VIERNES, 29 de mayo 2020, actualizado a las 19:08

VIE, 29/5/2020 | 19:08

PROFESIONALES

Primeros pasos para la regulación del veterinario de explotación

Aunque esta figura ya viene recogida en la Ley de 2003 de Sanidad Animal, por ahora sólo Cantabria ha dado un paso hacia adelante en su desarrollo normativo

Primeros pasos para la regulación del veterinario de explotación

Primeros pasos para la regulación del veterinario de explotación

Aunque esta figura ya viene recogida en la Ley de 2003 de Sanidad Animal, por ahora sólo Cantabria ha dado un paso hacia adelante en su desarrollo normativo

Ángel Espínola - 29-03-2018 - 13:00 H

Dado el importante papel que juega en la gestión sanitaria integral de las explotaciones ganaderas, la figura del veterinario de explotación comienza a ser fundamental en muchas comunidades autónomas.  En este sentido, Cantabria ha sido la primera región en dar un paso hacia adelante, regulando formalmente esta figura, que ya venía recogida en la Ley de 2003 de Sanidad Animal, pero que hasta ahora no cuenta con ninguna regulación específica.

Representantes del Gobierno central como Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, ya han defendido en alguna ocasión que este tipo de veterinarios son “el primer eslabón de la alerta sanitaria y la pieza clave para evitar la entrada de enfermedades y, en caso de declararse un foco, evitar su propagación".

Por otra parte, un estudio del Consejo General de Colegios Veterinarios concluía hace años que, en lo que respecta al veterinario de explotación o de Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS), se trata de una figura de la que “es fundamental que esté avalada y amparada oficialmente por la Administración correspondiente, habilitándole de forma oficial para todo aquel programa sanitario que desarrolle y además dotarle de la potestad de certificar todas sus acciones”.

Por su parte, el presidente del Colegio de Veterinarios de CáceresJuan Antonio Vicente Báez, en declaraciones a Animal’s Health, expresó la “necesidad de regular la situación de una vez de la figura del veterinario de explotación”, para que el veterinario “sepa en cada momento qué deberes tiene que cumplir, qué deberes tiene que exigir a la explotación y el acceso a la información de la explotación, con vistas a la emisión del DVR (documento veterinario responsable)”.

Ahora, según afirma el Gobierno cántabro, la nueva normativa servirá para formaliza el papel del actual veterinario de explotación, “que además de ejercer el control clínico de las cabañas a su cargo, podrá realizar diversas actuaciones en el ámbito de las campañas sanitarias de erradicación”.

Así, con la nueva regulación se pretende ampliar los programas sanitarios de actuación en los que deba ser partícipe esta figura, considerando que la rentabilidad de las explotaciones y el mantenimiento del importante mercado de animales vivos “obliga a ofrecer garantías sanitarias que vayan más allá de las mínimas obligatorias contenidas en los Programas Nacionales de erradicación”.

Aunque Cantabria ha sido pionera a la hora de regular la categoría de veterinario de explotación, colectivos de otras regiones, como el caso de Castilla y León, también reivindican un mayor avance legislativo en esta materia.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.