MIÉRCOLES, 1 de diciembre 2021, actualizado a las 19:16

MIÉ, 1/12/2021 | 19:16

MASCOTAS

Posicionamiento: Veterinarios apuestan por el refuerzo positivo en la educación de animales

El Grupo de Especialidad de Etología Clínica de AVEPA recomienda que los métodos utilizados en la educación o entrenamiento de los animales estén basados mayormente en técnicas de refuerzo positivo

Los veterinarios defienden que los métodos educativos han de ser amables con el animal y basarse en evidencias científicas.
Los veterinarios defienden que los métodos educativos han de ser amables con el animal y basarse en evidencias científicas.

Posicionamiento: Veterinarios apuestan por el refuerzo positivo en la educación de animales

El Grupo de Especialidad de Etología Clínica de AVEPA recomienda que los métodos utilizados en la educación o entrenamiento de los animales estén basados mayormente en técnicas de refuerzo positivo

Redacción - 05-07-2021 - 13:29 H

El Grupo de Especialidad de Etología Clínica (GrETCA) de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) ha publicado un nuevo posicionamiento en el que defiende que la educación y entrenamiento de los animales debe basarse en potenciar las conductas deseables y en no reforzar los comportamientos inadecuados, partiendo siempre de la base del respeto, la amabilidad y la empatía.

En esta línea, el GrETCA sostiene que los métodos educativos han de ser amables con el animal y basarse en evidencias científicas, y se aleja de aquellas técnicas que, bien a corto o a largo plazo, provocan dolor, estrés o miedo en los animales, y que, por desgracia, muchas veces aparecen en los medios de comunicación.

Este tipo de técnicas, fundamentadas en los métodos punitivos, se basan habitualmente en dos tipos de aprendizaje: castigo positivo y refuerzo negativo.

El castigo positivo consiste en administrar un estímulo aversivo para el animal, lo suficientemente intenso como para interrumpir la conducta que está realizando. Un ejemplo sería regañar, pegar o dar una descarga eléctrica a un animal por realizar una conducta no adecuada para intentar que cese en el momento.

Por otro lado, el refuerzo negativo consiste en la retirada de un estímulo que es aversivo para el animal cuando éste deja de mostrar una conducta que no es deseable. Un ejemplo sería presionar el cuerpo de un animal contra el suelo para que este adopte una postura determinada, como tumbarse de lado, y retirar la presión cuando la haya realizado. También lo sería el hecho de administrar una descarga eléctrica mantenida a un animal hasta que acude a la llamada.

En el caso de la especie canina, existen numerosas evidencias científicas que señalan que el uso de métodos de educación o entrenamiento punitivos puede conllevar consecuencias negativas sobre el bienestar animal.

LOS ENTRENAMIENTOS PUNITIVOS AFECTAN AL BIENESTAR ANIMAL

Según señalan desde GrETCA, este tipo de entrenamiento afecta al bienestar emocional. “Así, se ha visto que los perros que han sido entrenados con este tipo de técnicas padecen más estrés y problemas relacionados con el miedo que aquellos que son entrenados con técnicas basadas en el refuerzo positivo”, explican.

Además, detallan que se ha comprobado que el detrimento del bienestar de estos perros no se da solo durante las sesiones de entrenamiento, sino que permanece el resto del día. Esto hace que los perros que son educados bajo el paradigma de los métodos punitivos sean más pesimistas.

También apuntan que los entrenamientos basados en el castigo pueden generar lesiones físicas en el animal; derivar en respuestas agresivas redirigidas hacia personas de la familia y desconocidas y a otros perros; y deteriora la relación perro-tutor.

Más allá de las consecuencias sobre el bienestar animal, según aseguran desde GrETCA, el uso de métodos aversivos tiene algunos inconvenientes como que son difíciles de usar correctamente, pues tiene que aplicarse en el momento justo en el que se produce la conducta inadecuada, por lo que su ventana de acción es muy limitada.

Entre otros inconvenientes apuntan que el perro puede llegar a tolerar ciertos castigos, de manera que puede perder su efecto; no sirve para enseñar nuevos comportamientos al animal; no promueve la aparición de conductas deseables o correctas; y no obtiene mejores tasas de aprendizaje que otros métodos de educación más amables con el animal.

“Considerando lo expuesto, el GrETCA recomienda que los métodos utilizados en la educación o entrenamiento de los animales estén basados mayormente en técnicas de refuerzo positivo, que es el aprendizaje por el cual, tras realizar una acción, el animal recibe algo agradable del ambiente que aumenta la probabilidad de que repita esa acción. Por ejemplo, el hecho de premiar con comida la acción de sentarse, hará que el perro la repita para obtener ese refuerzo”, aconsejan los expertos.

Este tipo de entrenamiento se conoce como “entrenamiento de recompensa” y sus ventajas incluyen tasas de aprendizaje muy altas; el disfrute del perro durante su desarrollo; la mejora del vínculo perro-tutor; el fomento del carácter estable y deseado del animal; y evitar problemas de convivencia.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.