DOMINGO, 25 de julio 2021, actualizado a las 8:51

DOM, 25/7/2021 | 8:51

ANIMALADAS

El contacto físico con mascotas ha salvado vidas durante el confinamiento

Los animales de compañía han ayudado a sobrellevar el confinamiento por la Covid-19 a sus titulares, paliando la falta de contacto entre humanos, una situación que puede poner en peligro la vida de quien la sufre

El contacto físico con mascotas ha salvado vidas durante el confinamiento

El contacto físico con mascotas ha salvado vidas durante el confinamiento

Los animales de compañía han ayudado a sobrellevar el confinamiento por la Covid-19 a sus titulares, paliando la falta de contacto entre humanos, una situación que puede poner en peligro la vida de quien la sufre

Redacción - 01-12-2020 - 18:23 H

Las restricciones, la pérdida de empleos y el aislamiento social han sido los sellos distintivos de 2020 a medida que la Covid-19 refuerza su control sobre el mundo, no solo infectando a millones de personas y dejando un número creciente de muertos, sino también negando a los humanos el sentido más básico: el tacto.

En ausencia de contacto de entre personas, en millones de hogares en todo el mundo, los animales han entrado en la vida de muchas personas, brindando la comodidad que tanto necesitan a través de abrazos, palmaditas y una presencia física constante.

Ahora, un nuevo estudio publicado por investigadores de la Universidad de Australia del Sur señala el papel que han desempeñado las mascotas para salvar vidas en 2020 y por qué los gobiernos deben sentarse y tomar nota.

El artículo del Journal of Behavioral Economics for Policy (JBEP) describe cómo las mascotas tienen un papel crucial que desempeñar en una era en la que la falta de contacto entre humanos puede poner en peligro vidas.

La autora principal, Janette Young, señala que el contacto físico es un sentido que se ha dado por sentado, incluso pasado por alto, hasta que la Covid-19 visitó nuestra puerta a principios de este año.

"En un año en el que el contacto humano ha sido tan limitado y las personas han sido privadas del contacto, los impactos en la salud de nuestra calidad de vida han sido enormes", advierte Young.

"Para llenar el vacío de la soledad y proporcionar un amortiguador contra el estrés, ha habido un aumento global de personas que adoptan perros y gatos de los refugios de animales durante los confinamientos. Los criadores también se han visto inundados, con demandas de cachorros que cuadriplican algunas listas de espera", asegura la investigadora.

MÁS DE LA MITAD DE LA POBLACIÓN MUNDIAL COMPARTE SU VIDA CON UNA MASCOTA

El gasto en mascotas ya estaba alcanzando niveles récord, superando los 13 mil millones de dólares en Australia y los 260 mil millones de dolares a nivel mundial en 2020, cifras que seguramente serán superadas.

Se estima que más de la mitad de la población mundial comparte su vida con una o más mascotas. Los beneficios para la salud humana se han documentado ampliamente, pero existen pocos datos sobre los beneficios específicos que las mascotas aportan a los humanos en términos de contacto.

"Las mascotas parecen ser particularmente importantes cuando las personas están socialmente aisladas o excluidas, ya que brindan comodidad, compañía y un sentido de autoestima", señala Young.

"El tacto es un sentido poco estudiado, pero la evidencia existente indica que es crucial para el crecimiento, el desarrollo y la salud, así como para reducir los niveles de la hormona del estrés cortisol en el cuerpo. También se cree que el tacto puede ser particularmente importante para las personas mayores cuando otros sentidos decaen", explica la investigadora.

Precisamente, respecto a los beneficios que reportan los animales para las personas mayores, la compañía veterinaria Ceva Salud Animal apoya la iniciativa pionera TERPTA, que tiene el objetivo de lograr que las personas de más edad, al ser ingresadas en residencias, no tengan que separarse de sus mascotas.

Para ello, desde TERPTA se llega a acuerdos con las residencias de mayores para que proporcionen espacio en sus instalaciones a los animales de las personas que cuidan. Así, una vez se obtiene el consentimiento del centro, la organización construye un edificio estilo chalet, en el que se alojan los perros y gatos de los ancianos,  sin coste alguno para los titulares de los animales.

EL 90% DE LAS PERSONAS SE RELAJA AL ACARICIAR A SUS ANIMALES DE COMPAÑÍA

Durante el estudio se entrevistó a 32 personas de las que más del 90% aseguró que tocar a sus mascotas los consoló y relajó, y las mascotas también parecieron necesitarlo. Asimismo, los investigadores descubrieron que los perros y los gatos tocaban a sus propietarios cuando estos últimos estaban angustiados, tristes o traumatizados.

Muchas personas hicieron referencia a la capacidad innata de las mascotas para simplemente "saber" cuando sus titulares no se sentían bien y para querer acercarse físicamente a ellos.

"La retroalimentación que recibimos fue que las mascotas mismas parecen disfrutar de la interacción táctil tanto como los humanos", explica la investigadora.

No solo perros y gatos. Los entrevistados mencionaron aves, ovejas, caballos e incluso reptiles que corresponden al tacto.

"Los animales, como las personas, conviven con otros ejemplares, con intereses, estilos y preferencias individuales. Aunque culturalmente, los animales no son vistos como 'humanos', si son vistos como individuos con gustos y aversiones”, indica.

En la era del Covid-19, el distanciamiento social, los bloqueos repentinos y la agitación social, los animales de compañía pueden ser los únicos seres vivos que muchas personas pueden tocar sin correr riesgos.

"Los humanos tienen una necesidad innata de conectarse con los demás, pero en ausencia del contacto humano, las mascotas están ayudando a llenar este vacío. Deben ser consideradas desde el punto de vista político, para ayudar a mitigar algunos de los factores estresantes mentales y físicos que las personas están experimentando durante este tiempo ", asegura la investigadora.

Young indica que los hospitales y las instalaciones para el cuidado de personas mayores deberían fomentar las conexiones de mascotas con los residentes.

"El cuidado residencial para ancianos aún debe reconocer el valor de las relaciones entre humanos y animales. Si hubiera más mascotas viviendo con sus dueños las residencias de mayores cuando se aplicaron las restricciones del Covid-19, podrían haber ayudado enormemente a la gente", concluye.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.