VIERNES, 24 de mayo 2024

VIE, 24/5/2024

MASCOTAS

Veterinarios describen por primera vez un caso de septicemia por Yersinia pseudotuberculosis en un gato

Hasta el momento, en gatos, sólo se han publicado unos pocos casos de infecciones por esta bacteria y no ha habido informes de aislamiento en sangre

Los veterinarios que atendieron al gato sospechan que se infectó de Yersinia pseudotuberculosis por contacto con reservorios naturales como aves o roedores.
Los veterinarios que atendieron al gato sospechan que se infectó de Yersinia pseudotuberculosis por contacto con reservorios naturales como aves o roedores.

Veterinarios describen por primera vez un caso de septicemia por Yersinia pseudotuberculosis en un gato

Hasta el momento, en gatos, sólo se han publicado unos pocos casos de infecciones por esta bacteria y no ha habido informes de aislamiento en sangre

Francisco Ramón López - 01-05-2024 - 18:00 H - min.

Yersinia pseudotuberculosis es una bacteria gramnegativa aeróbica o anaeróbica facultativa con forma de bastón considerada como un agente infeccioso tanto en humanos como en animales.

Fue descrita por primera vez en 1883, y según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, es el agente responsable de la yersiniosis junto con la Yersinia enterocolitica, la tercera enfermedad transmitida por alimentos más prevalente en Europa.

En España, el Instituto de Salud Carlos III comunicó que en el año 2022 se notificaron 1.015 casos de yersiniosis, (la práctica totalidad causados por Yersinia enterocolitica) un incremento del 36,42% respecto a los 744 casos del año 2021, y también por encima de los 702 casos de 2019, año previo a la pandemia de Covid-19.

Las aves y los roedores se consideran reservorios naturales de Y. pseudotuberculosis. En animales, se ha descrito como un agente infeccioso en un amplio espectro de especies, incluidas las mascotas.

En gatos, se informó por primera vez en 1967 en el Reino Unido, pero desde entonces, sólo se han publicado unos pocos casos de infecciones por Y. pseudotuberculosis en gatos. “En gatos, sólo se publicaron unos pocos casos de infecciones por Y. pseudotuberculosis y no hubo informes de aislamiento en sangre”, insisten.

Ahora, un caso clínico ha descrito por primera vez una septicemia asociada con Y. pseudotuberculosis en un gato presentado en un hospital universitario veterinario italiano. En este, se presentó una gata doméstica de pelo corto de 14 años con diagnóstico de diabetes mellitus y acromegalia por letargo y disorexia. En la presentación clínica, la paciente mostró hiperglucemia, hipertermia, estado mental embotado y deshidratación.

Con la sospecha de una complicación inflamatoria o infecciosa de la diabetes, se hospitalizó con infusión de insulina a ritmo constante y se inició ampicilina sulbactam empírica. El hemocultivo reveló positividad para Yersinia pseudotuberculosis y el cuadro séptico se confirmó mediante análisis de sangre, con leucocitosis, neutrofilia y aumento de la concentración sérica de amiloide A.  La cepa aislada de Y. pseudotuberculosis mostró susceptibilidad a todos los antimicrobianos analizados.

Durante el segundo día de ingreso la aparición de hipoglucemia e hipotensión fue tratada con noradrenalina y glucosa en fluidoterapia. Finalmente, el gato se recuperó bien y fue dado de alta con insulina y amoxicilina-clavulanato.

Los autores insisten en que se trata del primer caso de septicemia asociada a Y. pseudotuberculosis en un gato, sospechoso de desarrollar la infección tras el contacto con reservorios naturales. “De hecho, los comportamientos de caza de la paciente descritos por los propietarios hacían probable que tuviera contacto con reservorios potenciales como aves o roedores”, añaden.

“Esta vía de transmisión debe destacarse especialmente en relación al potencial zoonósico de la bacteria”, señalan, y concluyen que “los gatos con acceso al exterior que muestran un comportamiento de caza deben ser monitoreados para detectar el riesgo de contraer bacterias como Y. pseuduberculosis de presas consideradas reservorios naturales, como roedores o pájaros”.

VOLVER ARRIBA