DOMINGO, 25 de julio 2021, actualizado a las 5:26

DOM, 25/7/2021 | 5:26

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Almería está libre de brucelosis tras “décadas de trabajo incansable”

El Colegio de Veterinarios de Almería ha destacado la labor conjunta de veterinarios y ganaderos para conseguir que la provincia esté libre de brucelosis ovina y caprina

Yasmina Domínguez, presidenta del Colegio de Veterinarios de Almería, durante una visita a una granja.
Yasmina Domínguez, presidenta del Colegio de Veterinarios de Almería, durante una visita a una granja.

Almería está libre de brucelosis tras “décadas de trabajo incansable”

El Colegio de Veterinarios de Almería ha destacado la labor conjunta de veterinarios y ganaderos para conseguir que la provincia esté libre de brucelosis ovina y caprina

Redacción - 09-03-2021 - 14:30 H

La provincia de Almería cuenta con más de 150.000 cabezas de caprino y con más 180.000 de ovino, de las que viven muchas familias que dinamizan nuestro medio rural. El pasado mes de de febrero, Animal’s Health adelantaba que Europa había declarado libres de brucelosis ovina y caprina las últimas provincias de España, entre ellas Almería.

El 4 de marzo se plasmó la decisión en el Diario Oficial de la Unión Europea, que publicaba el documento en el que se incluía a la provincia de Almería, junto a la de Málaga, Jaen y Granada entre los Territorios Oficialmente Libres de Brucelosis (Brucella melitensis).

La brucelosis, conocida popularmente como Fiebre de Malta, es una enfermedad contagiosa del ganado que tiene importantes consecuencias económicas. De origen bacteriano, afecta a los bovinos, porcinos, ovinos, caprinos, equinos y perros.

También puede infectar a otros rumiantes, algunos mamíferos marinos y al ser humano. En la oveja y cabra produce principalmente aborto y otros trastornos de la reproducción, mientras que en el ser humano es una peligrosa enfermedad que cursa con fiebre intermitente, dolor de cabeza, debilidad, sudor abundante, escalofríos y pérdida de peso, pudiendo afectar a órganos vitales y puede dejar secuelas importantes.

“Si bien en los últimos años, gracias a la intensificación de los programas veterinarios de control, se había convertido más en una enfermedad profesional de veterinarios, personal de laboratorio y ganaderos, por mantener un contacto más intenso con el ganado, el consumo de leche contaminada no tratada o quesos procedentes de leche de animales enfermos no controlados sanitariamente ha supuesto uno de los grandes riesgos para la salud de las personas en nuestro país hasta mediados de los noventa, cuando el éxito del trabajo del colectivo veterinario y la implicación del sector ganadero empieza a dar sus frutos”, comenta Yasmina Domínguez, presidenta del Colegio Oficial de Veterinarios (COLVET) de Almería.

Sin embargo, quedaba pendiente de erradicar en los últimos rebaños afectados, especialmente en la geografía almeriense, y conseguir así que la Unión Europea certificara este triunfo, tan importante para el futuro de los ganaderos, la industria cárnica y la láctea.

SATISFACCIÓN EN LA PROFESIÓN VETERINARIA

“Estamos de enhorabuena y, orgullosa, quiero felicitar en primer lugar al sector ganadero, por su implicación y profesionalidad en la lucha contra esta enfermedad. Han sido décadas de trabajo incansable, de vacunación y de pruebas serológicas, pero aquí está el resultado. A las administraciones implicadas, en especial a la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Junta de Andalucía, y su red de oficinas comarcales y laboratorios, por su apuesta firme por conseguir el mejor estado sanitario de nuestra ganadería, con la enorme repercusión que esto tiene en la salud de las personas”, celebra Domínguez.

El Colegio asegura que el control y erradicación de la brucelosis es un ejemplo más del acierto del enfoque multisectorial, ‘One Health’, a la hora de conseguir la inocuidad de los alimentos y el control de las enfermedades transmisibles entre animales y humanos.

“La prevención, la detección de brotes de zoonosis como la Brucelosis o los problemas de inocuidad de los alimentos y responder ante ellos nos exige a todos trabajar en equipo, desde el veterinario a pie de explotación, pasando por el control oficial de la ganadería y la industria alimentaria y por los laboratorios, hasta el profesional de la medicina humana y la epidemiología”, subraya la presidenta.

Domínguez defiende también que la versatilidad de los profesionales de la veterinaria “es impresionante”. “Felicito a los veterinarios de explotación y a aquellos integrados en las tres asociaciones de defensa sanitaria ganadera de rumiantes de nuestra provincia, por su esfuerzo a lo largo de los años en la identificación, vacunación y toma de muestras”, ha añadido.

Asimismo, señala que no se puede olvidar al personal de la red oficial de laboratorios, por su “destreza y encomiable labor a la hora de procesar y obtener los resultados de miles y miles de muestras a lo largo de las últimas décadas”.

“Por último, a los veterinarios oficiales que desarrollan su labor en la Delegación Territorial y en alguna de las seis oficinas comarcales agrarias de nuestra provincia, por su esfuerzo a la hora de calificar sanitariamente las explotaciones de su ámbito, de tomar muestras de sangre y de tejidos, de supervisar la limpieza y desinfección de los establos afectados. Enhorabuena y continuad trabajando, atentos a los nuevos desafíos de la sanidad animal en el primer eslabón de la cadena alimentaria, la granja”, concluye la presidenta del Colegio.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.