SÁBADO, 15 de junio 2024

SÁB, 15/6/2024

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Españoles descubren que la pulpa de algarrobo en la dieta de los corderos limita el riesgo de enfermedades parasitarias

Incluir pulpa de algarrobo en la dieta de los corderos mejora su salud gastrointestinal

La pulpa de algarrobo en la dieta de los corderos tiene beneficios para su salud gastrointestinal.
La pulpa de algarrobo en la dieta de los corderos tiene beneficios para su salud gastrointestinal.

Españoles descubren que la pulpa de algarrobo en la dieta de los corderos limita el riesgo de enfermedades parasitarias

Incluir pulpa de algarrobo en la dieta de los corderos mejora su salud gastrointestinal

Redacción - 20-11-2023 - 10:41 H - min.

Un estudio liderado por el doctor Jonathan Pelegrin-Valls y supervisado por Javier Álvarez, del Departamento de Ciencia Animal de la Universitat de Lleida (DCA-UdL) y Beatriz Serrano, del DCA-UdL y miembro del grupo de investigación de nutrición animal y medioambiente de Agrotecnio-CERCA, pone de manifiesto que la pulpa de algarrobo tiene un papel inmunomodulador y antioxidante en el tracto gastrointestinal de los corderos, mejorando su salud gastrointestinal y limitando la posibilidad de sufrir determinadas enfermedades parasitarias.

En un contexto de cambio climático en el que la nutrición animal se enfrenta a grandes desafíos, la pulpa de algarrobo es una alternativa interesante a otras dietas que mejoran la productividad pero que pueden derivar en desórdenes metabólicos como la acidosis ruminal.

El algarrobo (Ceratanoia siliqua L.) es un árbol autóctono de la cuenca mediterránea y del cual España es uno de los principales países productores. La pulpa del algarrobo se considera un desecho agrícola y se puede utilizar en ganadería como fuente de taninos condensados para la dieta de los animales rumiantes, ya que los taninos tienen beneficios nutricionales, de productividad y de salud.

El objetivo de la investigación fue evaluar los efectos de la pulpa de algarrobo en la dieta, así como el impacto del calor sobre la salud gastrointestinal de los corderos y su propensión a contraer enfermedades parasitarias como la coccidiosis. Para ello, se realizaron tres grupos de corderos, a los cuales se les asignó uno de los siguientes tipos de dieta: sin pulpa de algarrobo, con 150 gramos de pulpa de algarrobo por kilogramo de pienso y con 300 gramos por kilogramo de pienso. 

Los corderos criados de manera intensiva son propensos a sufrir colonización por coccidios, unos parásitos que se desarrollan en el intestino delgado y grueso y disminuyen la ganancia de peso de los animales, y por tanto la productividad de la explotación.

Además, el estrés térmico que sufren los animales durante las estaciones más cálidas influye, entre otros, en homeostasis gastrointestinal, alterando el funcionamiento de los mecanismos fisiológicos. El estudio planteaba la alimentación con pulpa de algarrobo como una posible solución a ambos problemas, tanto para controlar la coccidiosis como las afecciones derivadas del calor.

A lo largo de seis semanas después de establecer tres grupos de corderos con sus tres dietas diferenciadas en cantidad de pulpa de algarroba, se tomaron muestras de todos los animales. Su crecimiento no se vio afectado por el tipo de dieta, pero los análisis de heces y sangre mostraron mejores parámetros gastrointestinales de aquellos corderos que tomaron pulpa de algarrobo. 

Estos análisis pusieron de relieve que no hay interacción entre la dieta y la estación del año. En este aspecto, los corderos en situación de estrés térmico mostraron menor tasa de crecimiento y peores parámetros de salud gastrointestinal en general. Sin embargo, la inclusión de pulpa de algarrobo en la dieta de los animales, ya fuera en 150 o en 300 gramos por kilogramo de pienso, mejoró la salud gastrointestinal de los corderos, aunque no contrarrestara los efectos nocivos del calor. 

VOLVER ARRIBA