MARTES, 24 de noviembre 2020, actualizado a las 21:17

MAR, 24/11/2020 | 21:17

ANIMALADAS

Condenado a realizar trabajos comunitarios por matar a seis pingüinos

Un juzgado australiano condena a Joshua Leigh Jeffrey a realizar 98 horas de trabajos comunitarios tras matar a golpes a seis pingüinos. Con todo, se le ha añadido una pena de prisión de dos meses que cumplirá si reincidiera con otro delito en un año.

Ejemplar del pingüino azul. Imagen: Julie Larsen Maher
Ejemplar del pingüino azul. Imagen: Julie Larsen Maher

Condenado a realizar trabajos comunitarios por matar a seis pingüinos

Un juzgado australiano condena a Joshua Leigh Jeffrey a realizar 98 horas de trabajos comunitarios tras matar a golpes a seis pingüinos. Con todo, se le ha añadido una pena de prisión de dos meses que cumplirá si reincidiera con otro delito en un año.

Javier López Villajos - 16-10-2018 - 12:30 H

Tras una primera pena impuesta, un juzgado australiano ha decidido doblar el número de horas de trabajos comunitarios que Joshua Leigh Jeffrey tendrá que realizar tras apalear, junto a otra persona, a seis pingüinos hasta la muerte. Sobre él también pesa una condena de prisión de dos meses que cumpliría si volviera a cometer un delito en un año, según recoge El Confidencial.

El caso se remonta a 2016 cuando Jeffrey y otra persona decidieron apalear a seis pingüinos en Sulphur Creek, una zona de la isla de Tasmania, al sur de Australia. En julio de ese mismo año, un juzgado revisó la causa y, pese a definir los hechos como un “acto despiadado” dada la vulnerabilidad de los pingüinos, sólo dictaminó para este delito de crueldad animal una pena de 49 horas de servicios comunitarias, además de pagar las costas del juicio, valoradas en 82 dólares.

Dado que Jeffrey seguía negando su culpabilidad y no mostraba arrepentimiento ya que cometió los hechos estando supuestamente ebrio, la Fiscalía decidió recurrir y ahora un juzgado de apelación, presidido por la magistrada Tamara Jago, ha decidido doblar la pena, es decir, que el supuesto autor de los hechos tendrá que cumplir 98 horas de servicios comunitarios. Además, se le impone una sanción de dos meses de cárcel pero la deja en suspenso ya que solo tendrá que cumplirla en caso de cometer otro durante los próximos doce meses.

Tanto los grupos animalistas como los ciudadanos consideran que esta condena es insuficiente, reivindicando que se le imponga la pena máxima por crueldad animal contemplada en la legislación de Tasmania: cinco años de prisión o una multa de más de 30.000 dólares.

Es por ello, que se ha abierto una petición en Change.org, dirigida a Will Hodgman, Primer Ministro de Australia, para que se le aplique una sentencia considerada por algunos como “la apropiada” con el fin de disuadir a otros de cometer este tipo de delito contra los animales. Esta petición ya ha superado las 100.000 firmas. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.