MARTES, 16 de abril 2024

MAR, 16/4/2024

MASCOTAS

Demuestran los beneficios clínicos de la intervención quirúrgica en perros con rotura del ligamento cruzado craneal

Un nuevo estudio ha revelado que el tratamiento quirúrgico de las roturas del ligamento cruzado craneal en perros produce mejores resultados para reducir la cojera en comparación con el tratamiento no quirúrgico

Los rottweiler son una de las razas más afectadas por la rotura del ligamento cruzado.
Los rottweiler son una de las razas más afectadas por la rotura del ligamento cruzado.

Demuestran los beneficios clínicos de la intervención quirúrgica en perros con rotura del ligamento cruzado craneal

Un nuevo estudio ha revelado que el tratamiento quirúrgico de las roturas del ligamento cruzado craneal en perros produce mejores resultados para reducir la cojera en comparación con el tratamiento no quirúrgico

Francisco Ramón López - 18-03-2024 - 10:19 H - min.

Un nuevo estudio del Royal Veterinary College (RVC) ha revelado que el tratamiento quirúrgico de las roturas del ligamento cruzado craneal (LCC) en perros produce mejores resultados para reducir la cojera en comparación con el tratamiento no quirúrgico.

El estudio demostró beneficios clínicos sustanciales después del tratamiento quirúrgico del LCC, con una reducción de la cojera a corto plazo en una cuarta parte y de la cojera a largo plazo en un tercio. Los hallazgos del estudio proporcionan una sólida base de evidencia para que los veterinarios y los propietarios decidan cuál es el tratamiento más adecuado para la rotura del LCC en perros.

Investigaciones anteriores de RVC VetCompass habían informado que la ruptura del LCC afecta aproximadamente a 1 de cada 180 perros y que los rottweilers, bichón frisé, West Highland white terriers y golden retrievers tienen mayor riesgo de ruptura del LCC, siendo los perros más comúnmente afectados en la mediana edad.

La toma de decisiones sobre el tratamiento de las roturas del LCC a menudo depende de decidir entre un tratamiento quirúrgico y no quirúrgico. Sin embargo, hasta ahora, la evidencia que compara los resultados clínicos entre el manejo quirúrgico y no quirúrgico en perros ha sido limitada. Los estudios observacionales anteriores se limitaron a informar sobre asociaciones que pueden generar confusión en lugar de mostrar el vínculo causal más verdadero entre el tratamiento y el resultado.

Para llenar estos vacíos de datos, este nuevo estudio midió los resultados clínicos después del tratamiento quirúrgico versus no quirúrgico para la ruptura del LCC para informar sobre la cojera a corto y largo plazo, así como el uso de medicamentos recetados para aliviar el dolor. Estos datos se analizaron utilizando nuevos métodos de inferencia causal y demostraron un vínculo causal sustancial entre recibir tratamiento quirúrgico y mejores resultados.

Dirigido por el programa VetCompass del RVC y respaldado por un premio de Dogs Trust, el estudio se basó en registros clínicos anónimos de más de 2 millones de perros bajo atención veterinaria de primera opinión en el Reino Unido en 2019.

Este estudio aplicó métodos de inferencia causal al análisis de muestras aleatorias de 815 perros con rotura del LCC de edades comprendidas entre 1,5 y 12 años para replicar un ensayo clínico aleatorio y explorar el impacto de los diferentes métodos de tratamiento. Al equilibrar las partes del estudio con variables como la edad, la raza y el peso corporal, los investigadores compararon los resultados de los perros que recibieron tratamiento quirúrgico para las roturas del LCC con los de los que fueron tratados de forma no quirúrgica.  

Los resultados mostraron que los perros tratados quirúrgicamente tenían un 25,7% menos de probabilidades de mostrar cojera a corto plazo 3 meses después del diagnóstico y un 31,7% menos de probabilidades de mostrar cojera a largo plazo a los 12 meses después del diagnóstico que los perros tratados de forma no quirúrgica.

Los perros tratados quirúrgicamente tenían un 38,9% menos de probabilidades de recibir una receta para aliviar el dolor a los 3 meses después del diagnóstico, un 34,1% menos de probabilidades a los 6 meses y un 32,7% menos de probabilidades a los 12 meses que los perros tratados de forma no quirúrgica. Estos hallazgos también demuestran de manera similar un menor dolor a largo plazo en perros tratados quirúrgicamente.

“Este estudio utilizó un enfoque nuevo e interesante que nos permitió determinar la causa en lugar de limitarnos a la asociación. A menudo se considera que el tratamiento quirúrgico de la rotura del LCC proporciona mejores resultados que el tratamiento no quirúrgico, pero este estudio ahora proporciona una base de evidencia que respalda esto. Si bien el tratamiento quirúrgico puede no siempre ser factible para algunos perros, los hallazgos permiten a los veterinarios cuantificar el beneficio en sus conversaciones con los dueños”, destaca Camilla Pegram, estudiante de doctorado de VetCompass en RVC y autora principal del estudio.

VOLVER ARRIBA