MIÉRCOLES, 1 de diciembre 2021, actualizado a las 7:11

MIÉ, 1/12/2021 | 7:11

ANIMALADAS

Una clínica de España extrae con éxito un anzuelo del esófago de un perro

Un equipo del Hospital Veterinario Asturias de Gijón ha conseguido extraer un anzuelo del esófago de un perro tras una complicada operación de más de 45 minutos

Imagen de la radiografía donde se aprecia el anzuelo alojado en el perro.
Imagen de la radiografía donde se aprecia el anzuelo alojado en el perro.

Una clínica de España extrae con éxito un anzuelo del esófago de un perro

Un equipo del Hospital Veterinario Asturias de Gijón ha conseguido extraer un anzuelo del esófago de un perro tras una complicada operación de más de 45 minutos

Redacción - 05-03-2021 - 15:35 H

A las clínicas veterinarias llegan a menudo casos de animales que han injerido un cuerpo extraño. Así, en ocasiones los veterinarios se enfrentan a la extracción de objetos de diversa índole como palos e incluso anzuelos de pesca.

Precisamente, un anzuelo ha sido uno de los últimos objetos que han tenido que extraer del esófago de un perro en el Hospital Veterinario Asturias de Gijón, mediante una intervención que, desde el centro veterinario, han calificado de “complicada” en declaraciones para Animal’s Health.

En este sentido, Esther Sevillano, veterinaria en el centro, explica que la dificultad se encontraba en el hecho de que el anzuelo quedó alojado en el interior del esófago del animal después de que este lo ingiriera durante un paseo rutinario.

“El perro llegó a la clínica con el hilo del anzuelo colgando por el lado izquierdo de la boca”, asegura la veterinaria, que indica que mediante una radiografía se pudo comprobar la presencia del anzuelo.

Esto demuestra la utilidad de la radiografía en la práctica diaria de clínicas veterinarias, ya que bien utilizada llega a agilizar los diagnósticos, tal y como señaló Isabel García Real, directora del 'Curso Online de Interpretación Radiológica en Pequeños Animales' del Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema).

Sevillano explica que una vez confirmada la presencia del objeto, anestesiaron al animal para intervenirle. “Hay veces que solamente con ver una puntita del anzuelo, tirando y girándolo se puede sacar, pero en este caso estaba alojado en la entrada del esófago, con la dificultad que eso implica”, apunta.

Por lo tanto, los veterinarios decidieron realizar una abertura al lado de la faringe, en tejido blando, mediante la cual pudieron visualizar una parte del anzuelo que pudieron cortar por la mitad y extraer por un lado la punta y por otro el resto del objeto más el hilo.

“La operación fue difícil, nos llevó más de tres cuartos de hora. Hay anzuelos que son más fáciles de extraer, pero este, al estar justo en la curvatura del esófago, se complicó”, señala Esther, que asegura además que el anzuelo era de gran tamaño en comparación con el perro, que pesaba menos de 2 kilos.

Por otro lado, según lamenta la veterinaria, este tipo de problemas con anzuelos en los perros de Gijón “pasa con relativa frecuencia”, ya que se suelen abandonar anzuelos de pesca, lo que supone un peligro tanto para perros como incluso para niños.

Tras la operación, los veterinarios administraron fluidoterapia y antibiótico al animal, que tras una rápida recuperación pudo volver a su hogar un día después de la extracción del anzuelo.

  • GALERIA

    Los veterinarios observaron cómo el hilo del anzuelo colgaba de la boca del perro

  • GALERIA

    Equipo del Hospital Veterinario Asturias

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.