DOMINGO, 20 de junio 2021, actualizado a las 5:37

DOM, 20/6/2021 | 5:37

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Una terapia con células madre, prometedora para caballos y humanos

Un nuevo estudio ha descubierto que la terapia con células madre mesenquimales es una vía prometedora para el tratamiento de lesiones de tendones y ligamentos en caballos y tiene potencial también para humanos

La terapia con células madre mesenquimales es una opción prometedora contra las lesiones de tendones y ligamentos en caballos.
La terapia con células madre mesenquimales es una opción prometedora contra las lesiones de tendones y ligamentos en caballos.

Una terapia con células madre, prometedora para caballos y humanos

Un nuevo estudio ha descubierto que la terapia con células madre mesenquimales es una vía prometedora para el tratamiento de lesiones de tendones y ligamentos en caballos y tiene potencial también para humanos

Redacción - 05-02-2021 - 09:51 H

El tratamiento de células madre de donantes equinos con un factor de crecimiento llamado TGF-β2 podría evitar que se “dispare” la respuesta inmunitaria en los receptores, según una nueva investigación de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (NC State). El trabajo podría simplificar el proceso de tratamiento con células madre para lesiones de ligamentos y tendones en caballos, y también puede tener implicaciones para las terapias con células madre humanas.

La terapia con células madre mesenquimales es una vía prometedora para el tratamiento de lesiones musculoesqueléticas, en particular lesiones de tendones y ligamentos, en caballos. Las células madre mesenquimales son células adultas que se encuentran en la médula ósea y que actúan como directores de reparación, produciendo secreciones que reclutan factores paracrinos o curativos en el sitio de la lesión.

Así como las células sanguíneas tienen “tipos”, dependiendo de los antígenos que se encuentren en la superficie de la célula sanguínea, las células madre mesenquimales tienen diferentes conjuntos de moléculas del complejo principal de histocompatibilidad, o MHC, en sus superficies. Si los MHC del donante y el receptor no son compatibles, las células madre del donante provocan una respuesta inmunitaria. De hecho, en los trasplantes de órganos, los MHC se combinan cuidadosamente para evitar el rechazo.

“Estos tratamientos no son como un trasplante de médula ósea o un trasplante de órganos”, asegura Lauren Schnabel, profesora asociada de cirugía ortopédica equina en NC State y autora correspondiente del trabajo. “Dado que las células madre mesenquimales se están utilizando temporalmente para tratar lesiones localizadas, los investigadores pensaron que no necesitaban ser compatibles, que no causarían una respuesta inmunitaria. Desafortunadamente, no es el caso”, afirma la investigadora.

UNA TERAPIA CON POTENCIAL PARA TRATAMIENTOS EN HUMANOS

Schnabel y Alix Berglund, investigadora académica en NC State y autora principal del artículo que describe el trabajo, querían encontrar una manera de utilizar la terapia con células madre mesenquimales sin el tiempo, el esfuerzo y el costo adicional de emparejar donante/receptor.

“Dado que estas células no tienen que estar en el cuerpo tanto tiempo como lo hace un órgano, 'esconderlas' del sistema inmunológico el tiempo suficiente para que secreten sus factores paracrinos podría ser una forma de evitar el proceso de compatibilidad donante/receptor”, apunta Berglund. “La regulación a la baja de la expresión de las moléculas del MHC podría ser una forma de hacer esto”, explica.

Por otro lado, los investigadores cultivaron células madre y linfocitos, o células T, de ocho caballos, emparejándolos in vitro para que las células madre y los linfocitos tuvieran haplotipos de MHC diferentes. En un grupo, las células madre se trataron con factor de crecimiento transformante beta (TGF-β2) antes de agregarse a los linfocitos en el medio de cultivo; el otro grupo no recibió tratamiento. TGF-β2 es una molécula de señalización celular producida por glóbulos blancos que bloquea las respuestas inmunes. Los cultivos con células madre tratadas tuvieron una tasa de supervivencia de células madre un 50% más alta que los cultivos no tratados.

“Usamos células madre mesenquimales para tratar las lesiones musculoesqueléticas, en particular las lesiones de los tendones, en caballos de manera muy eficaz”, explica Schnabel. “Y aunque puedes extraer las secreciones de las células madre, obtienes mejores resultados con las células mismas. Las células madre no son solo un depósito de secreciones, son un centro de comunicaciones que les dice a otras células lo que deberían estar haciendo. Así que encontrar una forma de utilizar estas células sin estimular la respuesta inmunitaria nos brinda mejores opciones de tratamiento”, asegura.

“Este es un estudio piloto prometedor”, afirma Berglund. “Nuestros próximos pasos serán explorar más a fondo la respuesta inmunitaria in vivo y observar las células humanas in vitro, ya que este trabajo también tiene un excelente potencial para ayudar a los humanos con estas lesiones”, señala.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.