DOMINGO, 9 de agosto 2020, actualizado a las 7:28

DOM, 9/8/2020 | 7:28

PROFESIONALES

Veterinario con Lyssavirus: “No sé si la profilaxis funcionará”

El veterinario italiano infectado con Lyssavirus del murciélago del Cáucaso occidental tras la mordedura de un gato comparte su testimonio de este caso único en el mundo

Cuatro personas fueron infectadas con lyssavirus del murciélago del Cáucaso occidental por la mordedura de un gato, incluido el veterinario que lo atendió.
Cuatro personas fueron infectadas con lyssavirus del murciélago del Cáucaso occidental por la mordedura de un gato, incluido el veterinario que lo atendió.

Veterinario con Lyssavirus: “No sé si la profilaxis funcionará”

El veterinario italiano infectado con Lyssavirus del murciélago del Cáucaso occidental tras la mordedura de un gato comparte su testimonio de este caso único en el mundo

Redacción - 08-07-2020 - 08:50 H

Recientemente, las autoridades italianas notificaron que cuatro personas del entorno de un gato, entre las que se encontraba el veterinario Paolo Barneschi que lo atendió, se infectaron con el Lyssavirus del murciélago del Cáucaso occidental. Este virus es del mismo género que el de la rabia y los veterinarios italianos explicaron que el félido murió como consecuencia de la infección pero que se trataba de “un caso muy raro”. La gran novedad era que el patógeno no se había detectado nunca fuera del Cáucaso hasta ahora.

El veterinario, al que hirió el gato cuando lo atendía y está siendo sometido a profilaxis con inmunoglobina específica para que pueda superar la enfermedad, ha comparido su testimonio de este caso que es único en el mundo y que recoge la Asociación Nacional de Médicos Veterinarios Italianos (ANMVI).

Además, es el primer caso en el mundo en el que se produce el paso de la enfermedad de un reservorio silvestre a un gato doméstico, lo que ha llevado al Ministerio de Sanidad Italiano a implementar medidas de precaución especiales.

"Había visitado al gato el viernes, pero como no estaba convencido pedí que lo trajeran a la clínica el sábado por la mañana. Fue en ese momento cuando decidí llevarlo a Monsummano, donde el gato murió el lunes. Una vez enviado el gato a Padua, que es el centro nacional de referencia para la rabia, se detectó el Lyssavirus. Tuvimos los resultados finales dos semanas después de la mordedura", ha rememorado Paolo Barneschi.

"Esa noche —señala Barneschi— era viernes, me informaron a las 19:20 de que el gato era positivo para el Lyssavirus y, diez minutos más tarde, ya estaba de camino a Camucia para recibir la vacuna contra la rabia. No estaba disponible en mi ciudad, Arezzo. El sábado por la mañana —explica el veterinario— me sometieron a inmunoglobulinas, que llegaron desde Alemania”.

En este sentido, los virus, aunque sean del mismo género, presentan diferencias. "El virus de la rabia es similar, pero no exactamente igual. Por esta razón todavía no puedo saber si realmente surtirá efecto. Estoy leyendo artículos científicos con casos en España y Australia. Intento averiguar cuánto tiempo pueden tardar en manifestarse los síntomas. Sin embargo, hay una gran variedad de casos, con rangos de tiempo muy diferentes, desde tres meses hasta incluso 27 meses después de la mordedura del animal infectado. Me siento como si estuviera en el limbo... No sé si esta profilaxis funcionará de verdad. Sólo podemos esperar”, ha apuntado el veterinario.

Después de una visita programada con un especialista, un infectólogo y un virólogo del hospital de San Donato, este viernes 10 de julio el veterinario tendrá que someterse a la última vacuna.

Mientras tanto, la investigación del Lyssavirus está en marcha. "Las investigaciones están en curso" explica Giorgio Briganti, director de Salud Pública Veterinaria de la ASL Toscana Sud Est, "pero llevará tiempo", aclara. "Los murciélagos permanecen en lugares interiores en grupos durante los períodos de hibernación. A partir de la primavera salen y no es fácil encontrarlos. Mientras tanto, sin embargo, las investigaciones siguen adelante y estamos tomando todas las medidas necesarias para prevenir y evitar la propagación del virus", explica Briganti.

Los murciélagos, que no se encuentran en colonias pobladas en lugares vigilados por expertos, pueden haber migrado entre tanto, lo que hace imposible en este momento cuantificar el fenómeno.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.