MARTES, 20 de octubre 2020, actualizado a las 21:50

MAR, 20/10/2020 | 21:50

MASCOTAS

Las claves para que los caballos sobrelleven las altas temperaturas

Dadas las altas temperaturas, los expertos aconsejan una serie de pautas con el fin de evitar que los caballos puedan sufrir quemaduras, deshidratación o golpes de calor

Las claves para que los caballos sobrelleven las altas temperaturas

Las claves para que los caballos sobrelleven las altas temperaturas

Dadas las altas temperaturas, los expertos aconsejan una serie de pautas con el fin de evitar que los caballos puedan sufrir quemaduras, deshidratación o golpes de calor

Javier López Villajos - 28-08-2018 - 12:50 H

Cualquier esfuerzo que realice un caballo durante este tiempo, como por ejemplo si es fruto de un entrenamiento rutinario, pone en riesgo su bienestar al no prevenir los efectos que tiene el sol en el animal como la aparición de quemaduras, la deshidratación o los golpes de calor.

Por esa razón, los profesionales del Hospital Veterinario San Vicente de Alicante señalan que “el consumo de agua y electrolitos es fundamental para garantizar que el caballo está soportando correctamente las altas temperaturas”.

RIESGOS A TENER EN CUENTA

El exceso de sudor en el caballo puede derivar en la pérdida de electrolitos que a su vez puede generar diferentes alteraciones en el bienestar del animal, señalan los profesionales.

En caso de sufrir una deshidratación, las pulsaciones del caballo aumentarán al igual que su frecuencia respiratoria. Otro de los síntomas es que las mucosas de su boca aparecerán secas. Por último, tendrá la fiebre y si la temperatura del animal ronda entre los 40’5 y 41ºC, no sólo pueden dañarse sus tejidos sino morir, estiman los expertos.

MEDIDAS PREVENTIVAS 

Por estas razones, los profesionales recomiendan administrar sales a los caballos, tanto solubles como piedras de sal, para su ingesta. Otra opción es remojar el forraje o que el caballo pueda acceder a pasto fresco.

También es importante asegurarse de que el caballo beba una media de entre 25 y 75 litros de agua al día.

Con todo, el animal también puede recibir baños de agua fría con los que bajar su temperatura pero los expertos advierten que se debe tener precaución con la grupa o la parte posterior de los cuartos traseros del caballo, ya que, dada su sensibilidad, puede generar espasmos musculares. Por ello, recomiendan centrar los esfuerzos en las extremidades y las zonas venosas más cercanas a la superficie del cuello, el bajo vientre y la zona inguinal. Tras el baño, el animal puede secarse en una zona de sombra o ventilada, al resguardo de árboles o de su propio establo. 

Esta información es meramente orientativa. En Animal’s Health, le recordamos que, ante cualquier duda, lo mejor es que lleve a su mascota al veterinario. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.