SÁBADO, 22 de junio 2024

SÁB, 22/6/2024

ANIMALADAS

El primer perro socorrista de la Cruz Roja en España se estrenará en la playa de La Barrosa de Cádiz

La playa de La Barrosa de Chiclana es el escenario donde Chuy, un golden retriever de 3 meses, ha iniciado su adiestramiento para apoyar a los socorristas a partir del próximo año

Imagen de la presentación del proyecto en la playa de La Barrosa de Chiclana.
Imagen de la presentación del proyecto en la playa de La Barrosa de Chiclana.

El primer perro socorrista de la Cruz Roja en España se estrenará en la playa de La Barrosa de Cádiz

La playa de La Barrosa de Chiclana es el escenario donde Chuy, un golden retriever de 3 meses, ha iniciado su adiestramiento para apoyar a los socorristas a partir del próximo año

Redacción - 16-08-2023 - 12:00 H - min.

El Ayuntamiento de Chiclana, en Cádiz ha concedido una autorización especial para que Chuy, un golden retriever de 3 meses, que se prepara para ser el primer socorrista canino de la Cruz Roja en España, pueda adiestrarse junto a los socorristas de la playa de La Barrosa y así poder ayudar a salvar a los bañistas a partir del próximo año.

Con el desarrollo de esta iniciativa se pretende que el verano que viene el can ayude a los socorristas en su labor por proteger y salvar a las personas bañistas y sobre todo se convierta también en un asistente para las personas con movilidad reducida o capacidades especiales. 

Su guía, Juan Luis de Castellví, voluntario en Cruz Roja con larga experiencia en el adiestramiento canino ha puesto en marcha un proyecto piloto. “Consiste en un apoyo al socorrista humano, es decir, el perro nunca va a ir a rescatarte solo, sino que el socorrista humano se lanza al agua a por la víctima, pero ya no tiene que dosificar tanto las fuerzas pensando que luego tiene que volver a tierra porque puede llegar tan rápido como pueda, y después aparecerá el perro y será el animal el que los lleve a la orilla”, detalla el experto.

Chuy es un golden retriever de 3 meses

PERMISO ESPECIAL DEL AYUNTAMIENTO DE CHICLANA

La idea ha necesitado de un permiso especial del Ayuntamiento de Chiclana para La Barrosa, puesto que en esta playa, y en el resto de la localidad, no se autoriza la presencia de perros.

"Hay que destacar la agilidad con la que el Ayuntamiento se ha sumado a esta iniciativa", alaba Castellví, quien explica que Chui, al ser tan pequeño, no puede ser considerado todavía un perro de salvamento, cuya presencia sí está permitida en la ordenanza de playas, de ahí que haya sido necesario tramitar esta excepción para facilitar el entrenamiento del cachorro.

Este verano es tiempo de socialización para Chui, quien primero tiene que familiarizarse con los elementos de rescate en el mar. Cuando concluya su entrenamiento, será capaz de acudir a auxiliar a sus homólogos humanos, y su labor puede resultar clave, ya que, si el socorrista llega exhausto al rescate, el perro se encargará de arrastrar a ambos, víctima y socorrista, hasta ponerlos a salvo. Además, el doble pelaje de Chui le permite no tener hipotermia y por lo tanto, no pasar frío en el agua. 

También ayudará en los casos en los que la víctima haya sufrido un golpe y haya sospecha de una lesión medular. Con una señal el socorrista humano puede sostener a flote a la persona mientras avisa al perro.

Este será el encargado de traer el material de inmovilización, como el tablero espinal. De momento, las labores del cachorro se centran en apoyo con las sillas anfibias, las que permiten el baño a personas que tienen dificultades de movilidad, mientras también presta asistencia a gente que requiere de su apoyo y compañía. 

Después de superar la etapa inicial, llegará la segunda fase prevista para el verano 2024, un momento en el que según apunta Castellvi ya podrá “llevar puesto su chaleco salvavidas y se habituará a los tableros de rescate, las embarcaciones y motos acuáticas". De esta manera podrá entrar al agua con total tranquilidad para colaborar en los trabajos de socorrismo.

VOLVER ARRIBA