LUNES, 23 de septiembre 2019, actualizado a las 22:30

LUN, 23/9/2019 | 22:30

MASCOTAS

Advierten de que los dueños de gatos están acudiendo menos al veterinario

La Sociedad Internacional de Medicina Felina señala que existe una caída de las visitas a veterinarios por parte de los propietarios de gatos, que en Estados Unidos es del 30% desde 2001. Estos animales pueden ocultar si están enfermos

GALERIA

Advierten de que los dueños de gatos están acudiendo menos al veterinario

La Sociedad Internacional de Medicina Felina señala que existe una caída de las visitas a veterinarios por parte de los propietarios de gatos, que en Estados Unidos es del 30% desde 2001. Estos animales pueden ocultar si están enfermos

Alfonso Neira de Urbina - 23-08-2019 - 13:00 H

La Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM por sus siglas en inglés) ha alertado sobre una pronunciada caída del número de visitas al veterinario por parte de los propietarios de gatos, que en Estados Unidos sitúan en un 30% desde el año 2001.

Este dato, según el organismo internacional, hunde sus raíces en que el 58% de los dueños afirma que su gato “odia ir al veterinario”, lo que provoca que más de la mitad no lleve a sus animales de compañía a los chequeos regulares.

Veterinarios de prestigio españoles, en una jornada organizada por la compañía MSD Animal Health, ya advirtieron del problema de que los gatos visitan menos de lo que deberían al veterinario, en esa ocasión desmontando el mito de que un gato doméstico no necesita ir al veterinario porque no sale de casa. Así, incidieron en la importancia de que los gatos domésticos tengan un adecuado seguimiento veterinario, protegiendo su salud y a sus propietarios de enfermedades zoonóticas

“Los cuidados veterinarios preventivos son cruciales para mejorar la salud de todas nuestras mascotas felinas”, ha afirmado en la misma línea Sara Endersby, gerente de Desarrollo Veterinario de ISFM.

En este sentido, recuerdan que la periodicidad de las visitas regulares depende de la edad y de la etapa de vida del gato. De esta forma, un gato ‘super senior’ debe ser reconocido como mínimo dos veces al año, mientras que un cachorro debe acudir al veterinario cada mes o dos meses.

A este respecto, según ISFM un gato joven (de 7 meses a 2 años) debe acudir al veterinario cada 6 meses; un adulto (de 3 a 6 años), anualmente; un gato ‘maduro‘ (de 7 a 10 años), también anualmente; y uno senior (11 años a 14) debe ser reconocido por un veterinario dos veces al año.

Además, recuerdan que los gatos envejecen mucho más rápido que los humanos, por lo que es importante apreciar su edad en términos humanos. 16 años de un gato equivalen a 80 humanos.

Los expertos en felinos, explican que los cuidados preventivos son cruciales para la salud y el bienestar animal. De hecho, señalan a los propietarios que entendiendo sus cuidados rutinarios, a lo largo de toda su vida, puede asegurar que el gato se mantenga los “más sano posible”.

Y es que, durante el reconocimiento, el veterinario puede obtener información valiosa sobre el historial médico y los comportamientos del ejemplar, así como controlar el peso corporal y asegurar que las vacunas estén actualizadas.

“Aunque estamos familiarizados con que nuestros gatos se comuniquen con nosotros a través de maullidos y ronroneos, saben esconder muy bien cuando están enfermos o sienten dolor”, explica Endersby, quien concluye que “es por ello que es tan importante llevar al gato al veterinario para los exámenes rutinarios: para ayudar a revelar posibles dolencias enmascaradas y tomar decisiones informadas sobre la atención que puede prevenir problemas antes de que ocurran”.

COMO HACER LA VISITA AL VETERINARIO MENOS ESTRESANTE

Los expertos en félidos señalan como principal causa del descenso de visitas veterinarias, al mal momento que pasan los gatos al acudir a las clínicas. De hecho, señalan que dos tercios de los propietarios aseguran que llevarían a sus gatos más a menudo al veterinario si fuese más fácil.

Por ello, el ISFM recomienda, para evitar el estrés a estos animales domésticos, elegir una clínica Cat Friendly, de las que hay diseminadas por el mundo más de 2.000; acostumbrar a los gatos a la forma que van a ser manejados por los veterinarios, revisando las orejas, boca, pelaje, patas y ojos; elegir bien la forma de transportar al ejemplar; y, por último, familiarizarse con el reconocimiento veterinario para estar preparado para lo que pueda ocurrir.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.