SÁBADO, 31 de octubre 2020, actualizado a las 23:49

SÁB, 31/10/2020 | 23:49

PROFESIONALES

Descubren la parte de la célula donde muta el virus de la gripe A

Un grupo de investigadores portugueses han localizado el compartimento celular en el que se produce la reordenación del genoma del virus de la gripe, el mecanismo que utiliza para generar nuevas cepas

Operarios trabajando durante un brote de gripe aviar en Hong Kong.
Operarios trabajando durante un brote de gripe aviar en Hong Kong.

Descubren la parte de la célula donde muta el virus de la gripe A

Un grupo de investigadores portugueses han localizado el compartimento celular en el que se produce la reordenación del genoma del virus de la gripe, el mecanismo que utiliza para generar nuevas cepas

Francisco Ramón López - 10-04-2019 - 13:00 H

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que las mutaciones de cepas de gripes animales, que permitan que se terminen transmitiendo a humanos, representan una de las principales amenazas de que se produzca una pandemia por esta enfermedad.

Recientes estudios destacan, en esta línea, que no solo los animales de abasto representan una amenaza de pandemia de gripe zoonótica, sino que también los animales de compañía —especialmente hurones— actúan como reservorio de esta enfermedad y son potenciales fuentes de nuevas cepas.

El virus de la gripe A, al que pertenece la gripe porcina y gripe aviar, es uno de los virus que más muta y, de hecho, forma nuevas cepas cada año. Estas cepas son el resultado de pequeñas variaciones que ocurren a nivel del genoma, lo que hace que el virus sea diferente y ya no sea reconocido por el sistema inmunológico.

Ahora, un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores portugueses del Instituto de Ciencia Gulbenkian, dirigido por la científica Maria João Amorim, ha descubierto dónde se ensamblan los genomas del virus de la gripe A dentro de las células infectadas. Los resultados se publicarán esta semana en la revista Nature Communications y podrían contribuir a terapias que prevengan o combatan nuevas cepas de este virus.

La mayoría de los virus, incluida la gripe A, solo puede multiplicarse dentro de las células del cuerpo que infecta, ya que necesita usar la maquinaria celular del huésped. Cuando se produce una infección, el virus entra en la célula y libera su material genético y algunas proteínas. Pero estos virus cuentan, además, con una peculiaridad inusual: su genoma está segmentado en ocho partes distintas.

Así, durante la multiplicación del virus, las ocho partes del material genético se replican muchas veces, por lo que la formación de nuevos virus requiere que estos ocho segmentos se unan en la misma partícula viral, lo que implica una selección muy precisa de miles de moléculas que se mezclan. El equipo ha descubierto dónde se realiza esta selección, algo que era desconocido hasta ahora.

El estudio del equipo de Amorim revela que la selección del material genético se realiza en compartimentos creados por los propios virus llamados inclusiones virales. Los investigadores encontraron que estos compartimentos no están delimitados por una membrana, como los orgánulos tradicionales en la célula.

En cambio, las inclusiones virales se separan del entorno mediante un proceso llamado separación de fase líquido-líquido, un proceso similar a lo que ocurre con el vinagre y el aceite de oliva cuando se colocan juntos. De esta manera, el material genético del virus se segrega y se limita a un espacio pequeño donde es más fácil ensamblar los conjuntos de ocho piezas que forman el genoma.

"Nuestros resultados allanan el camino para desarrollar terapias alternativas que podrían dirigirse a los mecanismos descubiertos: la formación del genoma, o al lugar donde se forma el genoma", señala Amorim, quien explica que "este trabajo es innovador porque es una de las observaciones iniciales que demuestra que las infecciones virales utilizan procesos de separación de fases".

La separación de fases, explican los investigadores, es un área de investigación de creciente interés, pues los cambios en este proceso son causa pero también consecuencia de muchas enfermedades, principalmente neurológicas. El trabajo publicado por el equipo portugués abre la puerta para investigar el papel que desempeña la separación de fases en las infecciones causadas por la gripe y otros microorganismos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.