MARTES, 11 de agosto 2020, actualizado a las 5:36

MAR, 11/8/2020 | 5:36

PROFESIONALES

Las condiciones de sequía aumentan el riesgo de transmisión de fiebre Q

Las sequías provocadas por el cambio climático son un factor que incrementa el riesgo de transmisión de fiebre Q. Esta semana se está celebrando la Cumbre del Clima COP25

La vía de contagio más importante de fiebre Q es precisamente la aerógena, la que se produce por inhalación, por ejemplo, de polvo contaminado por heces de animales infectados.
La vía de contagio más importante de fiebre Q es precisamente la aerógena, la que se produce por inhalación, por ejemplo, de polvo contaminado por heces de animales infectados.

Las condiciones de sequía aumentan el riesgo de transmisión de fiebre Q

Las sequías provocadas por el cambio climático son un factor que incrementa el riesgo de transmisión de fiebre Q. Esta semana se está celebrando la Cumbre del Clima COP25

Jorge Jiménez - 09-12-2019 - 11:05 H

Esta semana, más concretamente del 2 al 13 de diciembre, Madrid acoge la Cumbre del Clima COP25, una reunión en la que participan más de 25.000 representantes de 200 países, entre los que se encuentran jefes de Estado, de Gobierno, empresarios o científicos, para alcanzar acuerdos y compromisos entre naciones para luchar contra los efectos del cambio climático

El cambio climático está produciendo épocas prolongadas de sequía en algunas partes del mundo, por lo que desde instituciones sanitarias, como el Instituto de Investigación de Salud de la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia, han advertido del peligro de difusión de enfermedades zoonóticas como la fiebre Q bajo estas condiciones de escasez de agua.

En este sentido, la directora del Instituto australiano, Frances Quirk, ha advertido de que ya no solo los ganaderos y los veterinarios están expuestos a esta enfermedad, sino todas aquellas personas que se expongan a elementos como el polvo, más presente durante las épocas de sequía.

Y es que, la vía de contagio más importante de fiebre Q —causada por la bacteria Coxiella burnetii— es precisamente la aerógena, la que se produce por inhalación, por ejemplo, de polvo contaminado por heces de animales infectados.

Por ello, épocas de sequía como la vivida en España este pasado verano podrían suponer un riesgo para la transmisión de la enfermedad que en 2017 afectó a 449 españoles, según datos del Instituto de Salud Carlos III, y que recientemente afectaba a 6 personas en una localidad alicantina.

De hecho, en un estudio publicado por el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias y el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, se detectaron anticuerpos frente a Coxiella burnetii en todas las especies de animales domésticos que se estudiaron en Asturias.

De esta manera, las prevalencias obtenidas por los investigadores fueron del 8,4% en ovino, del 24,4% en caprino y del 18,4% en vacuno. Ante este hecho, los expertos recomiendan prestar especial atención a la bioseguridad y la sanidad del ganado.

Por su parte, desde la Universidad de Nueva Inglaterra han señalado la importancia de crear conciencia sobre los riesgos que supone la fiebre Q, y la posible expansión de la enfermedad hacia nuevas áreas, pudiendo afectar a colectivos que anteriormente no estaban en riesgo.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.