MIÉRCOLES, 22 de mayo 2024

MIÉ, 22/5/2024

PROFESIONALES

Presentan en España un decálogo ‘One Health’ para prevenir futuras pandemias y cuidar de la salud global

El decálogo ha sido consensuado por los consejos de médicos y veterinarios y presentado durante el IV Congreso de Cooperación Internacional

Santiago Vega, catedrático de Salud Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera; Rosa Arroyo, vicesecretaria de la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC; Fernando Valladares, profesor de Investigación CSIC; y Fernando Fariñas, director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas.
Santiago Vega, catedrático de Salud Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera; Rosa Arroyo, vicesecretaria de la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC; Fernando Valladares, profesor de Investigación CSIC; y Fernando Fariñas, director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas.

Presentan en España un decálogo ‘One Health’ para prevenir futuras pandemias y cuidar de la salud global

El decálogo ha sido consensuado por los consejos de médicos y veterinarios y presentado durante el IV Congreso de Cooperación Internacional

Redacción - 31-05-2023 - 14:35 H - min.

Este mes de mayo ha tenido lugar el IV Congreso de Cooperación Internacional, organizado por la Fundación para la Cooperación Internacional de la Organización Médica Colegial (FCOMCI) y el Colegio de Médicos de Valencia.

En el marco de este congreso se celebró una mesa de debate titulada ‘Cambio climático y cooperación sanitaria: una mirada crítica’, un coloquio moderado por Rosa Arroyo, vicesecretaria de la FCOMCI, en el que se dieron cita los expertos Fernando Fariñas, director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas; Santiago Vega, catedrático de Salud Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera y Fernando Valladares, profesor de Investigación CSIC y Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid.

En la mesa, los distintos expertos manifestaron la necesidad de introducir el enfoque ‘One Health’ en todas las políticas, así como en reforzar los sistemas de vigilancia epidemiológica del mundo. Para los participantes, la última pandemia puso en evidencia la necesidad de contar con un sistema de vigilancia proactivo y no reactivo que vele por la seguridad de todos los habitantes del planeta y que cuente con la máxima transparencia por parte de todos los gobiernos nacionales para mitigar el cambio climático reduciendo la pérdida de biodiversidad y las distintas formas de contaminación.

“Tiene que producirse un cambio de paradigma en nuestra sociedad hacia la prevención y el respeto a los Derechos Humanos”, señaló Fernando Valladares, haciendo hincapié en la necesidad de llevar a cambio un cambio profundo de mentalidad como sociedad donde se priorice la prevención en lugar de la curación, un cambio que es una tarea de todos y cada uno los que formamos parte de la sociedad para no extinguirnos”, manifestó.

Asimismo, Valladares alertó del riesgo de que se disparen efectos en cascada por la temperatura, una de las “grandes amenazas” que se están viviendo en la actualidad. En su opinión, la salud está afectada en casi todos los aspectos referidos al ámbito físico y mental. “Evitar que la gente enferme no es un negocio”, manifestó.

Finalmente reivindicó que la ciencia y los científicos tengan un peso vinculante allá donde estén, “debemos de dejar de ser meros asesores para comenzar a cambiar cosas, pero para ello, insisto, es necesario ese cambio de paradigma hacia una sociedad que actué en favor de la prevención y el bien común”.

Por su parte, Santiago Vega, insistió en la importancia de introducir el enfoque ‘One health’ en todo porque el “One Health es absolutamente todo y tenemos que ser conscientes de ello”. Vega manifestó la necesidad de hacer más visible el problema al que se enfrenta la sociedad, porque hay que ser conscientes de lo que suceda para “poder formar a la gente y así abordarlo con determinación y conocimiento”.

“Estamos rompiendo la biodiversidad, hemos abierto la puerta para que salgan o para entrar nosotros en esos entornos naturales que antes se mantenían a salvo. A esto hay que sumar la globalización, la migración y los cambios en alimentación respecto a los animales silvestres. Solo ha salido un 1% de los virus que están escondidos, esto es un gran riesgo” recalcó.

En este sentido, el veterinario manifestó que los profesionales de la salud tienen que exigir a la administración que actúe, la sociedad civil es quién tiene que apretar y presionar. “Es responsabilidad de todos los que estamos aquí”, insistió, alineándose también con Fernando Valladares en lo que respecta a la importancia de la prevención, reclamando que hay que asumir ese enfoque porque “protege vidas y es más barato”.

En la misma línea, el director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas, Fernando Fariñas, resaltó también la importancia del enfoque transversal del 'One Health' y de llevar a cabo un abordaje multidisciplinar y activo para conseguir acciones efectivas. En este sentido, reclamó más atención por parte de las administraciones y los políticos, “quienes no quieren oír hablar de 'One Health'”, y reiteró la importancia de escuchar a los veterinarios, porque “en este tema son los que más aportan". “Sin ellos no hablamos de One Health sino de my Health”, afirmó.

Fariñas matizó que “solo hay una medicina y una salud” y que hay muchos factores que influyen en la salud de las personas por la influencia de los humanos en la biodiversidad y la alteración de la naturaleza. En esa línea puso de manifiesto que existen diferentes pandemias, como la falta de inmunidad, una pandemia que se ve agravada por circunstancias como la malnutrición, que es “una de las causas de inmunodepresión mayor". “Por ejemplo, a una persona malnutrida las vacunas no les hacen el miso efecto que a otras y eso pone en riesgo su vida, por ello, es absolutamente imprescindible una visión integradora, solo hay una medicina y una sola salud y 'One Health' es el pegamento que une todo”, explicó.

