JUEVES, 20 de junio 2024

JUE, 20/6/2024

MASCOTAS

Los perros mayores con demencia tienen los mismos problemas de sueño que las personas con Alzhéimer

Un nuevo estudio ha descubierto que los perros de más edad con demencia duermen menos profundamente, al igual que las personas con Alzhéimer

Los perros de mayor edad que tienen demencia tienen problemas de sueño.
Los perros de mayor edad que tienen demencia tienen problemas de sueño.

Los perros mayores con demencia tienen los mismos problemas de sueño que las personas con Alzhéimer

Un nuevo estudio ha descubierto que los perros de más edad con demencia duermen menos profundamente, al igual que las personas con Alzhéimer

Redacción - 28-04-2023 - 09:17 H - min.

En las personas con Alzheimer, los primeros síntomas suelen ser alteraciones en los ritmos del sueño. Estos incluyen somnolencia diurna, mostrar agitación o confusión al anochecer, permanecer despierto por más tiempo y despertarse con frecuencia durante la noche. Se cree que estos cambios son el resultado de daños en las áreas del cerebro que regulan el sueño.

Los pacientes tienden a pasar menos tiempo tanto en el sueño REM (movimiento ocular rápido), en el que ocurren la mayoría de los sueños, como en el sueño no REM (NREM). Además, muestran la mayor reducción en el llamado sueño de ondas lentas (SWS, por sus siglas en inglés), una etapa de sueño profundo sin sueños, caracterizada por ondas cerebrales "delta" lentas (0,1 a 3,5 Hz), cuando se consolidan los recuerdos diurnos.

Ahora, los científicos han demostrado que la misma reducción en el tiempo de sueño y las ondas cerebrales delta se produce en perros con el equivalente canino de la demencia, el síndrome de disfunción cognitiva canina (CCDS). Estos perros duermen cada vez menos profundamente. Los resultados han sido publicados en Frontiers in Veterinary Science.

“Nuestro estudio es el primero en evaluar la asociación entre el deterioro cognitivo y el sueño usando polisomnografía, la misma técnica que se usa en los estudios del sueño en personas, en perros de edad avanzada”, remarca la autora principal, Natasha Olby, profesora de neurología veterinaria y neurocirugía en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

PERROS VIEJOS CON O SIN DEMENCIA

Olby y sus compañeros estudiaron a 28 perros machos y hembras de raza mixta y pura de entre 10,4 y 16,2 años de edad, lo que corresponde a entre el 81% y el 106% de su vida útil promedio, según el tamaño.

Se pidió a sus propietarios que completaran un cuestionario sobre sus compañeros caninos, para calificar la gravedad de los síntomas de CCDS como desorientación, interacciones sociales deficientes y ensuciar la casa. Los investigadores también examinaron a los perros en busca de posibles comorbilidades ortopédicas, neurológicas, bioquímicas y fisiológicas.

Según los resultados, ocho perros (28,5%) se clasificaron como normales, mientras que otros ocho (28,5%), cuatro (14,3%) y ocho (28,5%) tenían CCDS leve, moderado o grave, respectivamente.

Luego, los investigadores realizaron una serie de pruebas cognitivas en los perros para medir su atención, memoria de trabajo y control ejecutivo. Por ejemplo, en la "tarea de desvío", un perro tenía que recuperar una golosina de un cilindro transparente horizontal accediendo a él desde cualquiera de los extremos; esta tarea se hace más difícil al bloquear su lado preferido, por lo que tienen que mostrar habilidades cognitivas y flexibilidad para desviarse al otro extremo del cilindro.

CLÍNICA DEL SUEÑO PARA PERROS

Posteriormente, la primera autora, Alejandra Mondino (becaria postdoctoral en el grupo de investigación de Olby), y el resto del equipo de investigadores realizaron estudios de polisomnografía en una habitación tranquila con luz tenue y ruido blanco en una "clínica del sueño". A los perros se les permitió tomar una siesta espontánea al mediodía, mientras los electrodos medían sus ondas cerebrales, la actividad eléctrica de los músculos y el corazón y los movimientos oculares.

Estas mediciones duraron hasta dos horas, pero se detuvieron si los perros se ponían ansiosos, intentaban salir de la habitación o se quitaban los electrodos. 26 (93%) perros entraron en somnolencia, 24 (86%) entraron en sueño NREM, mientras que 15 (54%) entraron en sueño REM.

Los resultados mostraron que los perros con puntajes más altos de demencia y los perros a los que les fue mejor en la tarea de desvío, tardaron más en conciliar el sueño y pasaron menos tiempo durmiendo, tanto en sueño NREM como en REM.

Los perros con puntajes de memoria más bajos mostraron cambios, como menos oscilaciones lentas en sus electroencefalogramas, durante el sueño REM, lo que indica que durmieron menos profundamente durante esta fase.

"En las personas, las oscilaciones cerebrales lentas son características del SWS y están relacionadas con la actividad del llamado 'sistema glinfático', un sistema de transporte que elimina los productos de desecho de proteínas del líquido cefalorraquídeo", apunta Olby.

"La reducción de las oscilaciones lentas en las personas con Alzheimer y la reducción asociada de la eliminación de estas toxinas se ha relacionado con una peor consolidación de la memoria durante el sueño profundo", señala.

Por el contrario, los perros con peor memoria tenían ondas beta rápidas más pronunciadas, entre 15,75 y 19 Hz. Las fuertes ondas beta son típicas de la vigilia en personas y perros sanos, por lo que no son un fenómeno normal durante el sueño, lo que nuevamente indica que los perros con CCDS duermen menos profundamente.

DORMIR DE DÍA VERSUS DORMIR DE NOCHE

Los perros a los que les fue peor en la tarea de "mirada sostenida", que mide la capacidad de atención, mostraron un acoplamiento más estrecho en las ondas delta entre los dos hemisferios cerebrales, un resultado que se ha encontrado en personas con demencia.

Los autores concluyeron que los perros con CCDS presentan cambios en el ciclo de sueño y vigilia durante los experimentos que se asemejan a los encontrados en personas con Alzheimer. Pero advierten que aún se desconoce si estos cambios también ocurren cuando los perros duermen por la noche en lugar de por la tarde.

"Nuestro próximo paso será seguir a los perros a lo largo del tiempo durante su edad adulta y avanzada para determinar si hay marcadores tempranos en sus patrones de sueño y vigilia, o en la actividad eléctrica de su cerebro durante el sueño, que podrían predecir el desarrollo futuro de disfunción cognitiva", explica Olby.

VOLVER ARRIBA