LUNES, 30 de noviembre 2020, actualizado a las 2:57

LUN, 30/11/2020 | 2:57

MASCOTAS

Ayudan a los veterinarios en el diagnóstico de la leucemia felina

Un estudio reciente ha realizado una revisión de los conocimientos sobre la patogénesis de la infección por virus de la leucemia felina para ayudar a los veterinarios en el diagnóstico de la enfermedad

Los resultados de las pruebas de la leucemia felina pueden ser, en ocasiones, desconcertantes y plantear un desafío a los veterinarios.
Los resultados de las pruebas de la leucemia felina pueden ser, en ocasiones, desconcertantes y plantear un desafío a los veterinarios.

Ayudan a los veterinarios en el diagnóstico de la leucemia felina

Un estudio reciente ha realizado una revisión de los conocimientos sobre la patogénesis de la infección por virus de la leucemia felina para ayudar a los veterinarios en el diagnóstico de la enfermedad

Jorge Jiménez - 10-09-2020 - 18:05 H

El virus de la leucemia felina (FeLV, por sus siglas en inglés) es un gammaretrovirus que se presenta en todo el mundo en los gatos domésticos, así como en los pequeños gatos salvajes. Se asocia con diversas enfermedades graves, y en ocasiones mortales, que incluyen anemia, inmunosupresión y ciertos cánceres. Descrito por primera vez hace más de 55 años, el FeLV ha sido objeto de un intenso interés de investigación, lo que ha llevado a ensayos de diagnóstico cada vez más robustos y vacunas eficaces.

De hecho, desde la compañía de salud animal Zoetis recuerdan que este virus es incurable y puede provocar la muerte pero la vacunación puede ayudar a prevenir la infección persistente y la enfermedad.

Aunque la prevalencia de esta infección en gatos domésticos se ha reducido en muchas regiones geográficas, según apuntan en un estudio investigadores de las universidades de Zúrich (Suiza) y de Múnich (Alemania), en el que han participado veterinarios, “la enfermedad sigue siendo un enigma y puede propagarse rápidamente”, particularmente en lugares donde habiten multitud de gatos como refugios, criaderos, así como hogares con varios felinos.

Un objetivo importante para reducir aún más la prevalencia es comprender el estado de FeLV de todos los gatos en riesgo de infección. Por ello, la investigación publicada en el Journal of Feline Medicine and Surgeryeste tiene como objetivo ayudar en el diagnóstico a los veterinarios en la práctica mediante la revisión de los conocimientos recientes sobre la patogénesis de la infección, obtenidos mediante técnicas moleculares.

Las profesoras Regina Hofmann-Lehmann, de la Universidad de Zúrich, y Katrin Hartmann, de la de Múnich, explican que los resultados de la infección por FeLV pueden variar con el tiempo. Recientemente clasificada como infección 'progresiva', 'regresiva', 'focal' y 'abortiva', las autoras describen que puede ser útil verla como un equilibrio entre la respuesta inmunitaria del gato en un lado y el virus.

Desde el punto de vista epidemiológico, es el gato con infección progresiva el más importante. En estas infecciones, el virus tiene la ventaja: estos gatos arrojan una gran cantidad de partículas de FeLV y representan un riesgo de infección para otros gatos. Independientemente de su estado de salud, los gatos con infección progresiva deben mantenerse separados de los compañeros sin FeLV.

Además, según las expertas, desde un punto de vista clínico, los gatos infectados también son una prioridad: tienen un alto riesgo de sucumbir a una enfermedad potencialmente mortal; sin embargo, si se les cuida bien, muchos pueden seguir viviendo una vida sana y feliz, a veces durante años.

De los otros posibles resultados, la infección abortiva es la más favorable para el gato: estos gatos tienen una fuerte inmunidad anti-FeLV. En este caso, los felinos habrán desarrollado una respuesta inmune antiviral parcialmente efectiva que puede mantener el virus bajo control; sin embargo, es probable que nunca eliminen la infección por completo y, por lo tanto, plantean un riesgo de infección en la fase inicial o si se produce una reactivación.

EL VIRUS DE LA LEUCEMIA FELINA PUEDE DESCONCERTAR A LOS VETERINARIOS

Por otro lado, según indican en el estudio, cuando se trata de las pruebas de FeLV, los resultados aparentemente desconcertantes o 'discordantes' no son infrecuentes, particularmente en la fase temprana de la infección, y pueden plantear desafíos considerables para el veterinario que necesita establecer el estado de FeLV e implementar las medidas terapéuticas y epidemiológicas adecuadas.

A este respecto, las autoras analizan los métodos más utilizados para la detección de FeLV, incluida la prueba del antígeno p27 FeLV y la prueba del ARN viral entre otras, centrándose en cuándo realizar la prueba y cómo interpretar un resultado positivo o negativo. También se analiza la detección de anticuerpos anti-FeLV, incluida una prueba en el lugar de atención para FeLV p15E introducida recientemente en el mercado europeo.

Además de ser miembros expertos de la ABCD, ambas autoras fueron miembros de un panel de expertos para las pautas de consenso recientemente publicadas de la Asociación Estadounidense de Profesionales Felinos (AAFP) sobre las pruebas y el manejo de retrovirus felinos.

“Esperamos que esta revisión no solo aumente la concienciación sobre esta enfermedad fatal pero prevenible, sino que también ayude a los veterinarios en la práctica clínica a diagnosticar esta infección notable pero complicada”, indican las investigadoras en su artículo.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.