DOMINGO, 27 de septiembre 2020, actualizado a las 15:10

DOM, 27/9/2020 | 15:10

PROFESIONALES

Sevilla cuenta con solo una decena de inspectores veterinarios

Distintas fuentes apuntan a que la ciudad de Sevilla cuenta con una plantilla de alrededor de una decena de inspectores veterinarios para cubrir todos los establecimientos y empresas cárnicas de la ciudad

Sevilla cuenta con solo una decena de inspectores veterinarios

Sevilla cuenta con solo una decena de inspectores veterinarios

Distintas fuentes apuntan a que la ciudad de Sevilla cuenta con una plantilla de alrededor de una decena de inspectores veterinarios para cubrir todos los establecimientos y empresas cárnicas de la ciudad

Francisco Ramón López - 29-08-2019 - 14:35 H

Durante el brote de listeriosis, que ya comienza a remitir, han surgido distintas voces del sector político y veterinario que han pedido que se mejoren los protocolos y que se dé más importancia a este sector profesional.

De hecho, la Asociación Justicia por la Sanidad, que preside el médico y activista granadino Jesús Candel, conocido como Spiriman, ha presentado una denuncia ante la fiscalía contra la empresa, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Sevilla por su gestión de la crisis alimentaria.

A través de un vídeo, Candel ha criticado la falta de recursos públicos en España, y ha recordado que el Ayuntamiento de Sevilla, que tiene transferidas las labores de seguridad alimentaria, cuenta solo con una decena de inspectores veterinarios para cubrir todos los establecimientos de hostelería y las empresas cárnicas de una ciudad de 700.000 habitantes.

“¡No habrá bares, no habrá restaurantes en Sevilla. Imaginaos un veterinario cómo tiene que estar!”, ha criticado, y ha señalado el enfrentamiento político de la Junta de Andalucía (gobernada por el PP) y el consistorio sevillano (que gobierna el PSOE) como una de las razones que ha provocado una incorrecta gestión del brote.

Medios locales también han confirmado que la plantilla de veterinarios que velan por la seguridad alimentaria es de 13 efectivos, una cifra similar a la que maneja el activista. Animal’s Health se ha puesto en contacto en varias ocasiones con el Ayuntamiento, pero no han proporcionado la cifra concreta.

Por su parte, el presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla, Ignacio Oroquieta, ha explicado a este medio que el Consistorio tampoco les ha querido proporcionar este dato, y que también ha tenido que conocerlo por la prensa.

De hecho, Oroquieta ha señalado que en “numerosas” ocasiones les han pedido los nombres de los veterinarios que trabajan en la inspección de la ciudad para conocer si están colegiados, algo obligatorio por ley, y no los han conseguido. Las estimaciones del Colegio son que solo 5 veterinarios colegiados trabajan como inspectores en la ciudad de Sevilla.

EL AYUNTAMIENTO DE SEVILLA DEFIENDE SU GESTIÓN

Tras las críticas esgrimidas por la Junta y la oposición, esta semana se mantuvo en Sevilla una ronda de reuniones con los representantes de los distintos grupos políticos en la que el delegado de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales, Juan Manuel Flores, así como el de Economía, Comercio, Relaciones con la Comunidad Universitaria y área metropolitana, Francisco Páez, explicaron la gestión realizada dentro de las competencias municipales con motivo de la alerta sanitaria por listeria.

En estos encuentros se explicó el funcionamiento de la inspección de Consumo a las empresas dentro de las competencias municipales, destacando que en todo momento se actúa “de acuerdo con las directrices europeas, la clasificación que se establece en las empresas, el funcionamiento de los sistemas de autocontrol y los programas de prioridades y los planes especiales que define la Junta de Andalucía en el marco de sus competencias”.

El Ayuntamiento señala que la última inspección a la empresa Magrudis, donde se produjo la carne infectada, se llevó a cabo en julio de 2017, año en el que implantó un plan de autocontrol. Desde ese momento, explican, la empresa asume la responsabilidad en el seguimiento y captación de datos de acuerdo con la normativa vigente.

LOS PERIODOS ENTRE INSPECCIONES SON ESTIMATIVOS

Sobre el hecho de que la última inspección se llevara a cabo en 2017, el Ayuntamiento explica que para este tipo de empresas se establecen unos periodos estimativos para inspecciones en función de la categoría de establecimientos, que son “orientativos, en ningún caso obligatorios, como queda claro en la normativa autonómica”.

Así, las categorías de una industria alimentaria en base al riesgo se establecen conforme a los criterios marcados por la Junta de Andalucía y de los datos que la propia empresa facilita y de los que se hace responsable. En el caso de la categoría C —la última calificación que recibió la empresa— la frecuencia aproximada de inspección es de 18 meses.

Este sistema de revisión y clasificación, indican, “es un modelo estándar de la Junta de Andalucía de acuerdo con las directrices europeas” y no se toman muestras salvo que así lo determine un plan de inspecciones de la Junta de Andalucía.

Por tanto, el Ayuntamiento realiza inspecciones periódicas y aleatorias a los establecimientos basadas en este criterio de proporcionalidad y el plan de peligros biológicos que establece la Junta de Andalucía que fija el tipo de productos y el número de empresas que se deben inspeccionar priorizando aquellas que tienen un mayor volumen o que presentan situaciones de riesgo.

No ha sido el caso de Magrudis al tener un producto al horno con elevadas temperaturas de cocción, tener un sistema de autocontrol, no tener ningún antecedente y por los productos y el volumen de su distribución.

El consistorio apunta que en este año se han realizado por parte de los servicios municipales 335 análisis de alimentos en relación con la listeriosis y todos ellos han sido negativos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.