horas tras la primera dosis y se mantiene en el nivel terapéutico durante 7 días hasta la siguiente dosis.

Además, está autorizado para todas las fases de la osteoartritis y puede administrarse de forma continua y sin interrupciones obligatorias del tratamiento, lo que hace que se pueda considerar una “piedra angular” entre los AINE en un manejo multimodal de la osteoartritis.

VOLVER ARRIBA