DOMINGO, 1 de agosto 2021, actualizado a las 12:42

DOM, 1/8/2021 | 12:42

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Publican el Programa Nacional de vigilancia epidemiológica en jabalíes

El Ministerio de Agricultura ha publicado el Programa Nacional de Vigilancia Epidemiológica de peste porcina clásica, peste porcina africana y enfermedad de Aujeszky en poblaciones de jabalíes

Hembra de jabalí con crías.
Hembra de jabalí con crías.

Publican el Programa Nacional de vigilancia epidemiológica en jabalíes

El Ministerio de Agricultura ha publicado el Programa Nacional de Vigilancia Epidemiológica de peste porcina clásica, peste porcina africana y enfermedad de Aujeszky en poblaciones de jabalíes

Redacción - 25-01-2021 - 09:28 H

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado el Programa Nacional de Vigilancia Epidemiológica de peste porcina clásica, peste porcina africana y enfermedad de Aujeszky en poblaciones de jabalíes.

La peste porcina clásica (PPC), la peste porcina africana (PPA) y la enfermedad de Aujeszky (EA) son enfermedades de declaración obligatoria a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). Asimismo, estas cuatro enfermedades conllevan graves repercusiones económicas en un sector que, en España, contribuye de forma notable a la producción final ganadera.

La PPC está causada por un virus de la familia Flaviviridae, género Pestivirus, que se caracteriza por originar lesiones de carácter hemorrágico y de curso generalmente fatal en las formas agudas, afectando a animales de todas las edades.

En general, la PPC debe ser descartada ante cualquier caso que curse con cuadro hemorrágico o de sintomatología nerviosa. La mortalidad y morbilidad suelen ser muy elevadas, si bien también se han descrito cepas de menor virulencia que causan infecciones crónicas o leves, con importantes pérdidas de neonatos y alteraciones de la fertilidad.

Por su parte, la PPA es una enfermedad altamente contagiosa que está causada por un virus de la familia Asfarviridae, género Asfivirus, existiendo cepas que pueden provocar cuadros agudos o hiperagudos con niveles de mortalidad y morbilidad próximos al 100%, si bien otras cepas cursan con cuadros clínicos crónicos con menor mortalidad.

De forma similar a la PPC, origina lesiones hemorrágicas, pero no presenta sintomatología nerviosa.

La enfermedad de Aujeszky (EA) está producida por el herpesvirus porcino tipo I, cursando con cuadro clínico nervioso, respiratorio o reproductivo dependiendo de la cepa del virus, la edad del animal y la dosis infectiva.

La morbilidad y mortalidad en brotes epidémicos es muy alta, sobre todo en lechones y animales de cebo, causando fallo reproductivo en una alta proporción de hembras gestantes. La infección por este virus en mamíferos no suidos (excepto primates superiores y el hombre) resulta en cuadro nervioso mortal.

Por otra parte, un gran número de enfermedades víricas presentes en las poblaciones de cerdo doméstico se encuentran también en los jabalíes, y estos últimos pueden ser un reservorio de enfermedades, condicionando de esta forma la situación epidemiológica de los animales domésticos.

En ciertos países de la Unión Europea está documentada la relación epizootiológica entre la población salvaje de jabalíes y muchos de los focos de PPC. En cuanto a la PPA, el ciclo de infección entre las garrapatas del género Ornithodoros spp. y los cerdos salvajes africanos, con transmisión a los cerdos domésticos, permite mantener la enfermedad de forma endémica en extensas zonas de África Sub-sahariana. Por otro lado, la población de jabalíes ha jugado un papel principal en la diseminación de la PPA en Europa desde su entrada en 2007 desde Georgia.

Por último, en lo que respecta a la EA, el jabalí euroasiático (Sus scrofa) tiene un papel importante en la epidemiología de la misma. La situación epidemiológica del virus difiere entre zonas geográficas en paralelo con la demografía y los distintos aprovechamientos de las poblaciones de jabalí.

EL IMPORTANTE PAPEL DEL JABALÍ EN LA PESTE PORCINA AFRICANA

España en la actualidad tiene un estatus de país libre frente a la PPC y PPA. Este estatus sanitario debe mantenerse basándose en los criterios establecidos por el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE.

Dentro de estos requisitos, en el caso de la PPC, se encuentran los relativos a la demostración de que la población de cerdos salvajes de un país o una zona está libre de la enfermedad: se considera que la población de cerdos salvajes de un país está libre de PPC cuando la población de cerdos domésticos está libre de infección por PPC, no se ha vacunado la población de cerdos salvajes frente a este virus en los últimos 12 meses y se ejerce una vigilancia para determinar el estatus de la población de cerdos salvajes del país respecto de la enfermedad con resultados negativos (signos clínicos, virológico y serológico).

Si bien en el caso de la PPA existe la posibilidad de declarar un país libre de la enfermedad sin que exista un programa de vigilancia en animales silvestres, sí se especifica en el Manual de la OIE la necesidad de demostrar la ausencia de la enfermedad en animales salvajes.

El Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE señala que la declaración de un país o zona como libre o provisionalmente libre de la EA requiere la existencia de un programa de declaración de los casos de Aujeszky en cualquier especie susceptible.

Por lo tanto conviene aprovechar el esfuerzo de muestreo realizado en el marco del programa de vigilancia en jabalíes en España para realizar una vigilancia de la EA de tal forma que se pueda disponer de información anual sobre la evolución del área de distribución del virus de la EA (VEA) en jabalíes, así como de las tendencias temporales de la seroprevalencia observada. Ello permitirá además disponer de información complementaria necesaria para el buen desarrollo del programa de erradicación del VEA en cerdos doméstico.

Por todo ello, un programa de vigilancia frente a estas enfermedades en jabalíes es necesario, en primer lugar, para conocer el estatus epidemiológico de las mismos (en el caso del VEA), demostrar la ausencia de enfermedad o infección y garantizar el mantenimiento del estatus sanitario de España como zona libre de la enfermedad (en el caso de PPC y PPA) y, en segundo lugar, como sistema de detección de enfermedades exóticas o emergentes.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.