SÁBADO, 4 de julio 2020, actualizado a las 7:59

SÁB, 4/7/2020 | 7:59

PROFESIONALES

La salud de las tropas de EEUU, en manos de los veterinarios

El Departamento de Defensa de EEUU cuenta con la ayuda de científicos veterinarios para proteger a sus tropas desplegadas por todo el mundo ante enfermedades zoonóticas

Oficial veterinaria estadounidense vacunando una vaca durante un despliegue.
Oficial veterinaria estadounidense vacunando una vaca durante un despliegue.

La salud de las tropas de EEUU, en manos de los veterinarios

El Departamento de Defensa de EEUU cuenta con la ayuda de científicos veterinarios para proteger a sus tropas desplegadas por todo el mundo ante enfermedades zoonóticas

Jorge Jiménez - 01-04-2019 - 14:00 H

El Departamento de Defensa de los EEUU está ayudando a los investigadores veterinarios a predecir la aparición de virus zoonóticos altamente patógenos y evitar que se extiendan a los humanos. El objetivo de la investigación es prevenir que las enfermedades zoonóticas acaben afectando a las tropas norteamericanas desplegadas por todo el mundo.

En febrero la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa (DARPA por sus siglas en inglés) anunció un acuerdo con científicos de la Universidad de California-Davis, la Universidad de Idaho y la Universidad de Plymouth, en Inglaterra, para trabajar en el programa “Prevención de amenazas patógenas emergentes” (PREEMPT) de la agencia. DARPA ha destinado ya más de 9 millones de dólares (8 millones de euros) en apoyo para el programa durante los 3 años y medio que lleva en marcha.

Con las fuerzas militares de los Estados Unidos desplegándose en todo el mundo, el programa PREEMPT del Departamento de Defensa está diseñado para preservar la preparación militar, protegiendo a las tropas de las enfermedades infecciosas. En lugar de tratar directamente a las personas, el programa se centra en reservorios animales y vectores de insectos donde se originan los patógenos virales.

“En el proyecto PREEMPT el personal de investigación tiene que estudiar el escenario previo a la amenaza emergente e identificar las oportunidades para contener a los virus antes de que pongan en peligro a las personas”, señaló Brad Ringeisen, gerente de programas de la Agencia.

En este sentido, añadió Ringeisen, “necesitamos opciones proactivas para mantener a nuestras tropas y al país a salvo de la amenaza de enfermedades infecciosas emergentes”.

El equipo de investigación de PREEMPT, dirigido por el Instituto One Health en la Escuela de Medicina Veterinaria y el Centro de Medicina Comparada en la Escuela de Medicina y Veterinaria, ambas de la UC-Davis, concentrará sus esfuerzos en los virus de Lassa y Ébola. Ambos virus zoonóticos se consideran amenazas biológicas significativas para el personal militar desplegado, las comunidades locales en África occidental y central y la seguridad sanitaria mundial.

TAREA COMPLEJA

A pesar de la importante inversión de tiempo y recursos destinados para identificar cómo mutarán determinados virus para acabar afectando a los humanos, esta sigue siendo una tarea compleja, informan los investigadores. Por ello, se está prestando especial atención a cualquier tipo de brote zoonótico, y enfocando la labor científica a su contención mediante la vacunación de personas infectadas, entre otras medidas.

La primera fase del proyecto está en marcha en Sierra Leona. Los equipos de campo recolectarán y probarán muestras de ratas comunes africanas o Mastomys natalensis, un roedor local muy extendido y un reservorio conocido para el virus Lassa.

"PREEMPT se sumerge profundamente en el virus Lassa y su ecología", apuntó Brian Bird, investigador y coautor del proyecto quien, además, añadió que, tratan de entender “por qué una variante particular del virus se transmite concretamente a las personas".

En la segunda fase del programa, los investigadores diseñarán y probarán una nueva vacuna en colaboración con el Instituto Leibniz para Virología Experimental.

"Si podemos interrumpir la propagación de un virus dentro de una comunidad animal, ayudaremos a eliminar la amenaza de enfermedades animales que finalmente se extienden a los humanos", subrayó dijo Peter Barry, investigador principal y profesor emérito del Centro de Medicina Comparada UC-Davis.

El plan del equipo PREEMPT de usar el citomegalovirus, un virus común, para vacunar a los animales contra otros virus, como el virus Lassa y el virus del Ébola, es un resultado directo del trabajo iniciado por Peter Barry para desarrollar un modelo animal de citomegalovirus humano.

"Este tipo de colaboración interdisciplinar que se hizo posible a través del acuerdo de cooperación DARPA es de vital importancia a la hora de enfrentarnos a la naturaleza impredecible de las enfermedades zoonóticas”, destacó Michael Lairmore, decano de la Escuela de Medicina Veterinaria UC-Davis.

Además, Lairmore subrayó la relevancia del proyecto PREEMPT que “ejemplifica el nivel de innovación al que se puede llegar mediante el enfoque One Health, protegiendo vidas a escala mundial”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.