SÁBADO, 23 de enero 2021, actualizado a las 14:37

SÁB, 23/1/2021 | 14:37

MASCOTAS

España, ¿un paso más cerca de una ley estatal de bienestar animal?

Este 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de los Animales, una materia en la que España ha avanzado en los últimos años y ya cuenta con un Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal nacional

España continúa un año más sin una ley estatal de bienestar animal.
España continúa un año más sin una ley estatal de bienestar animal.

España, ¿un paso más cerca de una ley estatal de bienestar animal?

Este 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de los Animales, una materia en la que España ha avanzado en los últimos años y ya cuenta con un Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal nacional

Redacción - 10-12-2020 - 00:00 H

Como cada 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de los Animales, que este año coincide con la pandemia de Covid-19 aún latente. Una pandemia durante la cual, los animales han demostrado ser fieles aliados de los españoles que durante varios meses han tenido que confinarse en sus casas, para evitar el contagio del nuevo virus.

Pasar más tiempo con los animales de compañía quizá haya ayudado a estrechar los vínculos entre mascota y persona, reforzando la idea de que los animales son cada vez considerados como uno más de la familia.

Precisamente por ello, la sociedad actual se muestra cada vez más concienciada con el bienestar de los animales, con los derechos y con la protección de los mismos, algo cada vez tenido más en cuenta desde las diferentes administraciones y partidos políticos.

En Este sentido, en España, el Gobierno ha anunciado recientemente que el Ministerio de Derechos Sociales y el Ministerio de Justicia trabajan en una reforma del Código Penal y del Código Civil en materia de protección animal; y el Ejecutivo ha comenzado ya a tramitar el Anteproyecto de Ley de Bienestar Animal nacional.

No obstante, aún se desconoce para cuándo se aprobarán las reformas y la nueva ley, por lo tanto, España continúa sin una ley estatal de bienestar animal un año más.

Mientras todo esto se hace efectivo, Amparo Requena Marqués, especialista en derecho animal y jurisdicción de menores y presidenta de la Sección de Derecho Animal del Colegio de Abogados de Valencia, ha destacado en un reciente artículo las contradicciones, ambigüedades y falta de concreción de las leyes de protección animal en España.

LAS LEYES AUTONÓMICAS DE PROTECCIÓN ANIMAL

Y es que, indica, mientras se desarrolla una ley estatal de protección animal, “se están modificando muchas de las 19 leyes autonómicas o creando nuevas leyes de protección animal y a su vez, redactando innumerables ordenanzas municipales y pese al interés por parte de las administraciones de recoger mejoras en la protección y bienestar animal, no siempre lo están consiguiendo”.

“Analizando las nuevas propuestas normativas que se están llevando a cabo nos encontramos con conceptos que no acaban de concretarse, dejan ambigüedades nada recomendables, se observan contradicciones, restricciones que poco o nada favorecen a la protección real de los animales, o conceptos que aún no quedan recogidos, y que son imprescindibles para resolver importantes problemas que surgen en el día a día en materia de protección animal”, explica en su artículo.

Así, entre otras, apunta al ‘sacrificio 0’ sobre el que indica que “no puede ser nunca una causa justificada la ejecución de animales abandonados sanos o con enfermedades o lesiones que tengan tratamiento”.

“Este concepto, que imprescindiblemente tiene que ir acompañado de un control riguroso de la cría, la venta ilegal y la esterilización de los animales para que sea viable, tiene que necesariamente recogerse de una manera clara, detallada y cerrada; de lo contario, bajo la apariencia del sacrificio 0, se dejan puertas abiertas y puede ser un coladero de casos cuando se autoriza el sacrificio “por razones de sanidad animal, seguridad de las personas o animales u otras causas debidamente justificadas”, indica.

Además, la abogada apunta que, “lamentablemente  bajo estas excepciones amplias, se corre el peligro de que se acaben eliminando animales sin las garantías de un verdadero sacrificio 0, algo muy grave y difícilmente controlable”.

POLICÍA ESPECIALIZADA CONTRA EL MALTRATO ANIMAL

Por otro lado, respecto a las tasas por tenencia de animales se muestra en desacuerdo con este gravamen que ya han impuesto ayuntamientos como el Zamora —aunque excluyó del pago de este impuesto a perros guía y adoptados—.

Asimismo, Requena propone la creación de unidades policiales especializadas para lo que urge a formar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. “Es absolutamente necesario por el aumento exponencial de asuntos relacionados con la protección animal que las nuevas leyes incluyan la creación de policía formada específicamente”, afirma.

A lo largo de su artículo, la abogada critica la duplicidad de regulación de muchas ordenanzas municipales sobre tenencia de animales, que recogen literalmente articulado de normativa de rango superior.

“Esto es algo absolutamente innecesario porque el fin de las ordenanzas es desarrollar, adecuando a las necesidades de cada municipio lo que establecen la legislación de manera genérica, por lo que carece de sentido que la propia ordenanza establezca de manera literal lo ya regulado sin más”, explica.

Por último, a modo de conclusión, Requena califica de “imprescindible” que, a la hora de redactar cambios normativos u ordenanzas municipales, las administraciones, cuenten con todos los medios que tienen a su alcance para formarse e informarse  y adecuar esas mejoras a la realidad y a las necesidades del momento.

“Modificar normativa no es sencillo, requiere de mucho esfuerzo y de largos procesos de tramitación, por lo que una vez se decide realizar el cambio, es necesario  asesorarse a través de todas las herramientas de que dispongan”, asegura, e indica que “debe ir acompañada de herramientas y dotaciones presupuestarias para que la nueva normativa pueda desarrollarse y aplicarse. De nada sirve tener buenas leyes si no pueden aplicarse por falta de medios”.