LUNES, 25 de mayo 2020, actualizado a las 9:26

LUN, 25/5/2020 | 9:26

ANIMALADAS

Entierra vivo a su perro por llevarse mal con su gato

Un hombre de Massachusetts está acusado de crueldad animal por enterrar vivo a su perro, alegando que éste no se llevaba bien con su gato y no pudo encontrarle un nuevo hogar. Pese a su rescate y debido a las graves lesiones que sufrió, el animal tuvo que ser sacrificado

Entierra vivo a su perro por llevarse mal con su gato

Entierra vivo a su perro por llevarse mal con su gato

Un hombre de Massachusetts está acusado de crueldad animal por enterrar vivo a su perro, alegando que éste no se llevaba bien con su gato y no pudo encontrarle un nuevo hogar. Pese a su rescate y debido a las graves lesiones que sufrió, el animal tuvo que ser sacrificado

Javier López Villajos - 13-09-2018 - 10:30 H

Un joven de 24 años llamado Richard Piquard, residente en el condado de Northbridge, en el estado norteamericano de Massachusetts, sepultó vivo a su perro porque supuestamente el animal no se llevaba bien con su otra mascota, un gato, y no consiguió encontrarle otro hogar al perro. Pese al rescate, las lesiones que sufrió el animal eran tan graves que finalmente tuvo que ser sacrificado, según informa el portal Sipse.com.

De acuerdo con un informe de la policía, Piquard aseguró que el animal estaba muerto cuando lo enterró. Sin embargo, los fiscales señalaron que el perro, de raza Shih Tzu y llamado Chico, fue hallado con vida en una tumba poco profunda. El animal tenía un disco del cuello dislocado por lo que no podía mover la cabeza ni levantarse hasta que, tras una visita al veterinario, fue sacrificado para evitarle más sufrimiento. 

La mujer que encontró al perro, Kaley Belanger, explicó al diario Worcester Telegram & Gazette, que Chico, de 18 años, pertenecía a un chico llamado Álex que lo dejó al cuidado de Piquard. Tras encontrarse con el rechazo de su exnovia para quedárse al perro, Piquard decidió enterrarlo vivo en un bosque tras la casa, poniendo una gran piedra como marca, para deshacerse del animal ya que, según Piquard, el perro se llevaba mal con su gato y no tenía otro lugar al que llevarle.

Piquard se enfrenta a una serie de juicios con cargos por crueldad animal en el Tribunal de Distrito de Uxbridge, en Massachusetts. Del primero de estos juicios salió en libertad tras pagar una fianza de 1.000 dólares aunque tiene que comparecer en otro el 26 de octubre.

“En mis 41 años de servicio, nunca había visto algo así”, afirmó el director de la Policía Local, Walter Warchol, señalando que “hemos visto otras formas de maltrato animal pero enterrar uno con vida está fuera de lo esperado”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.