MARTES, 10 de diciembre 2019, actualizado a las 7:07

MAR, 10/12/2019 | 7:07

PROFESIONALES

Condenan a veterinario que perdió un perro a indemnizar por daño moral

La Audiencia Provincial de las Palmas ha condenado al gerente de una clínica veterinaria a indemnizar con 2.892 euros por daño moral al propietario de un perro que se extravió y nunca fue encontrado

GALERIA
Sede de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Condenan a veterinario que perdió un perro a indemnizar por daño moral

La Audiencia Provincial de las Palmas ha condenado al gerente de una clínica veterinaria a indemnizar con 2.892 euros por daño moral al propietario de un perro que se extravió y nunca fue encontrado

Francisco Ramón López - 28-11-2019 - 14:21 H

La Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha aceptado el recurso del propietario de un perro que se perdió —sin poder ser nunca recuperado— cuando se encontraba bajo la responsabilidad del gerente de una clínica veterinaria, y ha estimado parcialmente la demanda interpuesta en la que se pedía una indemnización por daños morales.

Concretamente, el juez, en la sentencia a la que ha tenido acceso Animal’s Health, ha estimado que la indemnización final ascienda a 2.892 euros, 1.556 por los daños morales y 1.336 por intereses de mora procesal.

Esto se debe al tiempo transcurrido desde que se denunció la situación por primera vez el 6 de abril de 2018 en el juzgado de primera instancia nº3 de la localidad de San Bartólome de Trajana.

En ese primer juicio se desestimó la indemnización por daños morales, alegando que los animales de compañía son un bien económico. Por tanto, solamente se obligó al veterinario a pagar 1.100 euros por el coste estimado de la perra, de raza beagle y 18 meses de edad, y otros 234 por los gastos que tuvo que afrontar el propietario en su búsqueda.

Sin embargo, el juez de la Audiencia Provincial argumenta en la nueva sentencia que “no puede identificarse la pérdida de una mascota con un puro perjuicio patrimonial” y alega que los humanos generamos con los animales de compañía “una relación emocional” que, además, “reporta amplios beneficios psicológicos”.

“Naturalmente, la pérdida de una mascota mientras no sea recuperada produce una reacción en su dueño o cuidador provocando ansiedad, incertidumbre y, finalmente, sufrimiento”, insiste el juez en su sentencia.

En el texto legal, además, recuerda que ya existen “múltiples” sentencias que, “en casos de pérdida (generalmente por errores veterinarios) de mascotas establecen la pertinencia de la indemnización del daño moral”.

La sentencia admite que valorar este daño moral no siempre es fácil, pero apunta que en este caso los esfuerzos del dueño para encontrar a  su mascota evidencian “una importante relación afectiva” y, por tanto, “revela que el daño se ha producido”.

Además, la parte demandante aportó una prueba pericial psicológica que acreditaba un cuadro global y crónico de estrés postraumático en el propietario tras la muerte de su perra.

El informe atestiguaba que la sintomatología ansiosa y depresiva de este cuadro “ha interferido negativamente en gran parte de las áreas de su vida”, afectando a “su funcionamiento cotidiano.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.