MIÉRCOLES, 28 de octubre 2020, actualizado a las 12:11

MIÉ, 28/10/2020 | 12:11

POLÍTICA

El PP pide dimisiones por el estado lamentable de la granja asturiana

Luis Venta, secretario general del Partido Popular en Asturias, exige responsabilidades ya que cree que la Dirección General de Ganadería tiene entre sus funciones la detección de casos de maltrato animal

Luis Venta, secretario general del Partido Popular en Asturias. Fuente: J.L. Cereijido
Luis Venta, secretario general del Partido Popular en Asturias. Fuente: J.L. Cereijido

El PP pide dimisiones por el estado lamentable de la granja asturiana

Luis Venta, secretario general del Partido Popular en Asturias, exige responsabilidades ya que cree que la Dirección General de Ganadería tiene entre sus funciones la detección de casos de maltrato animal

Redacción/EFE - 13-08-2018 - 14:00 H

El secretario general del Partido Popular en Asturias, Luis Venta, ha pedido la dimisión del director general de Ganadería, Ibo Álvarez, por su inoperancia en materia de bienestar animal y no haber evitado casos como el detectado esta semana en una granja de Cancienes, en Corvera (Asturias).

Para Venta, es "inaudito que un director general de Ganadería justifique su inoperancia alegando que cumplen un mínimo de inspecciones" y lo que debería hacer es dimitir porque en pleno siglo XXI no vale con ponerse a disposición para solucionar los problemas como éste, "hay que prevenirlos y evitarlos y en este caso los gobiernos socialista del Principado y Corvera han mirado para otro lado".

En su opinión, el Gobierno de Javier Fernández, presidente del Principado de Asturias, cumple un porcentaje mínimo de inspecciones para evitar multas de la Unión Europea, pero que el director general no puede seguir ni un minuto más por "su absoluta dejadez" y no haber evitado un caso como el de Cancienes.

ESTADO DE LA GRANJA DE CANCIENES

La protectora de animales Adanel, el Seprona y la Policía Local intervinieron la finca donde encontraron hasta 180 animales, incluyendo perros, gatos, caballos, gallinas, patos, vacas y un toro, algunos de ellos ya muertos, que convivían hacinados entre la basura, estaban desnutridos y presentaban síntomas de diferentes enfermedades.

Los propietarios de la finca, dos hermanos de avanzada edad y movilidad reducida han sido imputados por el Seprona por un delito de maltrato animal.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.