MARTES, 11 de agosto 2020, actualizado a las 12:21

MAR, 11/8/2020 | 12:21

POLÍTICA

Castilla y León flexibiliza la normativa contra tuberculosis bovina

La Junta de Castilla y León ha anunciado que modificará la orden que regula la lucha contra la tuberculosis bovina tras consensuar con el sector mejoras en el movimiento de animales entre ganaderías

Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León.
Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León.

Castilla y León flexibiliza la normativa contra tuberculosis bovina

La Junta de Castilla y León ha anunciado que modificará la orden que regula la lucha contra la tuberculosis bovina tras consensuar con el sector mejoras en el movimiento de animales entre ganaderías

Redacción - 31-01-2020 - 15:10 H

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha participado este viernes 31 de enero en la reunión en la que se ha formalizado un acuerdo entre la Consejería de Agricultura, las organizaciones agrarias, asociaciones de ganaderos y la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl) para facilitar la actividad y mejorar la rentabilidad de las explotaciones ganaderas, sometidas a una restrictiva normativa en materia de sanidad animal.

El acuerdo incluye una modificación de la Orden que regula la lucha contra la tuberculosis bovina en Castilla y León, centrada en acortar los plazos de restricción, limitar el número de pruebas a realizar y los animales objetos de dichas pruebas, siempre con las máximas garantías sanitarias.

Según ha destacado Fernández Mañueco, en Castilla y León “se están haciendo las cosas bien”, trabajando “intensamente” con todo el sector. Y ha indicado que en 10 años ha logrado reducir en dos tercios la presencia de tuberculosis bovina en la Comunidad (pasando del 4,16 al 1,43 % de las ganaderías). En la actualidad, el 98,6% de las granjas de vacuno de Castilla y León pueden mover libremente sus animales y exportar en Europa y fuera de Europa.

Durante los últimos meses, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha mantenido reuniones semanales con representantes de las organizaciones profesionales agrarias en las que también han participado científicos y técnicos especializados tanto en la enfermedad como en su transmisión entre ganado y animales silvestres.

Los aspectos fundamentales que se han consensuado en estas reuniones serán plasmados en una modificación de la Orden autonómica que regula la lucha frente a la enfermedad. Los cambios estarán centrados en el mecanismo de actuación en Ávila, Salamanca y Soria, dado que en el resto de provincias de Castilla y León ya se pueden realizar movimientos libres a cualquier cebadero en granjas que no han tenido cultivo microbiológico y que tienen historial de ejemplares libres de la enfermedad.

PROVINCIAS CON MENOS DE UN 1% DE TUBERCULOSIS

Adicionalmente, en las provincias de León, Burgos, Palencia, Segovia, Valladolid y Zamora, donde hay menos de un 1% de ganaderías con tuberculosis, se aplicará el protocolo de movimiento acordado a nivel nacional, en el que cumpliendo determinados requisitos, ante la detección de animales positivos se permite el movimiento libre a cualquier tipo de cebadero nacional.

Entre algunas de las principales novedades se encuentra que para poder hacer movimientos en explotaciones con positividad, a partir de enero de 2020 no será necesario realizar el saneamiento de todos los animales, sino solo de los animales objeto de traslado.

Asimismo, el nuevo acuerdo recoge que cuando un ganadero compre animales con origen en otras ganaderías de riesgo, en determinadas circunstancias, cuando se haya saneado en los seis meses anteriores y con posterioridad a la entrada de los animales de riesgo, solo se repetirán las pruebas de detección de tuberculosis en los animales concretos que hayan introducido de esos orígenes conflictivos.

Por último, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural se trasladarán al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tres reivindicaciones: la posibilidad de aumentar los baremos de indemnización ante el sacrificio de animales positivos; que las explotaciones positivas puedan tener movimiento libre a cualquier cebadero; y el poder permitir movimientos de entrada a explotaciones positivas en determinadas circunstancias.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.