MIÉRCOLES, 17 de julio 2019, actualizado a las 8:24

MIÉ, 17/7/2019 | 8:24

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Videojuegos para frenar brotes de enfermedades animales

Una novedosa investigación determina como la actitud de los ganaderos ante el riesgo de enfermedades animales afecta a la propagación y presenta un modelo, único en su género, para testar las estrategias de prevención y control de brotes

GALERIA

Videojuegos para frenar brotes de enfermedades animales

Una novedosa investigación determina como la actitud de los ganaderos ante el riesgo de enfermedades animales afecta a la propagación y presenta un modelo, único en su género, para testar las estrategias de prevención y control de brotes

Alfonso Neira de Urbina - 27-06-2019 - 14:59 H

El refuerzo de la bioseguridad está considerado como la mejor estrategia para reducir el impacto de los brotes de enfermedades infecciosas animales en la industria del porcino, seriamente amenazada por la peste porcina africana (PPA), y otros sectores ganaderos. Ahora, una nueva investigación de la Universidad de Vermont (UVM) ha determinado que, para el éxito de la bioseguridad y frenar la propagación, las tomas de decisiones humanas son fundamentales.

El estudio, publicado en Frontiers in Veterinary Science, es el primero de su género que incluye el comportamiento humano en la proyección de los brotes de enfermedades infecciosas, un elemento crítico, según los investigadores, que ha sido ignorado sistemáticamente en los modelos epidemiológicos anteriores.

Incorporar teorías sobre el cambios de comportamiento, comunicación y toma de decisiones económicas a los modelos predictivos de enfermedades facilita una descripción más precisa de cómo se desarrollan los brotes en el ‘mundo real’ y posibilita una mejor información sobre las estrategias de control y prevención de enfermedades animales.

"Nos hemos dado cuenta de que las decisiones humanas son fundamentales para esta imagen", ha señalado Gabriela Bucini, investigadora postdoctoral en la UVM y autora principal del estudio, quien ha detallado que "estamos hablando de enfermedades increíblemente virulentas que pueden transmitirse en pequeñas cantidades de piensos y estiércol. En última instancia, el control de estas enfermedades depende de las personas en el sistema de producción que deciden si invertir o no, así como cumplir con las prácticas de bioseguridad".

VIDEOJUEGOS PARA ENTENDER EL PAPEL HUMANO EN LOS BROTES

En su búsqueda por entender el papel del comportamiento humano en los brotes de enfermedades animales, los científicos diseñaron una serie de videojuegos en los que los jugadores asumían el rol de un granjero, concretamente de la industria porcina. Los investigadores pidieron a los ‘granjeros virtuales’ que tomasen decisiones de riesgo en diferentes situaciones.

Mediante la observación de cómo los jugadores respondían a varias amenazas de bioseguridad, los investigadores recopilaron información que utilizaron para simular la propagación del virus de la diarrea epidémica porcina, en un sistema regional de producción porcina, basado en “el mundo real”.

La investigación ha demostrado que la cantidad de cerdos que contrajeron la enfermedad dependía, de una manera clara, de la actitud de los productores ante el riesgo de contagio. Asimismo, un cambio relativamente ligero en la actitud puede tener un significativo impacto en la incidencia de la enfermedad animal.

Según los resultados del estudio, conseguir que solo el 10% de los ganaderos tome una posición más sólida sobre las medidas de bioseguridad, reduce la incidencia total de la enfermedad testada en un 19%. En cambio, tener la enfermedad bajo control requeriría que al menos el 40% cambiara su actitud, dando mayor importancia a la bioseguridad.

"Las actitudes de riesgo y las decisiones humanas que estamos incorporando en el modelo son realmente poderosas", ha explicado Scott Merrill, coautor del estudio.

"Si podemos cambiar la forma en que se comportan las personas, entonces tenemos la oportunidad de hacer algunos impactos dramáticos y evitar un brote devastador", ha matizado el investigador.

JUEGOS “SERIOS” PARA COMPRENDER SISTEMAS COMPLEJOS

Tanto Merril como Bucini forman parte de un equipo de investigadores del Laboratorio de Simulación y Juego Social Ecológico de la UVM, que está diseñando juegos “serios” interactivos y modelos computacionales para comprender sistemas complejos.

En el laboratorio, los investigadores ubican a los sujetos de investigación en un mundo virtual donde los científicos pueden monitorizar su comportamiento, un enfoque que puede ayudar a eliminar algunos de los sesgos que pueden presentar las encuestas tradicionales.

El modelo de brote se basa en datos derivados de los videojuegos de bioseguridad, que desvelaron que las personas se comportaron de manera diferente según el tipo de información que recibían y cómo se presentaba.

En uno de los videojuegos, a los jugadores se les dieron varios escenarios de riesgos diferentes y tuvieron que decidir si maximizar sus ganancias o minimizar sus riesgos. A Los jugadores se les presentó un escenario con un riesgo del 5% de que sus animales se enfermaran si ignoraban los protocolos de bioseguridad, que cumplían solo el 30% de las veces.

Sin embargo, cuando el nivel de riesgo se presentó visualmente como "bajo" en un indicador de amenaza con alguna incertidumbre incorporada, en lugar de numéricamente, los jugadores cumplieron con la medidas de bioseguridad el 80% de las veces.

"Una cosa tan simple como salir por la puerta equivocada del granero puede tener un gran impacto", ha explicado Merrill, quien ha concluido que "con los datos del juego, se pueden ver grandes diferencias en la dinámica económica y de la enfermedad a medida que cambiamos el tipo de información que entregamos y la forma en que se entrega".

  • GALERIA

    El videojuego diseñado por los científicos

  • GALERIA

    Escenario de riesgo bajo; 40% de los productores concienciados con el peligro

  • GALERIA

    Escenario de alto riesgo; 10% de los productores concienciados con el peligro

  • GALERIA

    Parte del equipo de investigadores que han estudiado la bioseguridad a través de la ciencias computacionales y los videojuegos

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.