DOMINGO, 29 de enero 2023, actualizado a las 3:52

DOM, 29/1/2023 | 3:52

MASCOTAS

Veterinarios españoles estudian la microbiota en perros con enteropatía inflamatoria crónica

Una investigación ha caracterizado la microbiota bacteriana intestinal en perros con enteropatía inflamatoria crónica y la ha comparado con la de perros sanos, hallando diferencias significativas

La alimentación de los perros influye en la composición de su microbiota intestinal.
La alimentación de los perros influye en la composición de su microbiota intestinal.

Veterinarios españoles estudian la microbiota en perros con enteropatía inflamatoria crónica

Una investigación ha caracterizado la microbiota bacteriana intestinal en perros con enteropatía inflamatoria crónica y la ha comparado con la de perros sanos, hallando diferencias significativas

Alfonso Neira de Urbina - 25-01-2023 - 14:10 H - min.

Las enteropatías inflamatorias crónicas son la causa más común de vómitos y diarrea crónicos en perros. Se sabe que la patogénesis de esta enfermedad es multifactorial, donde la disfunción de la barrera intestinal, la desregulación inmunológica y los cambios en la microbiota intestinal desempeñan un papel central.

La mayoría de los estudios de secuenciación que evalúan la microbiota intestinal en especies caninas se han realizado para evaluar muestras fecales. Sin embargo, el análisis de estas muestras no proporciona información completa sobre la composición del intestino delgado afectado por esta enfermedad canina.

Teniendo esto en cuenta, un estudio, en el que han participado investigadores de las facultades de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad Autónoma de Barcelona, entre otros, ha caracterizado la microbiota bacteriana intestinal a partir de biopsias duodenales y muestras fecales en perros con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en el momento del diagnóstico y la ha comparado con la de perros sanos.

Los resultados concluyeron que los perros con EII presentaron diferencias en las comunidades bacterianas fecales en comparación con los perros sanos, reduciéndose la abundancia de algunas y aumentando la de otras.

Al evaluar la α-diversidad, los perros con EII mostraron una menor diversidad en términos de riqueza y abundancia de especies. Además, la microbiota fecal de los perros con EII era significativamente diferente de la de los perros sanos. Sin embargo, sólo hallaron unos pocos cambios en la abundancia relativa de taxones al evaluar la microbiota asociada al duodeno de perros con EII.

“Así pues, aunque la inflamación intestinal afecta principalmente al intestino delgado en los perros con EII del estudio, las muestras fecales pueden constituir una mejor muestra debido no sólo a su fácil disponibilidad, sino también en términos de búsqueda de taxones bacterianos como biomarcadores de EII canina”, señalan los investigadores.

Es decir, los resultados, tal y como determina el estudio, “demuestran que los perros con enfermedad inflamatoria intestinal tienen una microbiota intestinal significativamente diferente en comparación con los perros de control sanos”.

Sin embargo, estos cambios son más evidentes en la microbiota fecal que en la asociada a la mucosa duodenal y la investigación apunta a que se justifican nuevas investigaciones que incluyan enfoques funcionales dirigidos al microbioma intestinal a ambos niveles.

LA INFLUENCIA DE LA DIETA EN LA MICROBIOTA DE LOS PERROS

Los investigadores también concluyen que “el uso de diferentes dietas en el estudio también puede influir parcialmente en la composición de la microbiota”.

En este sentido, la importancia de las dietas en la microbiota intestinal de los perros ha sido analizada en numerosos estudios. Por ejemplo, uno reciente trataba de averiguar cómo afecta el cambio de la alimentación de estos animales en el plazo de una semana, corroborando que las diferentes dietas tienen diferente impacto.

Compañías especializadas en alimentación animal como Hill’s Pet Nutrition también dedican grandes esfuerzos a investigar aspectos relativos al microbioma de los animales de compañía y su relación con las dietas. Y es que apuestan por la ciencia, y así lo transmiten en su campaña ‘Confía en la ciencia, Confía en Hill’s’.

En el ámbito del microbioma, cuentan con numerosos estudios realizados en el Hill’s Pet Nutrition Center, que avalan su apuesta por una nutrición de calidad que tenga en cuenta la salud de las mascotas.

Otra opción que proporciona el sector para ayudar a los animales de compañía son los nutracéuticos. En este ámbito, durante el Congreso Nacional de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales, celebrado el pasado octubre en Sevilla, Dr+Vet Pet Care presentó su línea digestiva.

Esta línea mejora los signos y síntomas de patologías digestivas y está formada por Digestum, ideal para alteraciones crónicas de estómago e intestino delgado, y Colitum, perfecto para alteraciones crónicas de intestino grueso.

De esta manera, Digestum ayuda a mejorar la digestibilidad, reduce la inflamación y, por ello, mejora los síntomas de las gastroenteritis crónicas, además de promover y regular la inmunidad, ayudando a mejorar las defensas de los pacientes inmunodeprimidos. Por su parte, Colitum reduce la inflamación y el daño de las células intestinales y mejora el tránsito intestinal, lo que provoca una mejora de los síntomas crónicos de intestino grueso.

VOLVER ARRIBA