“No somos realmente conscientes de cómo alteramos la naturaleza y cómo perjudicamos la salud del planeta. Hoy los hongos matan más que la tuberculosis y hay casi 1,7 millones de virus potenciales, de los cuáles nos pueden infectar entre 600.000 y 800.000, a los cuáles les estamos dando la oportunidad de tener contacto con nosotros por esa invasión y destrucción de los biosistemas. Con la inacción actual frente al cambio climático estamos acelerando el curso de la aparición de nuevos agentes infecciosos con letalidad superior al 20% y os recuerdo que la tasa de letalidad del SARS CoV-2 es inferior al 2%, es decir, nos estamos asomando a un enorme riesgo”, apuntó.

Santiago Vega explicando los 10 puntos del decálogo 'One Health'

 

UN DECÁLOGO ‘ONE HEALTH’ CONSENSUADO POR MÉDICOS Y VETERINARIOS DE ESPAÑA

La mesa concluyó con un decálogo ‘One Health’ para prevenir futuras pandemias y cuidar de la Salud Global. Este decálogo ha sido consensuado por el Organización Médica Colegial de España y la Organización Colegial Veterinaria (OCV).

En el primer punto del decálogo se destaca que existe una relación muy estrecha entre el comercio internacional y las enfermedades emergentes, por lo que se apuesta por defender la consolidación de la idea de una sola salud global ‘One World, One Health’ que proteja a la vez ecosistemas, fauna, flora y humanos.

En el segundo punto, se advierte que el desarrollo económico de muchos países está haciendo que las personas invadan la vida silvestre. “A esto hay que sumar un elemento crucial, la cada vez más alta densidad de población humana y su movilidad sin precedentes que promueven infinidad de vías de contagio”, apuntan.

En tercer lugar, se indica que “las pandemias tienen lugar cuando abrimos brechas en la naturaleza de forma desbordada e incontrolada, como las que causan el comercio, la caza y el consumo de animales silvestres, la deforestación o la sobreexplotacion ganadera”. “Todo ello rompe el efecto protector de la biodiversidad y favorece el trasvase de patógenos”, apunta el decálogo.

Como cuarto punto, se aboga por cambiar el paradigma de actuación frente a las pandemias, porque “otras nuevas emergerán en el futuro”. Para ello, se requiere no solo más investigación en los laboratorios, sino también inventariar los potenciales virus emergentes y saber qué condiciones ambientales favorecen el salto de patógenos animales o vegetales a humanos.

En quinto lugar, se insiste en que la prevención de eventos de enfermedades, “en lugar de simplemente reaccionar ante ellos”, requiere la coordinación de los sectores de la vida silvestre, el medio ambiente, la salud humana, animal y vegetal. “La prevención siempre es preferible al control, porque limita activamente el impacto de la enfermedad”, se incide.

Como sexto punto, se insta reflexionar sobre qué gestión de los ecosistemas haremos para que el próximo agente infeccioso emerja lo más tarde posible, cómo fortaleceremos nuestros sistemas sanitarios y nuestra capacidad de reacción ante las pandemias del futuro y de qué forma abordaremos las crecientes desigualdades sociales y los efectos de la globalización y el cambio climático”, se explica en el decálogo.

Asimismo, el séptimo punto del decálogo apuesta por limitar la interacción entre especies domésticas y de éstas con el ser humano, sobre todo en ambientes estresantes (mercados de abasto, elevada densidad de animales, etc.). Así como por la adopción de estrictas medidas de bioseguridad en las explotaciones puede evitar el contacto directo entre los microorganismos que portan muchas especies domésticas y el propio ser humano.

“Se hace necesario cambiar hábitos y costumbres humanas. El consumo de productos como la sangre es tradicional en la gastronomía de los cinco continentes.  El consumo de especies silvestres también puede constituir un riesgo importante de contactar con agentes peligrosos, aunque el riesgo de generación de pandemias parece menor. Debemos limitar o reducir el consumo de algunas especies o la preparación de determinados platos culinarios”, se señala en el octavo punto del decálogo.

Otra de las medidas contempladas, en este caso en el punto nueve, es el establecimiento, mejora y refuerzo de los sistemas de vigilancia epidemiológica a nivel mundial. “Las últimas pandemias han puesto en evidencia la necesidad de contar con un sistema de vigilancia activa de agentes zoonóticos que vele por la seguridad de todos los habitantes del planeta y que cuente con la máxima transparencia por parte de todos los gobiernos nacionales”, se destaca. A este respecto, se subraya que es necesaria una acción coordinada de la Organización Mundial de Salud (OMS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) y los gobiernos, al objeto de adoptar mejores mecanismos de vigilancia, diagnóstico, alerta y actuación ante la aparición de una posible enfermedad potencialmente pandémica.

Por último, en el punto diez se hace hincapié en mantener el medio ambiente en buen estado (mitigando el cambio climático, reduciendo la pérdida de la biodiversidad y las distintas formas de contaminación) está entre las mejores inversiones q pueden hacerse en materia de salud. “El presupuesto sanitario dedicado a un enfoque ‘One Health’ debe aumentar significativamente”, concluyen.

Imagen de la mesa de debate ‘Cambio climático y cooperación sanitaria: una mirada crítica’ del IV Congreso de Cooperación Internacional

VOLVER ARRIBA